Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

jueves, 13 de abril de 2017

1974
UN INVIERNO INIOLVIDABLE 



El invierno de 1973 fue sin duda el más importante en la historia de Cananea Reyes en el Beisbol ya que al estar libre tras su trabajo con Ciudad Juárez, el gran jefe de los Diablos Rojos, el cubano Angel Vázquez, comenzó a interesarse en él
Los Diablos había ganado el campeonato de 1973 con el también antillano Wilfredo Calviño al timón, pero al terminar la campaña le dijo a Angel Vázquez que iba a dejar la Liga Mexicana ya que le había salido una muy buena oferta para ser buscador de los Indios de Cleveland.
Calviño triunfó tanto como buscador que como manager ya que después de ser parte en diferentes capacidades de los Sugar Kings de la Habana, el equipo en la Liga Internacional de clase triple A, estuvo varios años como buscador de los Rojos de Cincinnati, con el cual el equipo cubano de Bobby Maduro tenía un acuerdo de trabajo. Y fue en ese empleo donde logró firmar jugadores tan importantes como el torpedero venezolano David Concepción y el pitcher dominicano Joaquín Andujar con los dos llegando a ser grandes estrellas de Ligas Mayores.

WILFREDO  CALVIÑO

Ya como buscador de los Indios firmó al dominicano Rico Carty, que ya parecía acabado al jugar en la Liga Mexicana pero se vio muy bien con los Cafeteros de Córdoba y de esa manera Calviño lo recomendó para la tribu donde tuvo buenas campañas.
Más adelante volvió a la Liga Mexicana como manager del Cafeteros de Córdoba, Mins de Coahuila y Leones de Yucatán, ya habiendo manejado mucho antes al mismo Diablos y al Aguila de Veracruz así como al Sultanes de Monterrey. Después fue buscador por varios años de los Yanquis de Nueva York.

EL SUPER MANAGER

Calviño dejó un gran cartel como manager en la Liga Mexicana y cuando iba a abandonar al Diablos y Angel Vázquez le preguntó sobre Cananea Reyes le dijo que lo consideraba como un buen manager que simplemente  no  ganó demasiados juegos con un equipo de expansión como los Indios de Ciudad Juárez. En una grabación que le hice  a Calviño en el invierno de 1973 y que incluí en el  CD del libro “Tommy al Bat”, pronostica que Cananea Reyes es un gran manager y que va a hacer muy buen trabajo  al frente de los Diablos.
Para cuando la caravana beisbolera viajó a Houston para la convención de Beisbol de diciembre los Diablos todavía no habían anunciado a su manager para la temporada de 1974 en que buscarían su segundo campeonato seguido.
Sin embargo y desde días antes, Angel Vázquez había estado en contacto por la vía telefónica con Cananea Reyes que era el principal candidato para reemplazar a Wilfredo Calviño.


ASTRODOME DE HOUSTON

LA Convención de Beisbol en diciembre de 1973 en Houston fue una que usted puede calificar de inolvidable. Para comenzar nos hospedaron en un hotel en donde usted  veía por la ventana la parte de afuera del monumental Astrodome, entonces considerado la octava maravilla del mundo cuando solamente llevaba siete años de haber sido inaugurado el estadio de Beisbol que nadie había ni soñado, el primero totalmente techado para que la lluvia y el calor no afectaran a los aficionados hecho con un  lujo tremendo ya que al no estar expuesto al clima exterior se podían poner butacas al estilo los teatros más elegantes y para combatir el inaguantable calor de Houston y del estado de Texas en el verano se instaló un aire acondicionado que mantenía la temperatura a 72 grados americanos. En general se llegaba a sentir muy fresco a comparación del tremendo calor que se tenía en la calle.
Fue también en esta convención de Beisbol de 1973 en que Juan Abusaid, magnate de la industria del cine mexicano, compró para Torreón el parque que tenían los Astros antes de ser construído el Astrodome, un equipo primero llamado “Colts 45” y luego el Astros al nacer el nuevo gran estadio. A todo el mundo nos tenía intrigado como un estadio plantado en un lugar como Houston  podía ser trasladado, pieza por pieza, hasta Torreón, en donde estaban buscando un nuevo escenario para dejar el pequeño parque de Gómez Palacio, Durango, en la comarca lagunera.
Ese nuevo estadio lo bauticé como el “Gran Mecano” y estuvo listo en Torreón ya para la temporada de 1974, la nueva era de los Algodoneros de Unión Laguna.

GLENN MILLER

Pero lo más importante de esa convención  fue  que al llegar me encontré en el lobby del hotel a Angel Vázquez, el gran jefe de los Diablos Rojos, y me dijo: “Siempre me han gustado los managers agresivos, los que dicen que están medio locos, y Cananea Reyes va a ser el próximo timonel del equipo.”
Cuenta Pedro Mayorquín, por años y años en la oficina de los Diablos, me comentó que cuando llegó al lobby  vió a su jefe Angel Vázquez hablando con Cananea y en un momento dado, el jefe rojo llamó a un lado a Mayorquín y le preguntó quién era el joven con el que estaba hablando: “Es Cananea Reyes con el que está hablando.”
Y es que Vázquez nunca lo había  visto de cerca, solamente tuvo contacto por la vía telefónica, y ya cuando volvió sabía que estaba con el nuevo manager que iba a tener su equipo escarlata.
Esa misma noche, cuando regresaba a mi cuarto, me encontré con Memo Garibay, en ese año ya gerente de los Algodoneros de Unión  Laguna, y cuando le pregunté por el manager para su equipo en la siguiente temporada, me dijo que estaba pensando en Cananea Reyes. Entonces le dije que los Diablos ya lo habían anunciado como timonel, a lo que él me dijo: “Entonces tendré que buscar a otro.”
Allí comenzó la era de Cananea Reyes con los Diablos Rojos, un espacio de 16 años quitando uno que estuvo como coach de tercera base de los Marineros de Seattle en las Ligas Mayores en 1981 y otro, 1982, en que regresó a la Liga Mexicana como timonel de los Azules de Coatzacoalcos. Para 1983 ya estaba Cananea de regreso al Diablos y fue una unión que duró hasta que el Super Manager falleció en 1991 atacado por el cáncer.
Como fin de fiesta en aquella convención de lujo de 1973, la cena de gala fue servida sobre el diamante del Astrodome, teniendo como entretenimiento a la orquesta de Glenn Miller, con nuevos elementos, pero con los arreglos que hicieron de aquella gran orquesta la número uno de su tiempo. El sonido Miller se sigue tocando en las fiestas de la actualidad, el año 2017, un sonido que nunca morirá.

PETE ROSE

Recuerdo que durante esa cena logré tomarme una foto con Pete Rose que todavía conservo durante la noche de gala en el Astrodome. Rose todavía no se había convertido en el muchacho malo del Beisbol al sufrir de ese gran vicio que puede llegar a ser el apostar en exceso.
Terminaba la convención de la ciudad de Houston con Torreón teniendo un nuevo estadio de Beisbol y con  los Diablos Rojos anunciando a Cananea Reyes como su nuevo manager

Una convención de Beisbol para nunca olvidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario