Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

jueves, 19 de noviembre de 2015

SANDY KOUFAX 

LANZANDO PARA HOME

Por Alfonso Araujo Bojórquez

SANDY KOUFAX

SANDY KOUFAX








La pierna derecha apuñalada hacía el cielo, el cuerpo se mecía tan atrás, la mano izquierda 
casi, rozaba el suelo. Fue tanto el ballet como el béisbol, pero al igual que los bateadores quedaban paralizados por la gracia acrobática de la cuerda, Sandy Koufax, entregado al terreno de juego. Puede ser que la bola rápida, inmersión, dardos y el aumento del tiempo de llegar tan rápidamente que no tenía tiempo para un apodo. O tal vez, la curva igualmente desagradable, que parecía marcado su arco desde algún lugar en el estacionamiento. Realmente no importa porque, como el Salón de la Fama , Willie Stargell, gran toletero, observó: “Tratando de batearle a él, era como tratar de beber café con un tenedor”.
Añadir leyenda






Koufax llegó a las Ligas Mayores antes de cumplir 20 años y como “Bonus Baby”, no podían enviarlo a jugar a las Ligas Menores. Llegó al Salón de la Fama , antes de cumplir 40 años. Una flor tardía con un record de 30-40 en sus primeras seis temporadas. Quien iba a pensar en ese momento, la manera como respondería en el resto de su carrera. En la temporada de 1961, tuvo una buena actuación ganando 18 juegos y el primero de sus cuatro títulos de ponches con 269. Empezaron o continuaron sus lesiones que en 1962, bajó a 14-7, pero fue líder en efectividad con 2.54 y logró ponchar a 214 bateadores. Cerró su carrera con un estilo clásico, elevando su arte a un plano mítico de rendimiento. Un promedio de mas de 300 ponches por temporada y un extraordinario record de 97-27, Koufax fue difícil de batear en sus últimas cuatro temporadas, encabezando las Grandes Ligas en todas sus categorías de pitcheo concebible en un despliegue sin precedentes de la dominación, pura y total de pitcheo.

NUMERO UNO




Ganó solo 165 juegos en su carrera, pero Koufax se convirtió en el más joven en llegar al Salón de la Fama de Cooperstown a la edad de 36 años, en reconocimiento a los logros extraordinarios de su carrera fuera de serie, acortada por lesiones. El fue el primero en ganar tres veces el Cy Young y el único en hacerlo, cuando este premio se daba al mejor de ambas Ligas Mayores. En 1963, que fue el MVP (El Más Valioso), fue nombrado por unanimidad para ser el ganador del Cy Young y en la Serie Mundial contra Yankees, ganó el primer juego celebrado en el Yankee Stadium por 5-2, venciendo a Eddie Ford, ponchando a 15 y al barrerlos, se llevó el cuarto juego por 2-1, venciendo de nuevo a Ford y la única carrera de los Yankees, fue por jonrón de Mickey Mantle, siendo uno de los ocho chocolates que les propinó en ese juego. Yogi Berra, después de ver ponchar a 23 Yankees en 18 innings, dijo: 



“Es fácil ver como él ganó 25 juegos. Lo que no entiendo es como perdió cinco”. Lo que no supo Berra, que los Gigantes en San Francisco, lo apalearon con cinco carreras en la primera entrada y solo sacó un out que fue ponche para Jim Davenport y el pitcher que lo venció fue el dominicano Juan Marichal. A principios de la temporada de 1963, su primera derrota fue en Houston, con marcador de 5-4. La quinta derrota fue en Cincinnati en el viejo Crosley Field, explotando en la sexta entrada, permitiendo 5 carreras limpias y al término de ese juego se ponía en 18-5 y efectividad de 1.94. En su siguiente salida el jueves 15 de Agosto de 1963, abrió contra Bravos en Milwaukee y los dolores estaban en todo su esplendor. Fue bateado con facilidad en la primera entrada, donde también solo sacó un out y recibió jonrón con caja llena de Gene Oliver. Los Dodgers se recuperaron y se salvó de la derrota y además los Dodgers ganaron por 7-5.

El éxito espectacular de Koufax, vino con un gran precio físico, pues la artritis torció el brazo de lanzar fuera de forma, dejando una pulgada completa más que el brazo derecho en el momento en que se retiró a los 30 años, después de la temporada de 1966, con 27-9, 1.73 en efectividad y 317 ponches…Después más lanzamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario