Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

domingo, 24 de enero de 2016

MI PRIMER VIAJE BEISBOLERO

A POZA RICA EN 1955 PARA LA SERIE

DE  MAZATLAN CONTRA. PETROLEROS



Era febrero de 1955 cuando estaba cumpliendo mi primer año de cronista en la Revista HIT que tuve oportunidad de hacer mi primer viaje fuera de la capital. Conocí a Angel Fernández en 1952 y me dijo que deseaba armar un programa de radio que llamaría “El Juego de Hoy” y mi trabajo era escuchar en onda costa un juego diurno de Grandes Ligas para luego el pasar las entradas decisivas en un programa de una hora. Yo anotaba el juego llevando el Box Score y luego se lo pasaba entrada por entrada en máquina de escribir. Y él narraba desde el principio si el juego se decidía en el inicio o comenzaba en la quinta entrada.


En 1952 pasamos en Radio 620, “La Música que Llegó para quedarse”, luego en Radio 590, la primera del cuadrante de su radio en 1953 cuando el programa ya tuvo mejor auditorio. Para entonces Angel consiguió de patrocinador a la compañía de llantas US Royal. Y para 1954 fue el mejor año del programa ya que Beto Avila ganó el campeonato de bateo y había mujcho interés en saber lo que había hecho el segunda base veracruzano cada día. En esos años había todavía muchos juegos diurnos en las Ligas Mayores y ya en la XEB el programa fue un gran éxito ya que tenía  una gran potencia y nos llegaban cartas de varios países del mundo. Para darle más animación y parecer que era un real juego estaba el operador del radio con uno disco de ambiente, que era el  público en un estadio. El operador subía la intensidad del ruido si Angel subía la voz en una jugada espectacular o en un gran batazo como el jonrón. Allí fue donde conocimos a Oscar “Rápido” Esquivel como operador y como ya le encantaba el Beisbol hacía un gran trabajo manejando la intensidad de los gritos.

ANGEL FERNANDEZ

El programa tuvo tan buen éxito que para invierno Angel Fernández decidió para los juegos de fin de semana del equipo Pericos de Puebla que estaba en la Liga Invernal Veracruzana. Al terminar la temporada se había decidido una serie al que ganara tres de cinco juegos entre el campeón de la Liga de la Costa del Pacífico y el monarca de la Liga Veracruzana. El entonces Alto Comisionado, Salvador Mondragón, tuvo mucho que ver en esto. Igualmente hubo dos Juegos de Estrellas, uno en casa de un equipo de la Costa y otro en un parque de la Liga Veracruzana.


PETROLEROS DE POZA RICA 1955

Para esa serie final logró Angel conseguir los derechos para los juegos tres, cuatro y cinco en la casa del campeón de la Veracruzana que fue el Petroleros de Poza Rica manejado por Chuck Genovese que se iba a enfrentar al Venados de Mazatlán. Los dos primeros juegos iban a efectuarse en el parque de los Venados y los siguientes en Poa Rica en un parque llamado Ingeniero Jaime J. Merino que era el gran jefe de Petróleos Mexicanos en esa ciudad pétrolera. 

GEORGE GENOVESE

Fue el Ingeniero Merino el que prometió pagar un dinero por las transmisiones. Sin embarfgo fue imposible poner los juegos en vivo ya que la XEB tenía un contrato con la Lotería Nacional para pasar en el instante preciso los sorteos con los números que iban saliendo premiados. Esas trabmisiones tenían un buen rating ya que además de los boletos premiados  había intervalos y ponían a artistas que cantaban sus canciones. Y se llenaba el elegante auditorio del hermoso edificio de la Lotería  donde estaba el famoso Caballito, entre Reorma, Avenida Juárez, Rosales y Ejido.
Por esa razón los juegos de Poza Rica que narró Angel Fernández pasaron diferidos y por ello  el Ingeniero Merino no quiso pagar nada de lo prometido.
-o-



MEMO GARIBAY


Acompañamos a Angel Fernández en  el viaje a Poa Rica el locutor comercial, Rubén Santos, el operador y yo d ayudante beisbolero que iba a realizar mi primer viaje en mi carrera de cronista. Fue en 1954 cuando Angel Fernández me dio oportunidad de escribir mis primeras columnas en  la Revista Hit. Tenía entonces 22 años pero como nunca había viajado sin la compañía de mis padres, mi muy querida mamá se preocupó mucho. Con el tiempo el gran Dios me permitió  hacer muchos viajes a Series Mundiales, Juegos de Estrellas, finales de la Liga Mexicana, Series del Caribe y otros eventos  como convenciones hasta que el 30 de noviembre del 2012 perdí una pierna y se acabaron los viajes para este Marco Polo beisbolero.
Pero aquel de febrero de 1955 sería el primero de tantos y tantos viajes.
-o-


ANGEL CASTRO

El viaje fue en autobús del DF a Poza Rica, una carretera estrecha y con muchas curvas. Todo ea nuevo para mí  y ya cerca de Poza Rica, un viaje de unas seis horas, se veía alumbrado el cielo aunque era de noche ya que antes funcionaban los llamados “mechones” que coronaban las torres petroleras. . En 1955 distaba mucho Poa Rica de ser una ciudad bonita y hacía  un calor sofocante en que los mechones ayudaban a ponerle aún más.


PROCOPIO HERRERA

Obviamente no había muchos buenos hoteles en Poza Rica pero encontramos uno con un cuarto disponible al que añadiendo camas adicionales pequeñas dormimos la caravana de la XEB. El secretario de la Liga Mexicana, Miguel Angel Calzadilla, no consiguió cuarto al llegar al hotel un poco después que nosotros y tuvo que dormir en el lobby y en donde le colocaron una cama adicional.
-o-



MITCHELL GARBER
Curiosamente los dos equipos que se enfrentaron en esa serie por la corona invernal de todo México, tenían un acuerdo de trabajo con los Piratas de Pittsburgh que estaba en una etapa de buscar nuevos y buenos jugadores.
Los dos primeros juegos fueron en Mazatlán  y Petroleros ganó el primero con gran pitcheo de un derecho americano llamado Mitchell Garber que era ujn gran prospecto, superando en el dujelo al llamado “venado mayor”, Daniel Ríos. Y en el segundo juego los Petroleros iban ganando por un buen número de carreras con pitcheo del zurdo Al Grunwald que cuando no lanzaba estaba en la primera base ya que era muy buen bateador. Sin embargo cuando relevó el grandote cubano Wlfredo Salas, que iba como refuerzo ya que lanzaba con Chileros de Jalapa, los Venados lograron una remontada espectacular y con un jonrón con casa llena del cátcher cubano Raúl “socio” Navarro terminaron ganando. Sacaron las castañas del fuego para empatar la serie a un triunfo por bando.


DANIEL RIOS

No se pudo hacer una serie al que ganara cuatro de siete juegos ya que había una fecha límite para que los jugadores americanos jugaran en invierno y esa fecha solo dejaba dos días para los posibles tres juegos restantes. El primero en Poza Rica, tercero de la serie, iba a ser un juego nocturno  y al día siguiente se jugaría un partido en la tarde y si la serie llegaba empatada a un quinto juego se celebraría esa misma noche.
-o-
Hubo fiesta en Poza Rica y chamacos de primaria  hicieron valla en las calles de la capital del petróleo para recibir a los Venados que manejaba Memo Garibay. El Ingeniero Merino no había descuidado detalle.
Como los dos equipos tenían acuerdos de trabajo con Piratas de Pittsburgh, el gerente Branch Rickey Junior, hijo del hombre que firmó a Jackie Robinson para Dodgers, fue como invitado a este primer encuentro y lanzó la primera bola.



MEMO LOPEZ
Para el juego de esa noche comenzaron lanzando Procopio Herrera por Mazatlán y Memo López por Poza Rica. Nos pusieron una pequeña mesa al lado de la caseta de la tercera, donde estaban los Petroleros, y allí pusieron los aparatos del radio, con Angel en la transmisión.
Fue un gran juego el de esa noche que iba 1-1 hasta que en la octava entrada el formidable Angel Castro lo decidió con un majestuoso jonrón sobre la barda del jardín  derecho. Perdió la pelota en la noche de Poza Rica el zurdo de Empalme, Sonora. Mazatlán ganó ese juego 2-1 y tomó ventaja de dos juegos a uno, a uno de conquistar la serie.
A la mañana siguiente fuimos al hotel donde se hospedaban los Venados y le pregunté a Memo Garibay, primera vez que hablaba con él, quiénes iban  a lanzar ese día. Me contestó que Daniel Ríos lanzaría  en el juego de la tarde y ya no necesitaría el juego de la noche porque iban a ganar el campeonato en el cuarto juego de la serie.
-o-
El primero  de los dos posibles juegos de ese último día se celebró en horas de la tarde y ha sido uno de los mejores duelos de pitcheo que he visto en mi vida. Podría decir que es el mejor duelo que he presenciado pero son tantos, tantísimos partidos que he visto desde 1940 a la fecha que no me atrevo a decir cuál fue el máximo De cualquier manera fue uno de los mejores que he visto en mi vida y la batalla llegó a la novena entrada empatada a cero carreras. Más que eso el pitcher derecho Mitchell Garber estaba lanzando un jugo sin hit ni carrera por Poza Rica en la gran batalla.


RONNIE LEE KLINE
Al comenzar la novena entrada el derecho Garber se enfrentó a Daniel Ríos que también era muy buen bateador y muchas veces con los Industriales de Monterrey sobre todo jugó  la primera base cuando no pitcheaba. El caso es que vino el enfrentamiento de Garber contra Ríos con el juego 0-0.
El Parque Jaime J. Merino tenía una barda cercana por el jardín izquierdo, más cerca que la del jardín derecho por donde Angel Castro había conectado el jonrón de la victoria una noche antes.
Esta vez Daniel Ríos le dio duro a la pelota por su banda, bateaba a la derecha. Y logro un largo batazo por el jardín izquierdo que ante la tristeza de los fanáticos que llenaban el parque en una tarde con mucho sol, se fue del otro  lado de la barda para la primera carrera del partido.
Ya con la ventaja el manager Memo Garibay relevó a “Balazos” Martínez y luego trajo al veloz americano derecho Ronnie Lee Kline, quien terminó ponchando a Chuck Genovese y Roy Parker que también iba de refuerzo ya que era pelotero de los Chileros de Jalapa. Recuerdo que Salvador Castro era el ampáyer de home y cantó el tercer strike, el out 27. Juego terminado y Memo Garibay tuvo razón ya que no necesitó lanzador para el juego de la noche porque simplemente no lo hubo. Kline lanzaría después en Ligas Mayores. Genovese que era el manager de Poza Rica nunca olvidaría ese partido.



PARQUE JAIME J. MERINO

Los Venados de Mazatlán le ganaron al Petroleros de Poza Rica la serie por la corona del Beisbol invernal mexicano por tres juegos a uno. Y con esos dos formidables juegos para terminar.
Después del partido esperamos en el campo por un buen tiempo, con Angel Fernández teniendo la esperanza de cobrar el dinero que había prometido el Ingeniero Merino para el patrocinio de los partidos en la transmisión por radio. Finalmente apareció Merino en el campo  acompañado de su brazo derecho, Raúl Gibb, y al ver a Angel le dijo sin siquiera acercarse para saludar: “De lo que hablamos no hay nada porque las transmisiones fueron diferidas.”
Y se marchó. Por muchos años, como acostumbraban  los jefes del PRI, el Ingeniero Merino fue el hombre fuerte de Poza Rica y cuando se marchó el Sindicato de los Petroleros quedó al mando del equipo que también jugó en la Liga Mexicana y ganó el campeonato de 1959.








Solamente nos quedaba el retorno a la ciudad de México y salimos ya en horas de la noche. Antes Angel decidió  entrar a una cantina para hacer tiempo y tomarse una copa. Allí encontramos al famoso ampáyer Carlos Alberto González tomándose unas copas al término de la serie. Estaba solo y platicando con parroquianos de la cantina, usted sabe que la vida del ampayer es bastante solitaria.
Llegó la hora de abordar el autobús y comenzó nuestro retorno a la capital en el que fue mi primer viaje beisbolero. Vendría otro viaje a Poza Rica pero es otra historia que si Dios me lo permite se la voy a contar en otra ocasión.

Por lo pronto Memo Garibay y sus Venados de Mazatlán habían salvado el orgullo de la Costa del Pacífico que se daba su “taco invernal” al tener muy buenos equipos en la pelota invernal, aunque jugaran en unos parques incómodos y feos. Ahora tienen estadios nuevos en varias plazas pero no los equipos tan fuertes que llegaron a tener.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario