Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

miércoles, 30 de marzo de 2016


EL GRAN RECORD DE ROBERTO ORTIZ



rROBERTO ORTIZ TRIPLE EN EL PARQUE DEÑTA
EN los 91 años que cumple la Liga Mexicana solamente un bateador ha podido ganar cuatro títulos seguidos de campeón jonronero y ese lo fue el jugador latinoamericano más  famoso de su tiempo, el gran bateador cubano Roberto Ortiz, quien llegó a la pelota veraniega mexicana en 1945 y comenzó su cosecha de jonrones, un total de 92 cuadrangulares en esos cuatro años para ser monarca de voladas de barda con marcas de 26, 25, 22 y 19. Era el rey del Beisbol en América Latina y mientras que comenzaba a apagarse la estrella que tanto brillaba como la de Martín Dihigo, surgió Ortiz para ser el pelotero de habla hispana más nombrado de su tiempo, el rey del cuadrangular.






UNIFORME DE ROBERTO ORTIZ
Su popularidad al jugar esas cuatro temporadas con los Diablos Rojos del México fue inmensa en la Liga Mexicana y en la Liga Cubana impuso igualmente marcas de bateo para ser el gran jonronero, jugando la mayor parte de las temporadas antillanas con los Azules del Almendares.
Roberto Ortiz fue tan famoso que es el único  jugador latinoamericano del que  se ha hecho una película con la historia de su vida, “Honor y Gloria”, en que él aparece como el principal actor.
Con  el número 12 en la camisola, Roberto Ortiz se convirtió desde su llegada en el gran ídolo de los aficionados a los Rojos del México que lo bautizaron como el Gran Valente, ya que en una película de Walt Disney, muy popular  en ese tiempo, aparecía un gran bateador al que así le llamaban. Era la versión hecha al español de un famoso poema beisbolero americano llamado “Casey al Bat” que es legendario en la literatura beisbolera americana.
Nacido en el central Senado de la provincia de Camagüey en Cuba, Ortiz no tardó mucho tiempo en convertirse en el gran bateador en la pelota cubana, el gigante de Camagüey que conectaba jonrones, que se volaba la barda a cada rato.



ORTIZ CON ALMENDARES
En su última temporada con los Diablos, en 1948, impuso la marca de 35 juegos seguidos dando de hit, record que duró por años y años hasta que fue mejorada por el dominicano Luis de los Santos en el año 2000 con 36 y empatado por Carlos “Chispa” Gastelum en el 2012.
La gente iba al Parque Delta con la ilusión de ver otro cuadrangular de Roberto Ortiz, quien si bien no pudo alcanzar la cifra record entonces de 33 cuadrangulares en un año impuesta por aquel gran bateador de color, Joshua Gibson, si fue el líder en el departamento más espectacular que hay en el Beisbol por cuatro años seguidos.
Además de su fuerza bateadora y el carisma que significa ellos, Roberto Ortiz tenía también un brazo poderoso y muchos aficionados solíamos ir temprano al Delta para ver las prácticas de infield y ver tirar  a Roberto Ortiz a las bases desde su posición en el jardín  derecho. Igual sucedía cuando venía el equipo de Monterrey y podíamos ver el brazo fantástico  de La Mala Torres.
Después de la hazaña de Roberto Ortiz y sus cuatro  temporadas seguidas siendo el monarca jonronero ningún otro bateador ha llegado a tener ni tres títulos de cuadrangulares consecutivos aunque varios han llegado a tener dos  al hilo.





ORTIZ Y SUS BATES

La fuerza del brazo era tan fuerte que cuando lo firmaron los Senadores de Washington de la Liga Americana trataron de convertirlo en pitcher. Al estilo de Babe Ruth, no sabían si colocarlo de lanzador por la potencia en el brazo o de jardinero para aprovechar su bateo. Finalmente Ortiz se convirtió en uno de los mejores jonroneros de habla hispana de todos los tiempos y es indudable que le afectó el que los Senadores quisieran convertirlo en lanzador.
Roberto Ortiz tuvo varias jornadas inolvidables en el Parque Delta y bien dicen que como muestra basta un botón. El 10 de mayo de 1945 fue la presentación del muy famoso pitcher cubano “Jiqui” Moreno, que había hecho historia con infinidad de ponches en los amateurs, en el Parque Delta y Ortiz procedió  a tener una jornada inolvidable en que bateó el ciclo en una aplastante victoria de los Rojos del México de Ernesto Carmona sobre los Azules del Veracruz de Jorge Pasquel.
Roberto Ortiz bateó jonrón, triple, doble y dos sencillos, una tarde de cinco imparables en que logró el primer ciclo en la historia del equipo escarlata. En un invierno que no pudo jugar en Cuba por haber dejado las Ligas Mayores para venir a la Liga  Mexicana, (1948-48) Ortiz fue contratado por los Cardenales de Motúl que con Zenón Ochoa de manager ganaron el campeonato de la Liga Peninsular y el gigante tuvo una temporada completa al ganar la triple corona con porcentaje de .383, de jonrones con 17 y de carreras empujadas con 57.

MARRERO CONSUEGRA ORTIZ Y LIMONAR MARTINEZ



Curiosamente Roberto Ortiz tuvo sus últimos años de profesional como pitcher de los Leones de Yucatán en que tuvo una formidable campaña en 1956 que fue su despedida, de 13 ganados y dos perdidos con 2.78 en efectividad. No había duda que Roberto Ortiz fue el Babe Ruth de Camagüey.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario