Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 16 de noviembre de 2015


GEORGE GENOVESE

DEBUTO CON DOS CAMPEONATOS

GENOVESE CON SENADORES DE WASHINGTON
CUANDO vi a George Genovese varios años después de haber manejado cuatro temporadas al Tigres capitalino de 1955 a 1958 me comentó que el mejor manager que había visto en su vida lo fue Lázaro Salazar, al que se enfrentó en 1956 cuando el mentor cubano llevó a los Diablos Rojos del México al campeonato, el primero de su historia. Genovese no escatimó elogios para el llamado Príncipe  de Belén ya que nació en un barrio de La Habana llamado precisamente Belén: “Vi muchos managers en las Ligas Mayores y Menores pero nadie como Salazar y pongo a todos los que he visto en mi vida. Salazar era un genio y ya cuando arrancaba el juego sabía lo que iba a hacer en la séptima entrada y en todo el partido. No necesitaba de los “charts” (apuntes)  que llevan ahora los managers, todo lo tenía en su cabeza y nació para ser un gran manager y me dijeron que cuando fue joven era muy buen jugador.
LAZARO SALAZAR

También ganó campeonatos como timonel en la fuerte Liga Cubana. Si Salazar hubiera manejado al Diablos en 1955 posiblemente nosotros (los Tigres) no hubiéramos ganado el título.”
Los años han pasado y actualmente con 92 años sigue yendo Genovese a los juegos del Dodgers en Los Angeles y me contaba Mike Brito que se acompaña de un bastón pero sigue caminando y con entusiasmo.
Genovese ha sido buscador del Dodgers por varios años.
eN lIGAS mAYORES CON wASHINGTON
-o-

Cuando los Tigres llegaron a la Liga Mexicana para participar en la temporada de 1955  anunciaron un acuerdo de trabajo con los Piratas de Pittsburgh y que el manager iba a ser alguien de esa organización. Primero los Piratas dijeron que Andy Cohen, un manager que se hizo de nombre en las ligas de la frontera, iba a ser el manager. Cuando dieron la noticia el muy buen cronista “Charro” Cárdenas del diario Esto le dijo al célebre buscador Howie Haak que Cohen era judío, a lo cual le contestó con una pregunta: “¿A poco quieres que te traiga al Papa para dirigir al equipo?”.

LO CONOCIMOS HACIENDO CAMPEON A POZA RICA EN 1954-55

Howie Haak fue un famoso buscador que recomendó al Piratas la firma de Roberto Clemente cuando estaba en las sucursales del Dodgers, firmando después a Manny Sanguillén y Tony Peña.
Sin embargo hubo un cambio de último momento y los Piratas mandaron como manager al Tigres a George Genovese, quien había sido un infielder en sus tiempos de jugador y que ya había conocido el Beisbol mexicano porque el invierno anterior manejó al Petroleros de Poza Rica, equipo que también tuvo un acuerdo con los bucaneros, y los había llevado al campeonato.

TIGRES CAMPEON DE 1955 CON LEO RODRIGUEZ, ROLANDO HERRERA, PEPE BACHE Y GENIOVESE






Fue allí donde conocimos en México a Genovese, quien todavía a los 36 años era jugador activo en las paradas cortas. La llegada de Genovese a la pelota mexicana con Poza Rica y Tigres fue algo refrescante  ya que tuvimos la oportunidad de conocer nuevos tipos de estrategia porque aquí siempre estaban los mismos managers. Fue un gran éxito de Genovese en Poza Rica, llevando a los Petroleros al primero de sus campeonatos. Luego tuvo la serie contra Mazatlán por el título total de la pelota mexicana invernal que ganaron los Venados con Memo Garibay de manager. Y si Genovese ya conocía la pelota mexicana los Piratas pensaron que era el indicado para mandarlo en verano también.
Un cronista comenzó a llamarlo “Chuck” Genovese pero él explicó que era su hermano Frank Genovese al que se le conocía en la pelota americana como “Chuck”. Sin embargo todos seguimos llamando a George como Chuck.
-O-

GENOVESE IZQUIERDA PELEANDO CON EL COACH ALEX CARRASQUEL DE LOS DIABLOS EN 1955

George Genovese  nació en Staten Island, Nueva York, y un lugar famoso en la ciudad, y aunque era pequeño de estatura inició una carrera en el Beisbol que como jugador lo llevó a media taza de café en Ligas Mayores. Por su altura el infield era su mejor lugar ‘y era ante todo un shortstop. Llegó a jugar unos años en la Liga de la Costa del Pacífico con los Estrellas de Hollywood y habla maravillas de ese circuito: “Eran viajes cortos, buena paga y muy buenos estadios. Me encantó  el lugar y compré una casa en North Hollywood donde sigo viviendo”.

CON ESTRELLAS DE HOLLYWOOD
En 1950 llegó la oportunidad para George Genovese al ser llamado a Ligas Mayores por los Senadores de Washington en donde solo tuvo tiempo para la foto y tomar acción breve en dos partidos antes de que lo regresaran. El manager Bucky Harris no le dio la oportunidad de demostrar su capacidad.
Su debut fue el 28 de abril de 1950 en un juego en Washington en que los Senadores jugaron contra los campeones Yanquis donde tenían en el orden al bat a Phil Rizzuto, Cliff Mapes, Bobby Brown, Joe DiMaggio, Yogi Berra, Gene Woodling, Joe Collins y Jerry Coleman, con Allie Reynolds de pitcher. Fue hasta la novena entrada en que lo llamaron de emergente por el pitcher Ray Scarborough y contra el gran estrella Allie Reynolds sacó una base por bolas. Los Yanquis ganaron ese juego 6-2 con triple y doble de Joe DiMaggio que produjeron dos carreras.
Genovese me llegó a comentar lo emocionante que fue estar en ese partido: “Yo había nacido en Nueva York y Yanquis era mi equipo favorito, con DiMaggio, mi “páisano”, siendo mi ídolo. Y ahora estaba en Grandes Ligas jugando contra ellos”.

TIGRES DE 1957  CON GENIOVESE






En su segunda y última aparición, Genovese también bateó de emergente por el pítcher Mickey Harris en un juego que ganó Tigres de Detroit ´9-6. Genovese dio rola por segunda y eso fue todo ya que nunca más apareció en un juego de la gran carpa. Su única vez al bat oficial fue contra el derecho de anteojos Paul Calvert que por cierto estuvo en la Liga Mexicana en los tiempos de Jorge Pasquel lanzando con los Alijadores de Tampico. Nunca olvidaré un juego que le vi en el Parque Delta en que le ganó un gran duelo 1-0 al Rojos por los que tiró su estrella Theolic Smith.
En aquel Senadores donde llegó a tener Genovese sus dos actuaciones como bateador emergente estaba también el jonronero cubano Roberto Ortiz que fue cuatro veces seguidas campeón de  cuadrangulares de la Liga Mexicana con los Diablos Rojos.

MUCHOS DECADAS DE BUSCADOR EXITOSO



La mejor temporada de George Genovese como pelotero fue la de 1948  con Denver primero y Hollywood después en que bateó para .305 con siete jonrones. Llegó a jugar en la vieja Liga de la Costa Mexicana con Mazatlán y fue por ello que me llegó a decir aquello de que Leo Rodríguez era tan bueno o mejor fildeador que Brooks Robinson: “Lo vi hacer jugadas increíbles  hasta en el parque de Guaymas que tenía un infield sin pasto y parecía un campo para guardar  chatarra. Leo fue fantástico y merecía que los Piratas lo hubieran dejado jugar en las Ligas Mayores.”
En 15 años de Ligas Menores bateó .257 y 19 jonrones que era entonces un average normal  entre los shortstops profesionales.

 
UN LIBRO DE GENOVES SE PUBLICO HACE UNOS MESES
Ya trabajando con los Piratas debutaba como manager y sus aspiraciones eran las de volver a Ligas Mayores como timonel: “Cada año me fijaba quién podría ser el próximo manager de Pittsburgh y siempre tuve la confianza que podría hacer un buen papel si me dejaran manejar allá arriba. Esa era mi ilusión.”
-o-
El primer año de Genovese y del Tigres fue espectacular, con tres equipos llegando nariz con nariz en el primer lugar hasta el final del calendario. Diablos, Tigres y Nuevo Laredo estuvieron metidos en una pelea tremenda.



Al principio los Piratas enviaron jugadores muy jóvenes al Tigres que estuvo por un tiempo en el último lugar y quitaron del equipo al gran veterano Angel Castro:  “Fue terrible dejar fuera a Castro que había sido mi compañero con Mazatlán y un gran jonronero pero todo apuntaba a que estaba al final del camino y nosotros estábamos  en el sótano.”
Fue entonces que los Piratas les quitaron a los refuerzos que no sirvieron y mandaron grandes jugadores como el shortstop Jimmy Baumer, el primera base Al Grunwald que también era muy buen pitcher, el segunda base Tommy Watson , el jardinero central Gail Henley y pitchers como los zurdos Al Jackson y Fred Waters, este último ganando la triple corona. Igualmente mandaron a Leo Rodríguez para jugar la tercera base y resultó el campeón bateador. 
ALEJO PERALTA  A    LA DERECHA CON BETO AVILA

Un refuerzo adicional lo fue el pitcher zurdo Paul Pettit, quien ahora estaba tratando de hacer carrera como bateador tras lastimarse el brazo. Pettit fue el primer draft colegial en recibir un bono de 100,000 dólares y no pudo desquitarlos ni como pitcher ni como bateador. Pero con los Tigres de 1955 bateó muy bien y hasta lanzó en algunos juegos cuando el pitcheo estaba escaso. El joven Rudy Sandoval hizo muy buen trabajo como cátcher quitándole el puesto al titular Armando Flores y el versátil infielder Pepe Bache  fue llamado “el hombre banderín” por los campeonatos en que había estado.


ADOLFO LUQUE
Tigres y Nuevo Laredo que manejaba el famoso Adolfo Luque terminaron empatados en primer lugar y en una serie extra, los felinos ganaron los dos primeros juegos para conquistar el  campeonato. Así que Genovese había debutado en el Beisbol mexicano con dos campeonatos consecutivos, con Poza Rica y Tigres. Curiosamente en ese 1955 el gran Lázaro Salazar no manejó en Liga Mexicana y estuvo como buscador de los mismos Piratas.
Sobre ese equipo campeón de 1955, Genovese me llegó a comentar: “Fred Waters tenía todo para triunfar en las Ligas Mayores pero desgraciadamente se lesionó y no fue el mismo al recuperarse. Con Grunwald la organización no sabía que hacer, ya que era buen pitcher y buen bateador y posiblemente eso lo perjudicó”.


GENOVESE EN SU CASA CON SUS RECUERDOS

Grunwald, por cierto, es uno de los que aparece en el famoso libro del Quien es Quien como uno de los primeros bateadores en conectar dos jonrones en una misma entrada. Naturalmente Al Jackson tuvo sus buenos años en la gran carpa y luego estuvo por un buen rato como coach de pitcheo en varios equipos. Jimmy Baumer terminó yendo  jugar al Japón y se portó de maravilla cuando nos encontró en la jira que hizo Tigres por tierras niponas en 1966. Nos invitó al Lic Jorge Pulido, que iba al frente de la delegación, y a mí, a una base norteamericana en donde comimos para chuparnos los dedos. Baumer por cierto fue manager-jugador cuando Poza Rica ganó el último de sus tres campeonatos en la Liga Invernal Veracruzana en la temporada de 1957-58.
-o-

A PRINCIPIOS DEL 2015

Cuando llegué a trabajar al diario deportivo La Afición, nuestro jefe de redacción y muy buen cronista de Béisbol, Roberto Hernández, era gran amigo de Genovese y después de algunos juegos, ya tarde en la noche, iba al periódico para ir a cenar con Roberto, por lo  que tuve oportunidad de conocer aun más a George. Por otro lado el otro cronista de Béisbol en el diario, Raúl Mendoza, no estaba de acuerdo con muchos de los movimientos del manager americano y lo criticaba.
-o-
Para 1956 fue cuando Genovese conoció a Lázaro Salazar de manager y aunque los Tigres volvieron a tener un equipo muy fuerte, los Diablos ganaron su primer campeonato con mucha ventaja. En ese año estuvo metido Genovese en dos pleitos al jugar contra Diablos, uno contra el coach de pitcheo, el venezolano Alejandro Carrasquel, primer venezolano en jugar en las Mayores, y el otro contra el pitcher rojo Vicente López. Genovese era un manager bravo y sus pleitos con el famoso ampáyer cubano Amado Maestri fueron varios y espectaculares.

AMADO MAESTRI EL NUMERO UNO





En una ocasión Genovese quería que suspendieran el juego porque estaba lloviendo bastante y, además, su equipo podría salvarse de una derrota ya que no era un juego oficial todavía. En uno de los innings entró al cajón de coach de la tercera protegido por un paraguas como protesta contra el ampáyer. Maestri  dio unos pasos hacia tercera y lo expulsó del partido.
Los Diablos ganaron el cetro con nueve juegos de ventaja sobre Tigres y una de las estrategias de Genovese en los últimos innings era la de traer del jardín derecho al jonronero Felipe Montemayor para que se enfrentara a Alonso Perry en ese sistema de zurdo contra zurdo. Y casi siempre, Montemayor dominó a Perry.


LA AFICION DE ANTES


En otra ocasión, cuando el veloz Lino Donoso que ya estaba con los Tigres después de estar un rato con los Piratas en la gran carpa, fue traído de relevo en la última entrada para lanzarle al mismo Perry y el grandulón zurdo le puso un lanzamiento en las gradas para que ganara Diablos
Genovese volvió de manager con Tigres en 1957 y los refuerzos del Piratas, aunque buenos, no fueron tan especiales como los anteriores y aunque pelearon hasta el final quedaron en tercero con Leones de Yucatán de campeón, Diablos en segundo y luego Tigres. El último día de esa temporada el Parque del Seguro se llenó hasta el tope para un juego de Diablos contra Tigres en que los Rojos todavía podrían alcanzar al Leones si ganaban ese juego.
Genovese estropeó la posible fiesta roja al mandarle como abridor al zurdo Al Jackson que luego tuvo una carrera en Ligas Mayores y que venció al Diablos en ese partido final con jonrón de Felipe Montemayor. Y los aficionados del Tigres lo festejaron  como si hubieran ganado el título.

ADIOS CHUCK GRACIAS POR TU AMISTAD

En una ocasión de ese 1957 los aficionados del Tigres le tiraron injustamente cojines a Genovese  después que en la novena entrada mandó de emergente a Humberto “Pajarito” Guerrero, que tenía poder, por Jaime “Loco” Abad que era bateador de líneas. En ese momento con dos outs necesitaba Tigres un jonrón milagroso y se juntaron el que Guerrero falló, siendo el  último out del juego, y que el “Loco” Abad, que jugaba con mucho entusiasmo, fuera un favorito de los fanáticos, para que la agarraran contra el manager.

YOGI BERRA PAISANO Y AMIGO DE GENOVESE




Fue 1958 el último año de Genovese como manager felino y resultó una campaña desastrosa para toda la Liga Mexicana. Los refuerzos que mandó  Piratas fueron malos y Alejo Peralta, el dueño del Tigres, decidió al terminar la campaña acabar el acuerdo con los bucaneros. Diablos terminó en segundo a 10 juegos del Tecolotes campeón pero los Tigres fueron los últimos empatados con Poza Rica.
Los fanáticos dejaron de ir al parque y como no habían pagado la luz a tiempo, se jugaron de día los últimos encuentros. En una ocasión dos ampayers llegaron tarde y dos de los jugadores actuaron como ampayers de bases, con el pitcher Tommy Herrera, entonces del Tigres, en la primera base. El que luego fue terror de los ampayers al ser manager del Diablos, fue ampayer por lo menos en aquel juego.


Añadir leyenda

Por cierto que gracias a los problemas que tuvo mi compañero Raúl Mendoza con algunos jugadores del Tigres al criticarlos fuerte en el periódico, tuve mi primera oportunidad de hacer la crónica de uno de los juegos en el Parque del Seguro. Estaba viendo y anotando el juego desde uno de los asientos cuando pasó por el pasillo de arriba el tercera base americano Lee Utt del Tigres que andaba feroz buscando a Raúl para reclamarle y posiblemente tratar de golpearlo. Me preguntó si sabía dónde estaba y le dije que no iba a venir al juego. Entonces supe la razón por la que Raúl no había querido ir al partido. Mendoza fue por muchos años el anotador oficial y compilador de la Liga Mexicana, extraordinario en el arte de Pitágoras.
Luego tuve que bajar a la caseta del Tigres porque había una pelea allí y cuando llegué supe que el pitcher cubano David “Látigo ” Jiménez ´y el americano Corky Glamp habían tenido una riña. Todo salió mal ese año y para Tigres fue el adiós a los Piratas y al gran Genovese del que ya era un buen amigo. Con el tiempo fuimos grandes amigos y nos poníamos muy contentos al vernos en Estados 

Unidos. Terminaba una era,  la de George ”Chuck” Genovese con los Tigres.
-o-
LOS ULTIMOS AÑOS DE SU VIDA CON DODGERS

En la temporada 1957-58 de la LigaInvernal Veracruzana el Ingeniero  Alejo Peralta tenía en la capital a dos equipos, Aztecas y Diablos Rojos.  El Aztecas estaba muy mal, se fue al sótano y decidieron traer a Genovese como manager, estando en varias series antes que después de 84 juegos, cerca del final, el Ingeniero decidió quitar a los dos equipos ya que el público no asistía. Fue curioso que unas horas antes de dejar la liga el entonces promotor Eduardo Orvañanos anunció que Diablos y Aztecas jugarían un partido gratis y esa tarde hubo un lleno en el Parque del Seguro Social, pero como ya Peralta había anunciado que los equipos quedaban liquidados no se pudo llevar a cabo el juego. Fue muy curioso pero real que aunque no iba gente a los juegos se llenó cuando se anunció que era de gratis. Y es que los aficionados ya se habían acostumbrado a aquel trabuco que tuvo Diablos Rojos en 1955-56 con Beto Avila y siete jugadores más de Ligas Mayores.  O el Aztecas de 1953-54  con Beto Avila y otros muy buenos jugadores.
Genovese mostró  su carisma y alegría en esos juegos que manejó al Aztecas pero fue testigo de la desaparición de la capital, para siempre, de la Liga Invernal Veracruzana.
Ese año Poza Rica fue el campeón y al año siguiente jugaron con cuatro equipos de provincia y el Pericos de Puebla, con un gran trabuco ya que también había desaparecido la Liga de la Costa Mexicana, fue el monarca.
-o-



Al dejar al Tigres en 1958, Genovese estuvo poco tiempo más con los Piratas y en 1960 ya estaba trabajando con los Gigantes de San Francisco donde estaba su hermano Frank, el auténtico ”Chuck”. En ese 1960 manejó George al Artesia de la Liga de novatos  en su segundo año profesionales, para luego dirigir a El Paso en tres años seguidos. El Paso entró  a la Liga de Texas en 1962 y Genovese los llevó al campeonato con un trabuco ya que los campeones individuales del circuito fueron todos de este equipo.




Después de la temporada de 1963 los Gigantes convirtieron a Genovese en un buscador de tiempo completo  y en ese renglón se anotó  muy buenos éxitos al firmar a jugadores tan importantes como Bobby Bonds, el papá de Barry,  George Foster, Dave Kingman que dio 442 jonrones, Gary Mathews, Garry Maddux, Chili Davis y Jack Clark entre otros.

BOBBY BONDS

Allá por 1971 Genovese viajó a la ciudad de México  y recordó  los buenos viejos tiempos al darle un chequeo a los jugadores de la Liga Mexicana. Cada noche de los días que estuvo nos juntamos por un rato en Sanborns de La Fragua, por el monumento de la Revolución, para hablar sobre los jugadores que le interesaban y recordar los viejos tiempos. Me confesó que fue feliz en todos los terrenos que pisó en el Béisbol, como jugador,  manager y buscador: “En todos la vida te da un reto y esto era en un trabajo que tanto me gusta, como lo es el Béisbol lo cual es una bendición. Tuve grandes recuerdos en todas la facetas del juego.”
Fue por esos días  que George Genovese me dijo que no estaba seguro si Celerino Sánchez, tercera base de los Tigres capitalinos, tenía o no poder.
Me extrañó con esas palabras y cuando le dije que había dado 20 jonrones en Liga Mexicana, me dijo: “No estoy seguro si Celerino pueda manejar el pitcheo de Ligas Mayores con el swing que tiene“.
CELERINO SANCHEZ
Y Genovese tuvo razón ya que cuando Celerino estuvo dos años con los Yanquis tuvo que ajustar su swing y fue un bateador de líneas, conectando solo un jonrón que fue en el Yanqui Stadium,  fue el sábado 12 de mayo de 1973 en el Yanqui Stadium original. Curiosamente ese juego fue pasado en México a través de la primera cadena de cable que hubo.
En otra ocasión Genovese regresó a México para ser parte de un muy buen juego de veteranos entre los Diablos y los Tigres. Genovese estuvo de manager de los felinos pero los años habían   pasado y ciertamente aquellos héroes de antaño no recibieron las ovaciones que merecían.
Al terminar el juego bajé al vestidor para hablar un buen rato con Genovese, quien me manifestó  que en sus tiempos de jugador y manager en Liga Mexicana vio a muchos peloteros mexicanos que hubieran jugado en Ligas Mayores de haber existido tantos equipos como en la actualidad y no solamente los ocho que había en cada circuito.


LEO RODRIGUEZ

Me comentó que jugadores como Angel Castro, LaMala Torres, Pepe Bache, Leo Rodríguez, Chanquilòn Díaz, Daniel Ríos y muchos más estarían  hoy en día en las Grandes Ligas.
Los años pasaron con la velocidad de un viento huracanado y en una convención de Béisbol en la ciudad de Atlanta tuve la oportunidad de ver y felicitar a George Genovese al ser elegido el “Buscador del Año”. Iba con su hija y les tomé una foto con mi cámara Disk que estaban de moda entonces para publicarla en el diario donde trabajaba. En esa convención nos reunimos una noche para tomar unas copas y George se emocionó mucho cuando el colega Jorge de la Serna, al calor de los tragos, se acordó  de Lola Beltrán y comenzó a cantar Cu-cu-rru-cu-cu Paloma, canción que le encantaba a Genovese. De la Serna se defendió con la canción aunque el que canta muy bien entre los  cronistas lo fue Alejandro León. Me confesó  Genovese que sus años en la Liga Mexicana fueron maravillosos, algo que nunca iba a olvidar en su vida.





Un día mi gran amigo Mike Brito me dijo que  Genovese estaba trabajando ya con los Dodgers de Los Angeles y le  mandé una tarjeta navideña para recordar los tiempos formidables que ya se pasaron y he seguido en contacto con él via tarjetas decembrinas. Todo un personaje el estimado George Genovese. Esta última que le mandpé, desgraciadamente, ya no llegó a tiempo, pero su familia la recibirá y sabrá lo muy amigos que fuimos.

(Nota: Este artículo lo escribí en el 2014 a excepción de las últimas líneas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario