Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

domingo, 5 de febrero de 2017

TOMMY AL BAT

MARTIN DIHIGO HACE 80 AÑOS





SE cumplen este año del 2017 los 80 años que llegó el formidable Martín Dihigo a la Liga Mexicana para transformar el circuito en uno de muy alta jerarquía ya que se trataba, ni más ni menos, del jugador más extraordinario que había conocido el Beisbol a nivel América Latina. En 1937 lo contrató el Aguila de Veracruz al que pronto hizo campeón en esa temporada y en la siguiente, siendo el personaje principal en la historia de ese club de gran tradición. Dihigo hizo glorioso al Aguila y por muchos años se recordaron las grandes temporadas que tuvo  en nuestro Beisbol. En Cuba fue el mejor de todos en aquella fuerte Liga Cubana que tuvo tantos años de grandeza antes que prohibieran la pelota profesional.




Dihigo no solamente fue un pitcher fuera de serie sino que también era un gran bateador y uno se pregunta qué posición hubiera jugado de haberse permitido a los jugadores de color en la gran carpa.
Gracias a esa segregación que estaba tan cerrada en Estados Unido tuvimos aquí la suerte de tener a Dihigo en la Liga Mexicana de 1937 a 1947 en que decidió retirarse al darse cuenta que ya no tenía  las grandes facultades que había desarrollado en nuestro rey de los deportes.


A Dihigo lo bautizaron en Cuba como  “el inmortal” y en México lo llamaron  “el maestro” en el puerto de Veracruz cuando en una serie de play off contra el Agrario lanzó completos y ganó  cada uno de los tres juegos con los que el Aguila se coronó, ayudando también con el bat en ese momento inolvidable del Beisbol mexicano. En 1938 fue parte primordial para que el Aguila ganara 21 juegos seguidos en un record que todavía perdura.
Es el único pitcher en la historia de la Liga Mexicana que dos veces ha ganado la triple corona, una ocasión  con el Aguila y otra con el Unión Laguna, y en 1938 no solamente ganó la triple gema entre los serpentineros sino que igualmente fue el campeón bateador con .387 de porcentaje.


Después de la temporada de 1939 en que Cafeteros de Córdoba le ganó el título al Aguila dejó a este tim para unirse a la nueva cruzada del Beisbol mexicano iniciada por Jorge Pasquel para convertir a la Liga Mexicana en un circuito de postín. Fue Dihigo el que bautizó al nuevo equipo de Pasquel como Azules del Veracruz y estuvo como su primer manager, aunque decidió renunciar a este cargo para seguir como jugador ya que era Pasquel el que quería siempre dar las órdenes. Fue Dihigo el pitcher ganador en el juego que le dio a los Azules del Veracruz el primero de los cuatro campeonatos que tuvo en su paso por la Liga Mexicana.
En 1941 vistió la franela de los Rojos del México y estaba bateando muy bien ya que como pitcher estaba adolorido del brazo antes que Pasquel decidió mandarlo como manager-jugador a los Algodoneros de Unión Laguna. Con ese nuevo club al que hizo campeón conquistó nuevamente la triple corona entre los lanzadores.

Al cumplirse los 80 años de su llegada a nuestro país  la Liga Mexicana bien podría hacer algo para que no se olvide la presencia de este estrella de estrellas, posiblemente el retirar el número de uniforme que usaba en cada una de las 16 plazas del circuito. Con cariño al maestro inmortal para siempre.       

No hay comentarios:

Publicar un comentario