Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

jueves, 29 de septiembre de 2016

HABLANDO DE PELOTA

FESTEJO YANQUIS Y NO BOSTON

No hay duda que para los aficionados al Yanquis el juego del miércoles por la noche valió por toda una temporada llena de frustaciones y malos movimientos por parte de su directiva. Medias Rojas, el gran rival, ganaba 3-0 en el cierre de la novena y estaban a tres outs de celebrar el título de su división ya que Toronto había perdido con Orioles con otro mal trabajo del mexicano Roberto Osuna.
Ya todo el equipo visitante y el público en el Yanqui Stadium sabía que Boston había cinchado el campeonato de la Liga Americana Este, pero sus jugadores decidieron celebrar hasta terminado el juego y en pleno terreno de los Yanquis. Es lo que valía la pena paa ellos, celebrar sobre el diamante del Yanqui Stadium.
Solo que el Beisbol está lleno de sorpresas y el mejor relevista de Boston, Kimbrel, vino wild y después de un hit y tres bases por bolas su manager Farrell lo quitó por Joe Kelly que intervino el otro día en el juego en que los lanzadores de Medias Rojas dieron hasta 23 ponches contra Tampa Bay.
Ya los Yanquis se habían acercado 3-1 y tenían la casa llena, con la carrera del empate en segunda, pero Kelly ponchó a Sterling Castro y dominó  a Gregorius en un elevadito detrás del infield, quedando Boston a un out de comenzar a celebrar sobre el montículo. Solo le quedaba a Kelly dominar al veterano Mark Teixeira que se retira al terminar la campaña actual.




TEIXEIRA DESPUES DEL GRAN SLAM
Pero allí vino el milagro que le dio al Yanquis un paliativo en una temporada difícil. Bateando de zurdo, Teixeira dio un largo batazo por el right-centro que terminó en el bull pen del Yanquis para que con el cuadrangular de casa llena, el llamado “grand slam”, los Yanquis terminaran ganando el juego 5-3.
Teixeira dio la vuelta al cuadro en señal de triunfo y fue esperado en el home por sus jubilosos compañeros. Fue entonces que los aficionados, tanto los el estadio como los que vimos el juego en televisión, viéramos algo insólito.
Estaba celebrando con gran júbilo el Yanquis mientras el equipo que había asegurado el campeonato de su división regresó a la caseta como si hubieran perdido la corona. Ya más tarde celebraron con champagne en el vestidor el título ganado pero estoy seguro que lo hicieron a fuerzas y con la bebida teniendo un sabor muy amargo. Habían perdido un juego de esos que no se olvidan contra el enemigo odiado y no pudieron celebrar en el terreno la corona ganada.
Para Teixeira fue su primer cuadrangular de “irse caminando” en un juego de la temporada normal ya que lo hizo en un play off contra los Mellizos de Minnesota. Fue su jonrón 15 de la campaña y 409 de su carrera, pero solo está bateando para .215 que es la razón principal por la cual sigue firme en retirarse al terminar los juegos del domingo.
Con ese cuadrangular milagroso los Yanquis siguen con vida para llegar al juego del comodín pero para ello deberán ganar los cuatro juegos que le quedan, uno con Boston y tres vontra Orioles, y que Baltimore píerda el último de la serie en Toronto. Una derrota del Yanquis o un triunfo de Orioles y todo habrá terminado para Yanquis.
Es pues improbable que los Yanquis puedan lograr el milagro, pero con el jonrón de Teixeira para dejar en el terreno al Boston los aficionados al club están  mejor que servidos.

David Ortiz, que también se retira al terminar este año, se fue de 4-0 el miércoles y llevaba de 9-0 al momento que le hicieron un homenaje de despedida en el Yanqui Stadium antes del juego del jueves.

No hay comentarios:

Publicar un comentario