Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

viernes, 24 de febrero de 2017

TOMMY AL BAT

SALVANDO A LOS DIABLOS






DESPUES que en 1952 los Diablos Rojos siguieron en la Liga Mexicana gracias al movimiento del presidente de la Liga Mexicana, Eduardo Quijano Pitman que se trajo a la capital a los Tuneros de San Luis Potosí una vez que consiguió el alquiler del Parque Delta, el equipo escarlata tuvo en 1959 su segundo momento más difícil al anunciar su propietario Héctor Peralta que estaba en una situación económica difícil y por lo tanto ponía al equipo en manos de la presidencia del circuito que entonces presidía el Ingeniero Carlos Rubio.
Fue entonces que Alejo Peralta, quien había entrado a la Liga Mexicana en 1955 con los Tigres capitalinos, decidió rescatar la franquicia roja al hacerse cargo del equipo y con Plutarco Elías Calles Junior en la oficina los Diablos ganaron el play off ese año antes de perder la final por la corona de la Asociación Panamericana ante Senadores de Austin.

EDUARDO ORVAÑANOS

En el invierno de 1959-60 el triunfal narrador y cronista Eduardo Orvañanos resultó elegido nuevo presidente de la Liga Mexicana y fue el que logró interesar a un grupo de amigos para que entraran en una sociedad y le compraran a don Alejo Peralta el Diablos Rojos en una oferta de ganga. Fue una sociedad integrada por los señores Manuel Marrón, Victor Rivero Azcárraga, Jaime de Haro  y Rafael Lebrija, quienes por recomendación del mismo Orvañanos colocaron a Arnulfo Rodríguez como gerente del equipo. Esa directiva duró hasta la temporada de 1971 inclusive, ganando dos campeonatos, y para 1972 fue el ya muy conocido Angel Vázquez quien se quedó con el club rojo.


FRAY NANO

Eduardo Orvañanos fue uno de los dos cronistas de Beisbol que llegaron a ser presidentes de la Liga Mexicana, siendo el otro el fundador del circuito, el formidable “Fray Nano”, Alejandro Aguilar Reyes, quien estuvo dos veces diferentes como presidente y también de Alto Comisionado. Federico Reynaud, también presidente de la liga, fue uno de los fundadores del diario deportivo de “Fray Nano” en 1931.
Eduardo Orvañanos tuvo una muy destacada carrera en el Beisbol que le  valió ser elegido al Salón de la Fama de nuestro Beisbol. Nacido en Torreón,  Orvañanos se convirtió con el “Mago” Septién en los principales narradores de Beisbol durante la década de los cuarenta y fue en 1946 que fundó una lujosa revista de Beisbol a la que bautizó con el nombre  de “Hit”. A través de las décadas fue el narrador de las Series Mundiales para Televisa hasta la década de los setenta.



Como presidente de la Liga Mexicana estuvo dos años en 1960 y 1961, siendo bajo su mandato que en 1960 comenzó a funcionar una Liga Central exclusivamente para prospectos mexicanos y de la cual surgieron formidables jugadores como el jonronero Héctor Espino. En 1961 se convirtió en el primer y único presidente de Liga Mexicana en narrar también la Serie Mundial al lado de Buck Canel y Mesiú La Cavalerie y para el año siguiente entró Antonio Ramírez Muro como nuevo presidente y quien estuvo hasta 1980.

Orvañanos pasó a la historia de oro del Beisbol mexicano y no se olvidan muchos de los dichos en sus narraciones. Como aquel de que el bateador emergente da de hit o es ponchado.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario