Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

jueves, 21 de julio de 2016


TOMMY AL BAT

LO MAS DIFICIL

 

Hace solamente unos días se cumplieron los 75 años de aquella noche en el Estadio Municipal de Cleveland en que llegó a su final la racha formidable de Joe DiMaggio que bateó de hit en 56 juegos al hilo para una marca que perdura. En aquella noche el tercera base de los Indios, Ken Keltner, le quitó dos posibles hits a DiMaggio con un par de muy buenas jugadas. La compañía de la salsa de tomate Heinz 57 había preparado una  campaña publicitaria con el Yanqui Clipper si llegaba a 57 juegos seguidos dando de hit.


JOE  DIMAGGIO
 

Ese mismo año de 1941 el bateador zurdo Ted Williams terminó con  un alto porcentaje de -406 y desde aquel año nadie ha podido alcanzar la cifra de los .400.  Hicieron una encuesta entre los jugadores de la actualidad sobre cuál de esas dos hazañas es más difícil de alcanzar y la mayoría se inclinó por el batear .400 en un año.

Sin embargo los .406 de Williams en 1941 no lo convirtieron  en el único que alcanzó esa marca, no es record,  ya que varios bateadores lograron terminar sobre la cifra de lo -400 cuando había mejores cañoneros que en la actualidad y menos buen pitcheo.

En la temporada que estamos viviendo el mejor bateador lo es José Altuve, el pequeño gigante que es el segunda base de los Astros y que vimos este año  en un juego en el parque  Fray Nano.

Altuve encabeza a los bateadores de todo el gran Beisbol con un promedio de .357. Para la actualidad es un average muy alto pero está lejos  de los .400.

Rogers Hornsby de los Cardenales llegó a batear tres  veces sobre los .400, incluyendo su .424 de l1924 que es la cifra más alta. Es el mismo Rogers Hornsby que comenzó 1944 de manager de los Azules del Veracruz en una contratación espectacular de la Liga Mexicana.  Ya entonces tenía 42 años y se había retirado de pelotero pero  en un domingo inolvidable en el Parque Delta se puso como bateador emergente en la novena entrada y dio un doblete para vencer a los Pericos de Puebla donde ya  jugaba Beto Avila.

Regresando a la actualidad tenemos que el joven zurdo mexicano, Julio Urías, reapareció el jueves con Dodgers pero el manager Dave Roberts lo utilizó solo  en las primeras cuatro entradas y aunque tenía una ventaja de 6-1, el nativo de Culiacán no pudo ganar su segundo juego en las Mayores. Aceptó una carrera en la primera entrada y luego puso tres ceros, con cuatro  ponches y cero bases. En la carrera que aceptó hubo un hit dentro del cuadro y  un robo de tercera base para la anotación de los  Nacionales.

El pitcher derrotado lo fue Stephen Strasburg que llevaba en este año un record perfecto de 13-0 y quien había ganado sus últimas 16 decisiones. Con un inning más que lo hubiera dejado el manager, Urías habría sido el ganador en este juego en que frenaron la gran racha. ¿Se imagina a Tom Lasorda quitando a Fernando Valenzuela en 1981 después de haber lanzado solo  cuatro innings?.

Urías tuvo 77 pitcheos  y el manager Roberts se divirtió utilizando ocho pitchers en un juego que terminó ganando 6-3 el equipo angelino. Más que Roberts parecía que el manager de Dodgers lo era el Ché Reyes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario