Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

jueves, 12 de enero de 2017






FALLECIO MI HERMANO

RUBEN MORALES FERNANDEZ

Mi único hermano, hermano mayor, Rubén Morales Fernández, falleció el jueves 12 de enero a las cuatro de la tarde. El pasado 28 de diciembre se puso muy mal de un problema en la cabeza y aunque salió del hospital y luchó para tratar de seguir con vida falleció en su casa donde vivía con su esposa en el sur de la ciudad.
Juntos nos enamoramos del Beisbol desde que éramos pequeños, aunque él siempre fue aficionado a los Cardenales de San Luis y yo a los Yanquis de Nueva York. De adolescentes en la ciudad de México fuimos muchas veces juntos al Parque Delta y él siempre mostró simpatías por los Rojos del México. Antes, al vivir en Cuba casi seis años, íbamos a los parques de Beisbol de La Habana y nos tocó vivir la época fantástica del pitcher Julio “Jiquí” Moreno que ponchaba a 20 por partido en la Liga Nacional Amateur. Juntos vimos el memorable juego en que México le ganó a Cuba y al Jiquí Moreno en 1943 en el Estadio La Tropcal y en juego de 13 entradas. En los profesionales los dos éramos partidarios de los Rojos del Habana pero cuando comenzaron a jugar con Marianao peloteros mexicanos como el pitcher Coty Leal se cambió de equipo. Siempre fue muy mexicano.
Llegamos a practicar el Beisbol juntos y estuvimos en los mismos equipos varios años, aunque él era titular ya que bateaba bastante bien y yo en la banca porque no era un buen bateador. Al tener tres años más que yo fue mi guía en muchísimas ocasiones y siempre me defendió y procuró lo mejor para su hermano menor.
Mi hermano Rubén fue muy brillante en la escuela De La Salle y luego estudió la carrera de Ingeniero Químico. A lo largo de su vida viajó varias veces a Europa acompañado de su esposa Lolina. En su matrimonio tuvieron tres hijos, un varón y dos mujercitas.

Tenía 87 años al momento que lo llamó el gran Dios para que estuviera al lado de nuestros tan queridos padres. Descanse en paz mi tan querido hermano Rubén al que le debo tantos favores. 


   

1 comentario:

  1. Ahora le toca pitchear en otra liga, también allá le irá bien. Un gran equipo ese de los Morales Fernández! QDEP

    ResponderEliminar