Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

martes, 21 de marzo de 2017

TOMMY AL BAT

REY DE LOS DEPORTES



JAVIER BAEZ
Los dos últimos juegos del Mundial que está llegando a su final en la ciudad de Los Angeles nos han demostrado nuevamente que nuestro querido Beisbol es el rey de los deportes ya que han sido partidos que se pueden considerar como obras de arte. Varias veces escuché al formidable cronista Alejandro Aguilar Reyes, Fray Nano, llegando a comentar que bien jugados, todos los deportes son fabulosos, pero de todos ellos no hay ninguno que pueda proporcionar momentos tan sensacionales y llenos de excelencia deportiva como el Beisbol. La noche del lunes fueron Holanda y Puerto Rico los que nos dieron un encuentro de esos que uno desearía que nunca terminara ya que los dos equipos merecían ganar, ninguno merecía perder.



Se tuvo que echar mano a la conclusión ideada por los amateurs de las federaciones internacionales de poner de regalo dos corredores en base en la entrada 11 y mientras Holanda desaprovechó la oportunidad el equipo de Puerto Rico alcanzó la victoria que estaba puesta en bandeja de plata para anotar con un elevado corto al central. La velocidad de Carlos Correa hizo que llegara al home sin problemas de estacionamiento para que Puerto Rico esté en su segunda final en forma  consecutiva en estos clásicos, pero ahora con record invicto de 7-0. Hace tres años perdieron la final contra República Dominicana pero ahora tienen una gran oportunidad de ganar su primer Mundial.


No me cabe la menor duda que si bien todos los Mundiales nos ha dejado grandes emociones, partidos de alarido, es este el que ha sido pródigo en grandes momentos y los dos últimos encuentros que hemos tenido han sido joyas para ponerlas en un museo beisbolero. Las grandes emociones que se han vivido le dan la razón a los que continúan con el firme propósito de mantener con vida estos Mundiales que cuentan con infinidad de enemigos aun dentro del mismo Beisbol. Desgraciadamente la difusión de los juegos no han sido tan extensa como en otros Mundiales debido a la exclusividad de Televisa que sacó de la jugada a las tan importantes Espn y Sky, pero los partidos que se han vivido parecen fortalecer el Mundial que siempre ha estado edificado sobre bases endebles por las protestas que hay alrededor de él.
Durante los juegos en Guadalajara y tras vencer al equipo mexicano apuntamos que nos parecía este equipo de Puerto Rico tan formidable como el “Dream Tema” que armaron los boricuas para ganar la Serie del Caribe de 1995 celebrada en San Juan, pero que incluso veíamos piamos a este escuadrón de la isla del encanto con mejor pitcheo que aquel inolvidable equipo del ensueño que en su momento salvó a la Serie del Caribe que se iba a pique.




En el juego del lunes el manager Edwin Rodríguez, el único que no se ha teñido de rubio en el equipo de Puerto Rico, utilizó a seis pitchers y cada uno de ellos nos enseñó una gran capacidad monticular. Y vaya si se necesitaba de gran pitcheo para frenar a la formidable ofensiva del equipo de Holanda llena de bateadores de poder. A fin de cuentas posiblemente la ausencia del lesionado Didi Gregorius les costó el juego pero ellos mismos se perjudicaron al correr tan mal las bases en el primer inning. El que la hace la paga. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario