Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Principio del formulario
PIMIENTA MORALES
LOS PEQUEÑOS GIGANTES DEL BEISBOL

PIMIENTA MORALES FUE UN GENIO DEFENSIVO

Viendo a jugadores como Kevin Flores  en la Serie Mundial uno se da cuenta que la estatura no impide llegar a las alturas en este rey de los deportes. Nos hizo recordar a algunos jugadores pequeñitos que fueron grandes como en nuestro Beisbol  a aquel Polín y Pimienta Morales, los dos shorstops. Pimienta surgió de la Academia de Pastejé y era el jugador favorito de Alejo Peralta en el Tigres.
Se convirtió en poco tiempo en un fenómeno fildeador y dejó huella con las muchas formidables jugadas que nos regaló  en las paradas ortas, mejorando en el bateo también. Posiblemente es el jugador más pequeño que ha jugado en la Liga Mexicana. Desgraciadamente su relación no tuvo el final que uno deseara con los Tigres pero así es la vida. Muchos le echan la culpa al Lic. José Luis Huerta que le cuidaba demasiado el dinero al Ingeniero Alejo Peralta.

PIMIENTA MEJORO CON EL BAT
Recuerdo que una vez le aposté un refresco a mi gran amigo Tranquilino Contreras a que un día iba a dar un jonrón en la Liga Mexicana y lo logró No es fácil para un jugador pequeño volarse la barda en 1985. Dio cuatro jonrones en 10 años de Liga Mexicana con .272 que es un average respetable para un short también buen fildeador. ¿Cómo lo compararía usted defensivamente con Borrego Sandoval?. Era un Guante de Oro también y lástima que su accidente en la carretera interrumpió una gran carrea.
DANIEL FERNANDEZ

En la historia del béisbol mexicano no han sido pocos los peloteros de talla pequeña, pero gran corazón. Alejandro “Cañitas” Moreno, Daniel Fernández, Héctor Zamudio, el “Acorazado de bolsillo” Enrique Aguilar, Alfonso “Houston” Jiménez, Ricardo Solís, son algunos nombres que nos vienen a la mente cuando se habla de talento y corazón en 
HECTOR ZAMUDIO





el diamante, a los cuales sumaremos a nuestro Estrella de este artículoy: Manuel “Pimienta” Morales, de posición short stop, nativo de Aguascalientes y que debutara con los Tigres Capitalinos en 1982, destacándose de inmediato por su juego alegre en el diamante, así como por su corta estatura.
Con el número 8 en la franela, “Pimienta” fue uno de los primeros egresados de la  Academia de Pastejé y podemos decir que uno de los más populares, ya que desde su llegada a la escuadra de bengala se apoderó de la titularidad en las paradas cortas, para llenar el hueco que en 1980 había dejado abierto Marco Antonio Leal.

EL FORMIDABLE PIMIENTA MORALES

Prácticamente de inmediato la afición felina se le entregó a Manuel, convirtiéndolo en uno de sus consentidos, lo cual representaba no cosa menor, si recordamos que en esa posición, además de Leal, los Tigres tuvieron a grandes exponentes, siendo el principal el carismático Fernando “Pulpo” Remes, quien a la postre resultó manager de Morales del 82 al 84 y vaya que le aprendió al de Montemorelos, N.L. ya que conforme pasaron las temporadas fue mayor su aporte a la defensiva y también incrementó sus números con el bat (claro que en esto seguramente fue más el trabajo con sus coaches, considerando que Remes no se distinguió precisamente por ser un aporreador temible)

ALEJO PERALTA .PIMIENTA ERA SUFAVORITO




Su año de novato compitió en carrera múltiple por el título de novato del año, con dos peloteros de los Petroleros de Poza Rica, que luego en el 84 fueron sus compañeros: José de Jesús Rodríguez  y un joven jardinero derecho de nombre Matías Carrillo, quien finalmente se llevó el nombramiento la tajada del pastel, atribuyéndose el nombramiento, pero ya  dejaba constancia de lo que vendría para los siguientes años.

CHITO GARCIA






En el 83 retornó y formaba la llave de dobles matanzas de los Tigres con Carlos “Yaqui” Ríos Jr, garantizando en las paradas cortas un fildeo más que aceptable, pero sobre todo del lado espectacular; sus lances hacia su izquierda o derecha para detener un imparable contrario eran prácticamente una situación que se presentaba diario en cualquier diamante donde estuvieran los Tigres.
PIMIENTA ERA MAS PEQUEÑO QUE PHIL RIZZUTO
Generalmente también era víctima de burlas que hacían alusión a su estatura, lo cual por supuesto no era una situación que disminuyera cuando enfrentaba a sus rivales
de enfrente; así cada que concluía un turno con out o bien cuando anclaba en la inicial con algún sencillo, los gritos y apelativos no se hacían esperar, pero Manuel continuaba incólume ante ello y buscaba dar su mejor juego para “cobrar” las facturas en el diamante.


ACADEMIA DE PASTEJE

Vaya que lo hizo en aquel año. En el round robin se enfrentaron los 2 rivales capitalinos en la última serie. El México llegaba a ese compromiso empatado con Campeche en primer lugar, luchando codo a codo con los filibusteros para el pase a la final de la liga; por su parte los Tigres estaban eliminados pero buscando, por supuesto, dar la zancadilla a su eterno rival….






DOBLETE DECISIVO
La oportunidad se presentó el 27 de agosto de ese año. Un sábado soleado y para la altura de la 6ª entrada de aquel juego, tomó su turno al bat Manuel Morales, teniendo a Ríos embasado y procedió a conectar un limpio doblete que empujó a su compañero de llave con la carrera de la ventaja; la carrera que a la postre resultó la de la victoria  y sobre todo significó para la escuadra roja una derrota de las más dolorosas de su historia, al significar la eliminación de ese playoffs.
Pero ese doble significativo no fue lo único rescatable que podemos tener de Manuel. De hecho fue 1984 el año de su consagración como jugador estelar. Bateando el mejor porcentaje de su carrera con .336 y 69 carreras producidas, guarismos que para un segundo bat son más que aceptables.
Aquel 84 los Tigres tuvieron su mejor equipo desde los Fabulosos del bicampeonato 65-66 y hasta antes de la etapa  del lado izquierdo del Parque con los campeonatos del 97 a la fecha.





Una escuadra integrada por Homar Rojas, JJ Rodríguez y JJ Bellazetín…. nombres que por cierto nos hacen evocar aquellas presentaciones del herman de Lalo el Mimo,  en el Parque del Seguro Social: “Homar Rojas, Homar con con H ,  JJ Bellazetín” aspectos que daban a los juegos de los felinos un matiz muy particular…. Otros integrantes de aquella novena eran Tony Castro, Rodolfo Dimas, Cecilio Ruíz, Francisco Cota, Francisco Montaño, Ildefonso Velázquez, Tony Castillo, Aurelio Rodríguez (en su año de retorno de MLB) y un par de peloteros que para los seguidores de Tigres significarían más que un nombre: Matías Carillo y Jesús “Chito” Ríos…. Todos dirigidos por un espectacular como pimentoso Fernando Remes.

PULPO REMES 
Ante todos estos nombres, Manuel Morales nunca desentonó, por el contrario fue de los que subió su nivel (ya decíamos que puso sus mejores números) y de ser 9º en el orden, su desempeño y disciplina lograron que Remes lo ubicara como segundo, entre el “Piri” y el “Coyote” con lo que el line up era suficientemente flexible para generar jugadas. Bellazetín generalmente se embasaba, Morales lo adelantaba y posteriormente Matías, Castillo y Aurelio buscaban que timbraran los de adelante….
Este equipo llegó hasta la final de la zona sur, enfrentando a los Leones de Yucatán, perdiendo en 7 vibrantes juegos, sobre todo porque para el decisivo no tuvieron un brazo descansado, por lo que quedaron en el camino, aún y con un béisbol que era muy atractivo para los aficionados.

GRACIAS PIMIENTA






El “Pimienta” continuó jugando con los Tigres hasta 1987 y posteriormente estuvo con los Rieleros de su natal Aguascalientes, así como con Saltillo y San Luis. Aunque un accidente automovilístico a mediados de la década de los 80 lo postró en cama y si bien retornó a los diamantes para enfundarse en las franelas señaladas ya no fue el mismo. El Ingeniero Peralta lo quería tanto que mandó a su helicóptero para llevarlo del lugar del accidente al hospital. Meses después tuvo una disputa salarial con el Lic. Huerta y Tigres lo cambió.
Es difícil saber si hubiera llegado más lejos pero indudablemente que Manuel fue en su momento una de esas grandes estrellas de Cla Liga Mexicana. Imposible olvidar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario