Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 5 de junio de 2017

TOMMY AL BAT

BUSCANDO UNA CARETA

LOS Diablos Rojos comenzaron la actual temporada sin un cátcher definido para ocupar ese lugar tan importante y difícil en un equipo ya que tiene que ser tanto muy bueno a la defensiva como ayudar con el bat. El domingo el manager Miguel Ojeda, que fue un gran catcher en sus tiempos de jugador y comparte el record ofensivo más formidable que existe en Liga Mexicana al conectar cuatro jonrones en un partido, decidió poner al ya veterano Hans Wilson detrás del plato y le respondió  con una tarde de tres hits y dos carreras empujadas. Este receptor nacido en Ciudad Obregón lleva ya seis años buscando un lugar de planta con los Diablos y hace poco fue llamado de la sucursal de Ensenada en donde estaba jugando bien. Hasta ahora ha tenido sus destellos que le vieron dar dos jonrones en la temporada del 2015.
Ahora se le abre una nueva oportunidad y con su tarde dominical de tres imparables puso su average en los .304 desde que fue llamado por lo que posiblemente vaya a seguir en el orden al bat escarlata.

HANS WILSON 

Los Diablos han probado a un buen número de catchers jóvenes este año pero nadie se ha podido ganar la titularidad. Ricardo Valenzuela vino de jugar en Estados Unidos y está fuerte como un roble y es alto pero no ha sido el bateador que se esperaba aunque resultó de mucha utilidad al poder jugar también la tercera base en lugar del importante lesionado Emanuel Avila. Sin embargo Valenzuela no ha respondido en la ofensiva mientras que otro  joven,  Eduardo Revilla, ha tenido igualmente sus destellos de poder con voladas de barda ocasionales pero tampoco ha tenido una ofensiva consistente. Cuando comenzó la campaña los Diablos le dieron la oportunidad al novato Orlando Piña pero no pudo quedarse con el puesto. Este año iba a regresar Gabriel Gutiérrez como catcher de los Diablos después de varios años de estar lesionado pero fue utilizado en aquel cambio que lució tan importante al obtenerse a Jorge Vázquez de los Tigres de Quintana Roo.

Y ahora que los Diablos han buscado casi con la linterna de Diógenes a su cátcher de planta se recuerdan los años en que los Diablos tuvieron a tantos receptores de primera categoría que tuvieron que hacer cambios para acomodarlos, enviando a Noé Muñoz a los Saraperos de Saltillo y después de tener sus días como catcher de los Dodgers de Los Angeles cuando reemplazó por unos días al gran jonronero Mike Piazza. El mismo Ojeda y Gerónimo Gil fueron otros dos receptores famosos de los Diablos que llegaron incluso a jugar en las Ligas Mayores. Ojeda tuvo igualmente un juego con los Padres de San Diego en que decidió el partido con un cuadrangular en el cierre de la última entrada. Y se despidió como jugador activo de Liga Mexicana conectando un cuadrangular en un juego de play off en que vistió, aunque usted no lo crea, la franela de los Tigres.

Actualmente el manager de Diablos ha sido el maestro de los jóvenes receptores que han desfilado con la careta puesta. Y por ahora la flecha apunta hacia Hans Wilson nuevamente. Es por lo menos joven y veterano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario