Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

viernes, 24 de marzo de 2017

TOMMY AL BAT

NO HAY CULPABLES

COMO si se tratara del final de una guerra ha habido bastantes cronistas que quieren encontrar al verdadero culpable del que México no haya calificado a la segunda fase del Mundial y se busca al organizador del equipo para que pase a rendir cuentas. Sin embargo la verdadera razón de nuestra eliminación en la primera parte y aun jugando en casa se debió a aquella novena entrada de pesadilla en que el cerrador Roberto Osuna no pudo aguantar una ventaja de cuatro carreras, terminando el zurdo Oliver Pérez que fue víctima de los últimos dos batazos enemigos del equipo de Italia. En ese noveno inning inesperado se perdió la batalla, siendo ese momento el Waterloo o el Watergate si usted le quiere ponerle un nombre histórico en los relatos de las grandes derrotas.



NAPOLEON Y WATERLOO
En esa entrada hubo un error de “Cochito” Cruz que de no haberlo hecho hubiéramos podido ir al juego del desempate contra Italia por la segunda plaza del grupo pero el no habar conseguido ni siquiera un out nos costó la oportunidad de calificación. De cualquier manera tampoco habría sido fácil vencer a Italia en un juego extra por lo que en realidad se puede asegurar que fue la derrota en el primer juego  la que nos costó la calificación ya que después se le ganó a Venezuela en un duelo de batazos y con las dos victorias habríamos pasado a la fase de San Diego para jugar precisamente contra Estados Unidos que terminó siendo el campeón del Mundial del 2017.


NIXON Y EL WATERGATE

No creo que los organizadores tengan que ser colocados en el banquillo de los acusados aunque sigo pensando que nuestros equipos deberían llevar solamente jugadores nacidos en México y no escoger  intrusos como tanto americano que llamaron como refuerzos. Por lo menos nuestros jugadores mexicanos por los cuatro costados tienen más experiencia que muchos jóvenes  prospectos americanos que eligieron  para integrar al equipo.
Sobre la dirección de Edgar González no se le puede criticar por haber traído a su mejor relevista en el primer juego para asegurar la victoria contra Italia que era tan necesaria si se quería calificar pero el estelar Roberto Osuna simplemente no estaba en forma todavía y aceptó la andanada de obuses para que Oliver se encargara de aceptar la metralla final. Posiblemente se le puede juzgar a Edgar en la manera que utilizó a sus jugadores ya que jugadores como Esteban Quiroz y Japhet Amador demostraron desde un principio al batear jonrones que deberían de ser peloteros de tiempo completo y no alternarlos con otros jugadores disponibles.


VINIVIO CASTILLA
Indudablemente Edgar está apenas comenzando su carrera de manager y no es un viejo zorro como Paquín Estrada en México o un Jim Leyland en Esados Unidos. En lo particular creo que fue un error en no mantener a Vinicio Castilla como manager después del segundo mundial pero el entonces jefe de la Federación Amateur tenía otras ideas y comenzpo a experimentar con managers “mexicanos” nacidos en los Estados Unidos.

A fin de cuentas fuimos víctima de la grandeza del Beisbol que nos dice, reforzado por las palabras de Yogi Berra, que un juego no se acaba hasta que cae el último out. Es lo más grande de nuestro deporte rey.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario