Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

viernes, 3 de marzo de 2017

TOMMY AL BAT

DIAS DE ANGUSTIA

PAQUIN Estrada ha sido desde hace décadas un ícono de nuestro Beisbol, comenzando su carrera de receptor cuando apenas tenía 16 años con los Diablos Rojos del México que entonces manejaba Tomás Herrera para luego tener una muy larga y productiva carrera que compartió durante muchos años con la ardua tarea de manejar además de ser el catcher titular en sus equipos. Una vez Miguel Ojeda me dijo cuando asumió las tareas de manejador que cuando se es catcher solo se piensa en el juego y que el ser manager es una cosa muy diferente. Eso vino a colación porque muchos catchers han llegado a ser muy buenos managers al terminar sus carreras.


Añadir leyenda

Paquín fue por lo tanto un producto sumamente especial de nuestro Beisbol al poder compartir sus tareas de manager con la del catcheo y así estaba en 1980 cuando le dio al Bravos de León el único campeonato en su corta historia por nuestra Liga Mexicana. Y ahora que los Bravos están de regreso fue algo lógico que pensaran en Paquín como manager, el hombre que los llevó a la corona hace 37 años. Esta oferta llegó cuando nuestro Beisbol prácticamente se había olvidado del Paquín como gran manager y fuera de un breve trabajo hace un tiempo con Tabasco estaba confinado a ser coach o quedar como una joya de nuestro Beisbol que hay que admirar. Pero Paquín se siente muy fuerte todavía y aceptó el reto para volver a la hermosa ciudad de León y recordar viviendo sus días como manager de los Bravos.


Desgraciadamente y ya todo el mundo se enteró, Paquín fue víctima de un secuestro al llegar a la ciudad de Léon, mismo que duró durante tres pero que afortunadamente tuvo un desenlace feliz cuando nuestro querido miembro del Salón de la Fama fue liberado sano y salvo. Contrario a lo que unos puedan pensar y pudo haber tomado una decisión como aquella de Manuel Magallón como manager de los Sultanes en 1969 de “mejor me voy antes que pase otra cosa”, Paquín dijo estar listo para iniciar los entrenamientos de un equipo que hereda a un Broncos de Reynosa que fue poca cosa el año anterior.
La verdad es que el presidente de los Broncos desbarató en poco tiempo un club que antes fue una gran organización, la del Potros de Tijuana con una directiva muy capaz y Raúl Cano moviendo los hilos en el despacho. Ahora los Bravos van a tratar de parchar el buque averiado.


Es este de Paquín Estrada el primer secuestro que sufrimos en nuestro Beisbol desde aquel del igualmente admirado don Alfredo Harp en 1994 cuando estuvo detenido por los maleantes por 64 días en lugar de los tres días del manager de los Bravos.

Desgraciadamente tenemos en nuestro querido México a mucha gente mala y por eso pienso que fue un error el no continuar la Guerra al Crimen que llevó a cabo Felipe Calderón como presidente. Los criminales no  van a desaparecer por arte de magia como pregona el eterno demagogo candidato a presidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario