Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

viernes, 11 de marzo de 2016


1936

ROMO CHAVEZ GANA A CUBA








ALBERTO ROMO CHAVEZ


Para la temporada de 1936 el equipo Agrario de la capital, patrocinado y manejado por el Ingeniero Salvador Teuffer, fue el campeón de la Liga Mexicana y como fin de fiesta se organizó una gran serie de tres juegos entre los monarcas aztecas y el equipo Fortuna que había ganado el torneo de la fuerte Liga Nacional Amateur cubana. Era un circuito lleno de jugadores que luego serían estrellas en los profesionales o que les iba tan bien en sus trabajos que se quedaban en los amateurs.
Como Salvador Teuffer estaba fuera de México por esos días, el famoso Ernesto Carmona, uno de los fundadores de la Liga Mexicana, fue nombrado manager para esa serie que causó gran expectación entre los aficionados al Beisbol. Carmona, que era un banquete para los cronistas de su tiempo al hablar demasiado,  anunció que si no ganaba esa serie internacional se retiraría del Beisbol. El caso es que Agrario ganó el primer juego 8-2 con pitcheo de Felipe Montufar, llamado “el tigre de Santa Julia”, que era un gran pitcher y buen bateador  también. Cuba ganó el segundo juego 5-4 con Cheché Rodríguez en la lomita y todo quedó listo para el tercer y decisivo partido que agotó el boletaje del Parque Delta.


ERNESTO CARMONA Y FRAY NANO






El equipo mexicano incluyó a muy buenos jugadores de ese tiempo como Pancho Torrijos, Moro Chávez, Chucho Torrijos, Domingo Santana, Cupido, Sabino Cervantes, Carlos Rubio, Montúfar, el “Cacarizo” Peraza, Lozano, Revilla, Cupido, Grajeda, Zenón Ochoa, y el notabe pitcher Alberto Romo Chávez que fue elegido para el partido decisivo contra los campeones cubanos Mientras tanto el manager cubano, Reynaldo Cordeiro, anunció  como abridor al joven zurdo Agapito Mayor, en unos años más gran estrella de la Liga Mexicana y la Liga Cubana profesional.
En el equipo cubano hubo jugadores que eran estrellas como el destacado primera base Juan “Espinaca” Ealo, el antesalista Luis Suárez al que llamaban “la montaña guatanamera”, el segunda base Mario Fajo que fue parte de  varias  Selecciones antillanas y el manager Cordeiro estuvo de catcher.





AGAPITO MAYOR
La expectación fue tremenda al arrancar el partido.  Romo Chávez comenzó bien pero en la quinta y sexta tuvo que escapar milagrosamente  como si fuera el mago Houdini de esos tiempos. Cuba llegó a tener las dos veces corredores en tercera sin out y Romo no permitió carrera. En la quinta Chávez ponchó a Mario Fajo y Cordeiro para los dos últimos outs.
Finalmente en la séptima entrada los cubanos anotaron la primera carrera con triple de Tamayo por el left-centro y elevado de sacrificio de Cheché Rodríguez al izquierdo.

BRUJO ROSELL
El juego lo ganaba Cuba 1-0 al llegar el cierre del noveno y Agapito Mayor despachó  a Chucho Torrijos en elevado al short para el primer out, pero fue entonces que el equipo de Carmona se levantó de la tumba. De repente se llenó la casa con pasaporte a Sabino Cervantes, sencillo del emergente Felipe Montúfar y base a Revilla. Tres en base y un solo out para la gran oportunidad.
Le tocaba batear al pitcher Romo Chávez y Carmona mandó de emergente a Alfonso Grajeda, quien dio rola a segunda para un posible double play que terminaría el juego, pero el tiro del segunda base Fajo fue pifiado por el torpedero Cubells, entrando la carrera del empate y sorpresivamente Carmona, en el cajón de coach de tercera, mandó a home a Montúfar, quien  había arrancado de la segunda. El tiro vino  al plato y una jugada electrizante en que con una  barrida espectacular del hombre de la colonia Santa Julia llegó seif al plato con la carrera de la victoria. El júbilo fue grande, con todos los jugadores abrazándose y el público brincando de gusto y gritando en las gradas, mientras Agapito Mayor se marchó a la caseta echando maldiciones.



ZENON OCHOA


Fue un gran triunfo internacional para el equipo Agrario y el ataque electrizante de última hora hizo que no se supiera si Ernesto Carmona  se  hubiera retirado o no de haber perdido. Moro  Chávez y Carlos Rubio dieron dos hits cada uno en este partido y Alberto Romo Chávez, el mejor pitcher mexicano de su tiempo, lanzó las nueve entradas en una carrera, siete hits, seis ponches y cero bases por bolas. Los ampayers lo fueron el famoso Gabriel Atristain en home con el “Catalán” Zaldívar y Martínez en las bases.

Agrario fue campeón de la Liga Mexicana dos años seguidos, en 1935 y 1936, siendo Alberto Romo Chávez  y el cubano Basilio “Brujo” Rosell sus pitchers estrellas. Y Rosell, además, muy buen bateador. En 1936 fue pitcheando y bateando para el Agrario como un Martín Dihigo que estaba por llegar a México en 1937.

No hay comentarios:

Publicar un comentario