Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

martes, 11 de octubre de 2016


Hablando de Pelota

ORTIZ SE DESPIDIO BATEANDO .111

 

Los Medias Rojas de Boston  lucían para ganar el cetro de la Liga Americana y lograr que David Ortiz se despidiera en una Serie Mundial  ganada. Después de todo tuvieron la mejor ofensiva en la temporada y del primero al noveno los bateadores son de peligro constante. El pitcher Rick Porcello va a ganar seguramente al trofeo Cy Young y estoy seguro que los cronistas le van a dar a Ortiz el nombramiento de jugador Más Valioso. ¿Por qué entonces perdieron en tres juegos seguidos con los Indios de Cleveland y Ortiz se despidió sin ganar un solo juego?. ¿Quién es el culpable de que muchos aficionados lloraran en las tribunas del Parque Fenway al juntarse la despedida de Ortiz y la eliminación?.

JOSH TOMLIN GANO EL TERCER JUEGO
En su último juego, Ortiz recibió dos bases y dio una línea al jardín central para empujar una carrera,  terminando con un miserable porcentaje de .111. El y Dustin Pedroia son los principales cañoneros pero ninguno de los dos estuvo a su altura y el pequeño segunda base se pasó la serie protestando fuerte a los ampayers en el conteo de bolas y strikes. Hanley Ramírez tampoco pudo salvar al equipo y Mookie Betts fue una lágrima lejana de lo formidable que estuvo en la campaña.
 
 
 
ORTIZ DICE ADIIOS
 

Nadie daba un cacahuate por los Indios que simplemente arrollaron al gran favorito. Un jonrón de dos carreras de Coco Crisp de dos carreras en la sexta entrada fue el batazo de la victoria en el último juego. Crisp fue obtenido en el mes de agosto como apoyo a los jardines. Mientras Tito Francona quedó como un manager genial el pobre John Farrell quedó listo para cargar con las culpas y hasta poder esperar que le quiten el puesto.

Hace mucho tiempo qe no se veía el desplome de un trabuco como le sucedió al Boston ahora y todo se juntó para que terminaran haciendo el ridículo. Sus abridores en los dos primeros juegos, Porcello y David Price, fueron apaleados temprano y en el segundo juego la gran ofensiva no logró ninguna anotación.

FESTEJOS DE AZULEJOS E INDIOS

En el juego de la eliminación tuvieron grandes oportunidades pero dejaron muchos hombres en base, cuatro en los dos últimos innings cuando un hit hubiera significado el empate y la llegada de la resurrección del trabuco.

Peeo el relevista Allen se las arregló para escapar ileso y mantener la precaria ventaja.

Ya terminado el juego los aficionados se quedaron por varios minutos más ya que querían despedirse otra vez de David Ortiz, al que veneran en la ciudad de Boston. Y Ortiz salió al terreno de juego solamente ocupado ´por los medios de información y con la gorra se despidió de todos. Fue cuando se vieron llorar a varios fanáticos. Era el final de una era que se juntó a la eliminación inesperada.
KLUBER BLANQUEO A BOSTON
 

 Estoy seguro que el año que viene el rechoncho Pablo Sandoval va a tomar su lugar para que los aficionados puedan vivir sin David Ortiz. Es una lástima que Ted Williams no haya tenido una despedida igual ya que fue mucho mejor bateador que David.

De cualquier manera las derrotas siempre necesitan de un culpable y Farrell debe asumir el peso de la debacle. Si se cuenta con el mejor equipo de la liga hay que rendir buenas cuentas.

Para Boston todo comenzó a salir mal desde el segundo juego de su última serie en Nueva York cuando estaban a un out de festejar el título ya ganado por una derrota del Toronto y vino entonces el tremendo jonrón de Mark Teixeira con la casa llena para dejar en el terreno a  Medias Rojas, el gran rival de Yanquis. Nada de celebración en el terreno y ese jonrón de Teixeira les quitó el entusiasmo aquella noche.  Medias Rojas perdió cinco de sus últimos seis juegos y la racha llegó  a ocho derrotas en los nueve juegos que tuvieron al final. En un momento dado se acabó la dinamita de sus bateadores.
 

POLVORA MOJADA
Tal parece que todo se decidió en la primera entrada del primer juego en Cleveland cuando los Medias Rojas atacaron fuerte y lograron dos carreras con un doblete de Hanley Ramírez. Sin embargo la segunda carrera fue anulada al pedir repetición el manager Terry Francona y como ese juego terminó 5-4, esa carrera que fue out fue demasiado costosa.

Y entonces vino la andanada de tres jonrones del Indios en un inning sobre Porcello y allí mismo los Indios demostraron al mundo beisbolero que no iban ser el flan napolitano que todos pensábamos.

Como dijo aquel gran pensador, lo único que sé es que no se nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario