Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 9 de noviembre de 2015

LANZANDO PARA HOME
Por Alfonso Araujo Bojórquez
ICHIRO ABAJO DE TY COBB
El japonés Ichiro Suzuki, regresa el año próximo buscando llegar a los 3 mil hits. Con Seattle ganó 10 Guantes de Oro con los Marineros de Seattle, pero se quedó corto, a dos de la marca que está en poder de dos grandes jardineros como fueron, Roberto Clemente con los Piratas y Willie Mays con Gigantes. Entre los lanzadores el número uno es Greg Maddux, que en sus 23 temporadas, se adjudicó 18, seguido por Jim Kaat, que había dejado la marca en 15. Entre los receptores el número uno es Ivan Rodríguez con 13, seguido por Johnny Bench con 10. Los mejores como primeras bases son, Keith Hernández con 11 y Don Mattingly con 9. El boricua Roberto Alomar es el que tiene más Guantes de Oro como segunda base con 10, dejando atrás a Ryne Sandberg con 9. Muy lejos está Brooks Robinson, tercera base de los Orioles, del que ocupa el segundo lugar que es Mike Schmidt, pues cerró con 16 trofeos por su gran fildeo, quedando arriba por 6 sobre Mike. El maravilloso Ozzie Smith, encabeza a los paradores en corto con 13, por 11 del venezolano Omar Vizquel. Hay tres jardineros más que tienen 10 guantes y son, Ken Griffey Jr., Andruw Jones y Al Kaline.


UNA DE LAS BARRIDAS ASESINAS DE TY COBB

Donde no hay discusión, es que Ichiro es uno de los mejores bateadores, estuvo en primer lugar con 1.413 hits por juego de por vida, pero en las últimas temporadas ha bajado en su total de imparables, que ahora su promedio es de 1.245 por partido, teniendo 2,935 hits en 2,357 juegos Con esa baja en sus hits, Ty Cobb, recupera el primer lugar, pues jugó 3,034 partidos y bateó 4,189 hits, promediando 1.380 por encuentro. Por su parte Pete Rose, que cerró su carrera con la marca de 4,256 hits, haciéndolo en 3,562 juegos, lo cual da un promedio de 1.194 hits por partido. 

BABE RUTH Y TY COBB 
“El Rajah” Rogers Hornsby, considerado de los grandes bateadores de todos los tiempos, vio acción en 2,259 juegos, sumando 2,930 imparables, promediando 1.297 por partido, pasando a segundo lugar. El chico de San Diego como fue conocido Ted Williams, se caracterizó por su gran bateo y en 2,292 juegos, sumó 2,654 hits, promediando 1.158 hits por encuentro. Nos pusimos a sacar los promedios por juego de los mejores bateadores en la pelota de invierno y Héctor Espino es el número uno con 1.175 por juego, seguido por Ramón “Diablo” Montoya con 1.115, en tercer lugar Alfredo “Yaqui” Ríos con 1.102 y en cuarto Miguel Flores con 1.074. Aunque en el verano, aparentemente se batea más, tenemos que Espino tiene, 1.152 hits por juego, Jesús Sommers que cerró con 3,004 hits en 2,908 juegos, solo tiene de promedio 1.033. El mejor de todos es Miguel Suarez con 1.223 y le sigue Daniel Fernández con 1.160.






MIGUEL SUAREZ
Los números que dejó Bobby Darwin en su peregrinar por este béisbol de invierno en 
México, son excelentes. Cuando llegó Maury Wills de manager de Hermosillo en 1970, hizo su presentación Darwin con 27 años y procedente de la Liga de California, donde bateó 23 jonrones con el Bakersfield, sucursal de los Dodgers. Con Hermosillo que fueron campeones, terminó con .317, 16 cuadrangulares y 55 empujadas. En el round robin, en 8 partidos, bateó para .379 con 3 para la calle y 7 fletadas. En la final contra Mochis, se fue de 4-1 en el primer juego, empujando una carrera, de 4-1, sencillo en la cuarta ante Antonio Pollorena, en el tercero de 2-1 y fue el héroe en el partido de campeonato, con jonrón en la séptima para empatar a una carrera y otro en la novena con Espino en base, para darle el campeonato a Hermosillo. Regresó al año siguiente, empatando marca de Ronnie Camacho en cuadrangulares con 27, produjo 56 y bajó a .284. Regresó con Mexicali en 1977-78 con .277, producto de 23 hits en 83 turnos, 3 dobles, 6 jonrones y 12 producidas. Bobby llegó a grandes ligas como lanzador, donde no pudo brillar. Años después volvió como jardinero y solo bateó 83 jonrones en 2,224 turnos al bat…Después más lanzamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario