Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 8 de mayo de 2017

TOMMY AL BAT

LA FIERA ACORRALADA




AROLDIS CHAPMAN
Para Aroldis Chapman la noche del domingo representó la primera ocasión en la temporada que no logra mantener una ventaja y en lugar de anotarse otro juego salvado los Cachorros lo maltrataron al anotarle tres carreras para empatar el juego a cuatro carreras. El veloz Chapman, el pitcher de las 100 millas de velocidad, entró con ventaja de 4-1 pero a base de sencillos y bases por bolas los Cachorros se acercaron 3-4 y el manager Joe Girardi jugó con fuego al ordenar la base intencional a Kris Bryant para llenar la casa cuando venía a batear el zurdo Anthony Rizzo. Aparentemente lucía como buena estrategia ya que iba a ser duelo de pitcher zurdo contra un zurdo que por estos días no le pega ni a un melón ya que Rizzo anda bateando .225.


STARLING CASTRO PRODUJO LA CARRERA DEL GANE
Sin embargo recordé lo que me dijo Tomás Herrera cuando manejaba a los Diablos Rojos del México: no es aconsejable llenar la casa con una base intencional ya que el pitcher se siente más presionado al saber que un descontrol podría originar una carrera de caballito. Aquí no  hubo base por bolas pero si un pelotazo en el primer pitcheo y con ello el juego se empató a cuatro carreras pero cuando los aficionados de Chicago ya saboreaban la victoria después de haber visto como la fierra fue acorralada ya no pudieron anotar la carrera el gane. Con la casa llena y dos outs el manager Girardi quitó a Chapman para poner en su lugar a Terry Clippard que dominó al peligroso Ben Zobrist en rola para el último out del noveno inning y mandar al juego a entradas extras.
El partido se alargó hasta un gran total de 18 entradas en que se impuso record de ponches en un juego con un total de 48, rompiendo la marca de 43 abanicados en un juego entre Angelinos y Atléticos en el 2003. Los Yanquis tuvieron relevos estupendos por parte de Clippard, Adan Warren, de Holder durante tres innings y del zurdo Schrieve que también trabajó tres entradas en cero carreras y cinco ´ponches.

TOMAS HERRERA

Finalmente abriendo la entrada 18 los Yanquis lograron la carrera que sería de la victoria con un toque sorpresivo en que Aaron Hicks lo convirtió en hit y llegó a segunda en mal tito del catcher Casstillo en la misma jugada. De allí  lo adelantó a tercera Roland Torreyes en un toque de sacrificio y anotó en rola de Starling Castro por el short. El cuadro estaba cerrado pero Hicks es muy bueno para arrancar al contacto del bat y, además, el tiro del torpedero Addison  Ruselll fue muy desviado. Con esa carrera terminó el partido a favor del Yanquis 5-4 que de esa manera tan difícil completaron  la barrida en la serie de fin de semana contra los campeones Cachorros, Era la una de la madugada con 20 minutos de Chicago, el mismo horario que México, cuando terminó el partido que duró seis horas con cinco minutos.

Naturalmente quedó la incógnita sobre si Aroldis Chapman podría habría quedado dañado del brazo prodigioso de la gran velocidad por el exceso de trabajo al que lo sometió su manager Joe Maddon con Cachorros en la pasada Serie Mundial cuando lo utilizó demasiado. El tiempo nos dirá la respuesta. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario