Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

miércoles, 14 de junio de 2017

TOMMY AL BAT

DERROTA QUE DEBIO SER VICTORIA


Hay ocasiones en que un equipo se derrota a sí mismo y tal fue el caso de los Diablos Rojos que debieron haber comenzado su serie más importante de la temporada con una victoria pero que terminaron perdiendo ante los Sultanes de Monterrey por 10-8. En la primera parta parte del partido, cuando los Sultanes se hicieron de una buena ventaja, la defensa escarlata  dañó la salida del abridor Juan Pablo Oramas y después, cuando los Diablos tuvieron grandes oportunidades de venir de atrás no contaron con el batazo oportuno a la hora buena.

ABUELO MORA SIEMORE QUERIDO Y ADMIRADO

Fiel a su costumbre los Rojos remaron contra la corriente durante todo el encuentro pero cuando parecía que el destino beisbolero los iba a premiar con un ataque en los últimos innings no llegó el hit que los iba a poner en el cuadrilátero de los ganadores y una y otra vez los Sultanes lograron sacar agua de un bote que se le estaba yendo a pique. Pero a fin de cuentas los Sultanes lograron demostrar el por qué están en el primer lugar de la zona norte ya que aprovecharon cada una de las rendijas que tuvieron para  lograr sus anotaciones.
Fue un juego de gran intensidad y llegó a lucir en varios momentos como uno de los juegos que se ven en los play offs y en donde los dos equipos ponen toda la carne al asador para tratar de ganar. Cuando los Diablos se habían acercado a una sola carrera, 9-8, el manager sultán, Félix Fermín, ordenó un toque de sacrificio en la novena entrada para buscar la carrera del seguro, misma que se logró cuando el joven relevista Nat Santiago descorchó un horrible wild  ya con dos outs en la novena entrada.
Desde hace mucho tiempo escuché aquella versión de que un manager decide con su estrategia los juegos que llegan al final de la jornada con victoria y derrota cabalgando en cada lanzamiento. Es la hora en que los managers tienen que buscar la que crean es su mejor estrategia para poder llegar a la victoria. Y vaya si el partido del martes fue pródigo en los últimos innings para poder llegar a la victoria aunque esta teoría de la estrategia se diluye cuando el juego está en manos de un pitcher, un bateador y de la defensa.

YOGI BERRA


No hay duda que Diablos y Sultanes le dieron a los aficionados un juego de gran intensidad que duró hasta cuatro horas y en que de una manera nos hizo pensar que los Diablos ya habían llegado al play off y estábamos viendo uno de esos juegos tan peleados en cada instante como lo son los de post temporada. Y jugando Sultanes contra Diablos que tantas veces se han medido en series de play off. Cuando se pierde un juego en que tuvo todo para poderse ganar solamente quede el darle vuelta a la página del libro y comenzar la noche siguiente con un nuevo  lanzador y una nueva esperanza. Después de todo no estás eliminado hasta que Pitágoras te lo indica a través de los números que son la savia de nuestro rey de los deportes. O como Y lo dijo el formidable Yogi Berra mejor que cualquier otro literato beisbolero: “Esto no se acaba hasta que se acaba”.                     

No hay comentarios:

Publicar un comentario