Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

miércoles, 16 de marzo de 2016


TIANT: DE MEXICO A ESTRELLA DE LIGAS MAYORES



LUIS TIANT








El caso de Luis Tiant es único en la historia del Beisbol ya que el lanzador cubano fue ignorado por aquella gran organización que tuvieron en La Habana llamada “Reyes de Azúcar” en la Liga Internacional clase triple A y nadie le daba oportunidad para hacerse profesional. El caso es que para 1959 el Ingeniero Alejo Peralta decidió iniciar una nueva etapa con sus Tigres de la Liga Mexicana y mandó  a su nuevo gerente, Carlos Alberto González,  y a su gran amigo Beto Avila a La Habana, para ver qué podía encontrar de refuerzos al equipo felino.


GRAN IDOLO EN BOSTON
Y cuando parecía  que iban a regresar con las manos vacías firmaron a un joven lanzador derecho llamado Luis Tiant que entusiasmó a Beto Avila en una sesión  de práctica. Su única historia es que era hijo de Luis Tiant, un pitcher zurdo que llego a lanzar en la Liga Mexicana ya al final de su carrera y después de muy buenos años en la pelota antillana y en las Ligas Negras de Estados Unidos.


CAMPEON PITCHER CON INDIOS



Era imposible pensar que Luis Tiant Junior fuera prospecto y no lo hubieran podido ver los Sugar Kings de La Habana, pero así fue. Su temporada de novato fue desastrosa en números en Lig Mexicana ya que perdió 19 juegos contra cinco juegos ganados. Ya cuando llego a 19 derrotas su manager Virgilio Arteaga no lo puso a lanzar en los últimos juegos de la campaña porque no quería que un  lanzador novato empatara el record  de más derrotas en un año.
Pero para 1960 fue un Luis Tiant totalmente diferente ya que dio el brinco al campeonato de pitcheo con 17-7, promedio de .708 y ayudó al Tigres a ganar el título. Un año después, los Indios de Cleveland compraron su contrato en 30,000 dólares cuando tenía record de 12-9 con un Tigres que no iba a ninguna parte.  
Antes se casó con una dama nativa de Oaxaca, su querida Cuca, y para 1964 tuvo un record impresionante de 15-1 con 2.04 con el Portland, la principal sucursal de los Indios. Lo subieron  a Grandes Ligas y en su debut en el Yanqui Stadium original blanqueó al Yanquis y los dejó  en solo dos hits a un equipo que ese año logró su quinto campeonato seguido.





SU PAPA QUE FUE  GRAN PITCHER TAMBIEN LANZANDO LA PRIMERA BOLA
Después de temporadas de 10-4, 11-11, 12-11, 12—9, vino en 1968 su gran momento al tener una super actuación de 21-9 y con 1.60 fue campeón en efectividad de la Liga Americana, abriendo   el Juego de Estrellas en el fabuloso Astrodome de Houston. Sin embargo  un año después se lesionó el “manguito rotador” para tener record de 9-20 y los Indios de Cleveland lo dejaron. Fue operado y resultó el primer pitcher de la historia en recuperarse por completo de una operación de esa naturaleza en el hombro. Lo firmaron los Mellizos de Minnesota donde tuvo 7-3 y un año después llegó a Boston para convertirse en el jugador más querido en la historia del Medias Rojas.

DOS AÑOS CON YANQUIS



Al perder velocidad en la recta, ideó un nuevo sistema de hacer sus envíos en que prácticamente  miraba hacia segunda antes de tirar al home, convirtiéndose  nuevamente en un pitcher estelar. Tuvo temporadas seguidas de 15-6 en que fue por segunda vez campeón de pitcheo con 1.95 en carreras limpias, 20-13, 22-13, 18-14 en 1975, el año que los Medias Rojas ganaron el campeonato de la Liga Americana. Y en la Serie Mundial estuvo fantástico, blanqueando en el primero a la gran máquina roja de Cincinnati y ganando luego el cuarto juego 5-4 en partido que hizo hasta 163 pitcheos.
Los aficionados de Boston se le entregaron todos esos años y cada vez que iba  del “bull pen” para comenzar un nuevo partido todo el Parque Fenway gritaba en coro “¡Lui, Lui, Lui!. En inglés era el “Lui” sin la última letra ese.



EN EL YANQUI STADIUM


Después de temporadas de 21-12, 12-8, y 13-8  en que siguió siendo el gran favorito, la directiva no le dio el contrato que buscaba  y los Yanquis lo firmaron  por dos años en más de 200,000 dólares. Desgraciadamente para Tiant y sus contemporáneos  todavía no se pagaban en el Beisbol los millones de dólares  de la actualidad. Tiant tuvo 13-8 en 1979 pero bajó a 8-9  en 1980 por lo que un año después se quedó sin contrato de la gran carpa.
En 1981 regresó a las Mayores después de lanzar con el Portland y tuvo 2-3 con Piratas de Pittsburgh y en 1982 había regresado a la Liga Mexicana con el equipo de Tabasco cuando el buscador Silverio Pérez lo recomendó al Angelinos de California, a los que ayudó a llegar a lo play offs en la recta final.
La carrera de Tiant en Ligas Mayores terminó con 229-172 y 3.30, más victorias que Juan Marichal, pero nunca han llegado los votos suficientes para el Salón  de la Fama de Cooperstown. Tiant regresó a la Liga Mexicana con Diablos y Yucatán en 1983 con record de  8-6 para tener 48-51 en cinco años de Liga Mexicana. ¿Quién iba a decir que un pitcher que no lo pudo ver los “Sugar Kings” en La Habana y que perdió 19 juegos en su primer año de profesional con los Tigres iba a dominar de esa manera en Ligas Mayores?. Cuando se habla del jugador más querido en Boston, ese lo es Luis Tiant, quien lleva ya varios años como comentarista en los juegos del Medias Rojas que se transmiten en radio y en habla hispana.

No, no ha habido nada ni si quiera parecido a la carrera del gran Luis Tiant que se hizo gran pitcher en la Liga Mexicana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario