Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 1 de agosto de 2016


TOMMY AL BAT

EL GRAN DILEMA

 

Desde hace días el manager Joe Girardi decidió dejar de banquero designado al veterano Alex Rodríguez que dejó átras una ilustre carrera como bateador hasta convertirse en un exceso de equipaje para los Yanquus. Alex está bateando solo .206 en esta temporada pero no es nada agradable que un manager se desquite con é{ para usar de titular a un jardinero llamado Hicks que batea solo para .180.
 
ALEX
 

Alex, protegiendo posiblemente los veinte millones plus de dólares del año que viene, no ha dicho nada contra el manager que  lo ha puesto en su perrera personal.

Finalmente el sábado pasado y  después de banquear por tantos días, Alex fue colocado como bateador designado contra Tampa Bay y se ponchó las cuatro veces que visitó el plato para llevarse el que llaman los americanos el Golden Sombrero, el sombrero de oro. El domingo fue envido de emergente y Alex se ponchó otra vez.

Después de tantos días de no jugar se esperaba que estuviera fuera de forma pero la verdad no se pronosticaban los cinco ponches en igual número de veces al bat. Aun en sus mejores años y como suele pasar con la mayoría de jonroneros, Alex se ponchaba más de 100 veces por año, siendo su máximo los 139 ponches.

Aunque hasta ahora manager y jugador se han respetado sin hablar mal el uno del otro hay la posibilidad que en cualquier momento la bomba pueda estallar ya que es indudable que se trata de un feudo entre los dos. Lo mejor sería darle la baja a Alex y pagarle lo que resta de este año y el que viene, pero de ninguna manera se ve bien que el manager lo tenga casi siempre en la banca para poner al bulto de Hicks en lugar del famoso jugador. Curiosamente el único hit de Alex en las últimas veces al bat fue un jonrón lejano en el Yanqui Stadium.

Mark Teixeira, otro veterano aunque no tan ilustre como Alex, juega todos los días y batea solo .190, aunque se ve menos  mal que Alex en sus turnos.

Mientras tanto los Yanquis abandonaron su buena racha que tuvieron después del Juego de Estrellas y al llegar a la serie con Mets el lunes ya llevaban cuatro derrotas seguidas. Entre el gerente y el manager han puesto un equipo que merece estar en último lugar ya que tiene, como diría aquel célebre Molinero Montes de Oca, muchos outs disfrazados de peloteros. Aunque no tiene la culpa el indio sino el que lo hace compadre.

Para poner las cosas peor el gerente ya cambió a dos de sus tres relevistas estelares que era considerada la parte fuerte del equipo.

En los tiempos del gran jefe Steinbrenner no hubiera aguantado tanto al manager Girardi ni al gerente Brian Cashman  por la manera que armaron el equipo de esta temporada.

El pitcher Julio Urías lanzó una entrada del domingo por el Oklahoma City con un relevo de cero carreras y dos ponches. Veremos lo que los Dodgers terminan haciendo con el  que consideraban gran prospecto que ya demostró que puede lanzar bien en la gran carpa.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario