Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 21 de marzo de 2016

1945

UNA CONTRATACION ESPECTACULAR

JULIO “JIQUI” MORENO




JIQUI MORENO DE AMATEUR
Aunque en 1945 estábamos a un año de la guerra beisbolera entre la Liga Mexicana contra las Ligas Mayores, Jorge Pasquel se anotó un éxito completo contra el mejor Beisbol del mundo al contratar para sus Azules del Veracruz al prospecto más famoso que hubo en América Latina en toda la historia, el pitcher derecho cubano Julio “Jiquí” Moreno quien había impuesto todos los records imaginables para un pitcher en la famosa Liga Nacional de Beisbol Amateur. “Jiquí” Moreno era el rey de la velocidad y se convirtió en el jugador más famoso en Cuba a pesar de no haber salido de la pelota amateur donde llevó a su equipo Círculo de Artesanos al campeonato.
La Liga Amateur jugaba solo un  partido a la semana, sábado o domingo, y con un solo pitcher estrella un equipo podía ganar el campeonato. Además “Jiquí”  había  lanzado para Cuba en aquellas famosas Series Mundiales Amateurs que de 1940 a 1943 se celebraron en La Habana, en el estadio La Tropical. En 1943 la Selección Mexicana manejada por Ernesto Carmona se anotó un éxito para la historia al vencer al famoso Julio Moreno en un gran partido de 14 entradas y por 2-1. El zurdo Pancho Alcaraz, con una gran curva, hubiera  ganado ese juego 1-0 de no haber sido por un error del tercera base Pingua Canales en la novena entrada. En la decima lo relevó el zurdo Angel Lozano que sería a la postre el pitcher ganador en el gran juego de 14 innings que decidió con hit el poblano Angel Luna.


EL GRSN JIQUI

Para 1945 ya había conquistado todo lo que  se puede lograr en el Beisbol Amateur, incluyendo 21 ponches en un partido,  y el gran “Jiquí”  Moreno estaba listo para hacerse profesional, con la mayoría  pensando que firmaría con los Senadores de Washington ya que en Cuba tenían a un buscador de tiempo completo que vivía en La Habana, Joe Cambria. Pero entonces los magnates de Ligas Mayores eran muy tacaños y Jorge Pasquel llegó con una mejor oferta para traerlo a la Liga Mexicana que de esa manera representa uno de los grandes éxitos del magnate veracruzano.
“Jiquí”  Moreno iba a lanzar solamente un año con los Azules del Veracruz y su debut profesional en la Liga Mexicana fue noticia de primera plana en los diarios deportivos La Afición y el Esto de la ciudad de México. La fama de Julio Moreno había  trascendido fronteras y cuando le tocó  lanzar en el Parque Delta en un enfrentamiento de los Azules del Veracruz contra los Rojos  del México con el también  cubano Tomás de la Cruz en la lomita, causó tanta expectación que de Cuba llegaron los más famosos cronistas de pelota que había en la isla y el Parque Delta  se llenó hasta los topes el 10 de mayo de 1945. De la Cruz  había dejado los Rojos de Cincinnati para lanzar en México y estaba programado contra el debutante espectacular.


Añadir leyenda

Sin embargo esa tarde en el Parque Delta, Julio “Jiqui” Moreno no fue pieza para unos Rojos que lo explotaron en la tercera entrada y terminaron ganando el partido esperado con paliza de 14-3. Comenzó siendo el día  del “Jiquí” Moreno y terminó siendo el día del gran bateador, cubano también, Roberto Ortiz, quien logró el ciclo: un jonrón, un triple, doble y dos sencillos para batear de 6-5 con dos carreras impulsadas.
En la misma primera entrada los Rojos lo atacaron con pasaporte a “Mosquito” Ordeñana, shortstop espectacular cubano que hacía grandes atrapadas en las paradas cortas pero que no bateaba mucho. Pedro Formental, en el jardín central de los Azules, le robó  un extra base a Theolic Smith y luego “Jiquí” ponchó a “Burbuja” Vázquez para estar a punto de salir del primer acto, pero lo esperaba una gran confrontación contra el gran jonronero Roberto Ortiz y quien ganó la batalla al poner la pelota contra las láminas del jardín  izquierdo. Un jonrón  de dos carreras que hizo perder la prestancia al “Jiquí” ya que llenó la casa con tres pasaportes seguidos para que Felino Cárdenas empujara la tercera carrera del inning con otro hit.





En la tercera entrada lo explotaron con un feroz ataque rojo de cuatro anotaciones, dos de ellas impulsadas por un hit de Theolic Smith.
“Jiquí ” Moreno  se recuperó de esa derrota y terminó la primera temporada de profesional con record de 14 ganados y 10 perdidos. También se recuperó de  una dura lesión en 1946 y comenzó  a lanzar con sabiduría para estar cuatro años en Ligas Mayores con los Senadores de Washington, donde tuvo 18-22 de 1950 a 1953, regresando a la Liga Mexicana en 1956 y en 12 años aquí ganó 122 juegos contra 99 derrotas y 3.85 en carreras limpias. Igualmente tuvo  una larga carrera en los profesionales cubanos lanzando con los Rojos del Habana y Tigres de Marianao.
Pero en el año 1945 fue la gran contratación de Jorge Pasquel, el pitcher amateur más sensacional en la historia del Beisbol cubano. Conrado Marrero duró más años de estrella en los amateurs antillanos, pero al ser el rey del ponche, “Jiquí” lo pasó en espectacularidad. Fue la “Jiquimanía” en el mundo de la pelota.

ROBERTO ORTIZ





Me tocó vivir en la Habana de 1939 a 1945 y me tocaron los años de gloria del “Jiquí” Moreno en los amateurs. Un domingo invitaron a mi papá a conocer el ingeniero azucarero en Aguacate, provincia de La Habana, y esa tarde el equipo local, el Deportivo Rosario jugaba contra Círculo de Artesanos donde lanzaba el Jiquí. Hubo un lleno hasta la bandera en el parquecito y esa tarde Moreno ponchó a 19 y ganó el juego venciendo en el duelo a un novato llamado René “Tata” Solís que luego jugaría en la pelota mexicana. Jiquí Moreno fue el rey de la pelota cubana héroe pos unos tres años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario