Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

martes, 31 de enero de 2017

TOMMY AL BAT

ASTRODOME PARA SIEMPRE




El que fue considerado la octava maravilla del mundo cuando comenzó a funcionar, el muchos años llamado fabuloso Astrodome de Houston, se salvó de ser derrumbado al ser declarado por las autoridades de la ciudad como un parque histórico, patrimonio nacional como le decimos en México, y acordaron invertir 105 millones de dólares para dejarlo funcional otra vez y que pueda servir para diferentes eventos. No me extrañaría que un día los Astros puedan llevar a cabo allí un partido para recordar los viejos tiempos.
El Astrodome de Houston fue el primer estadio totalmente techado para el Beisbol y al no ser molestado por la lluvia y otros factores de clima pudieron poner butacas al estilo teatro de lujo para darle gran comodidad al aficionado. Tuve la fortuna de estar varias veces en el Astrodome y siempre me pareció el estadio más cómodo que había tenido el Beisbol en toda su historia. Además mantenían una temperatura de 72 grados americanos que resultaba muy agradable para el aficionado ya que los veranos en Texas son tan calurosos como los de Monterrey.


El Astrodome fue escenario de posiblemente el mejor día para el Beisbol mexicano en lo que se refiere a Ligas Mayores cuando en el Juego de Estrellas de 1984 lanzaron nuestros pitchers Fernando Valenzuela y Teodoro Higuera. En ese partido estelar hizo historia Valenzuela al ponchar a cinco bateadores seguidos y empatar un gran record que solo tenía el también fabuloso zurdo Carl Hubbell. Curiosamente tanto Hubbell como Fernando tenían como arma principal el lanzamiento de tirabuzón.
En aquel partido estelar memorable en que tuve la fortuna de estar en el Astrodome, tanto Higuera como Fernando pusieron tres ceros y al final la Liga Americana ganó por una carrera en juego que Roger Clemens comenzó lanzando por los ganadores.


En ese mismo lugar se presentó en una ocasión un juego de la Liga Mexicana entre los Charros de Jalisco y los Industriales de Monterrey, dos equipos que desaparecieron del circuito al paso del tiempo. Fue en el Astrodome en donde el también mexicano José  Tolentino conectó el único jonrón de su corta carrera en la gran carpa y fue en ese diamante donde Aurelio López tuvo sus últimas actuaciones en su distinguida carrera de Ligas Mayores.
El Astrodome lleva ya nueve años que no se usa para nada y estaba expuesto a que fuera derrumbado hasta que hace un par de días la administración  de la ciudad lo puso en la categoría de un recinto histórico que hay que preservar. Los Astros no pudieron ganar un solo campeonato en esa octava maravilla pero si estuvieron  en series finales por el título de la Liga Nacional. Los año
s pasaron y construyeron en Houston un estadio que tiene un techo que se pone y se quita y en donde los Astros ganaron su primer y único título de la Liga Nacional en el 2005 pero luego perdieron la Serie Mundial ante los Medias Blancas de Chicago en cuatro juegos seguidos.

Creo que los aficionados al Beisbol en general nos ha puesto contentos de que este recinto realmente histórico no sea derrumbado.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario