Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 23 de noviembre de 2015

EL UNICO EN LOGRARLO

EL DIA QUE JOE DIMAGGIO DIO TRES HRS

EN EL INEXPUGNABLE ESTADIO GRIFFITH


JOE DIMAGGIO











DESPUES de su espectacular y formidable retorno en 1949 para ayudar al Yanquis de Nueva York en el primero de cinco campeonatos seguidos, algo que nunca se había visto en Ligas Mayores, con cinco victorias en cinco Series mundiales consecutivas, nada hacía pensar que el Yanqui Clipper no  iba a tener otro gran año, pero en realidad fue el principio del final en una gran carrera en que le arrebataron tres años cuando estaba en gran edad para tres temporadas gigantes añadidas a su gran record. Pero la segunda guerra mundial fue algo terrible, una pesadilla en donde se perdieron tantas vidas humanas y donde los hombres en edad tuvieron que entrar al ejército de sus países.




Ahora en 1950, sin embargo, las lesiones estaban acabando al gran DiMaggio. Siempre propenso a lesiones desde que atormentaba a los pitchers de la Liga de la Costa del Pacífico al jugar para las Focas de San Francisco, tuvo una lesión en una rodilla al bajar de un taxi cuando todavía no alcanzaba a parar del todo. Por ese accidente la mayoría de los otros equipos interesados en él se salieron de la cacería. Después de todo ya había tenido temporadas increíbles en la Liga de la Costa y en un año llegó a batear de hit en 71 juegos al hilo, un presagio de lo que vendría en las Ligas Mayores.


CON LAS FOCAS DE SAN FRANCISCO

El buscador del Yanquis insistió en obtenerlo y lo Yanquis hicieron un cambio que les salió económico debido a ese accidente en la rodilla.   Por la insistencia del buscador Joe Devine los Yanquis lo obtuvieron de las Focas de San Francisco en 25,000 dólares  y cinco jugadores, pero con una condición, que debería jugar una temporada más en Frisco. Ese arreglo le costó al Yanquis el título de 1935 ya que con DiMaggio los Yanquis habrían ganado seguramente el campeonato de ese año.


Para 1936 ya estaba DiMagggio comenzando su gran carrera de cuatro campeonatos seguidos y cuatro Series Mundiales ganadas al hilo, primera vez que un equipo podía hacer esa hazaña. Y así comenzó la gran carrera del Yanqui Clipper que terminó con 10 campeonatos ganados, nueve Series Mundiales ganadas en 13 años de acción.



DESPUES DE UN JONRON

Sin embargo la mayor parte de la temporada de 1950 el gran DiMaggio no parecía el mismo y las lesiones  lo perseguían. Su average no estaba alto como su gran carrera indicaba y el mismo Joe DiMaggio  llegó a creer que la salud no respondería. Sin embargo un día todo cambió. Los Yanquis llevaban tres  dias sin jugar cuando se presentaron en Washington el domingo 10 de septiembre  para una serie de tres partidos, cuando su average estaba en .290, el 10 de septiembre.





Esa tarde el pitcher abridor contrario por los Senadores lo era el derecho Sid Hudson y a ningún bateador derecho le gustaba jugar en el ya desaparecido estadio Griffith de Washington por razones de sobra, la principal que por la raya del home as la barda del jardín izquierdo había una distancia de 405 pies..Era un parque donde solo se admitian jonrones de 400 pies y por el callejón de poder en el left-centro la barda estaba por los 460 pies. El Yanqui Stadium no era una perita en dulce tampoco para los bateadores derechos ya que aunque por la raya la distancia era de 301 pies por el callejón del left centro había una   distancia de 457 y  por el jardín central una inmensa llanura de 461 pies.
Es curioso pero a excepción del Parque Fenway de Boston donde el monstruo verde está a la vuelta de la esquina, en todos los demás son los bateadores zurdos los que tienen las ventajas con las bardas más cercanas.
-O-


UNO DE LOS JONRONES




La carrera por el título en este principio del último mes de campaña 1950 estaba al rojo vivo con Tigres de Detroit teniendo ventaja de medio juego  sobre Yanquis y un juego sobre los Medias Rojas de Boston.
Para este juego del 10 de septiembre, el manager Casey Stengel puso el siguiente orden al bat:
Phil Rizzuto, ss
Johnny Hopp, lf
Hank Bauer, rf
Joe DiMaggio,cf
Yogi Berra,c
Tommy Henrich, 1b
Billy Johnson, 3b
Jerry Coleman, 2b
Vic Raschi,p
-o-









Fue en la segunda entrada cuando DiMaggio comenzó con su primer jonrón, 25 de la temporada, sobre la barda de más de 400 pies del jardín izquierdo contra el derecho Sid Hudson. Con el punto más cercano del parque por el jardín izquierdo a 405 pies los pitchers podían tomarse más chances con los bateadores derechos. Esos 400 pies por la banda izquierda evitó que los jonroneros cubanos Roberto Ortiz y “Tarzán” Estalella, que tuvieron mucho poder, pudieran mostrar  su real fuerza ya que fueron a jugar con el equipo de Washington. Pero esa tarde del 10 de septiembre de 1950 la barda de más de 400 pies no iba a poder aguantar al Yanqui Clipper.
En la tercera entrada los Yanquis anotaron dos carreras con bases, hit productor de Hank Bauer y error del primera base Mickey Vernon. DiMaggio recibió pasaporte en ese innng



HANK BAUER Y CASEY STENGEL



Volvio a batear en la quinta entrada y nuevamente se voló la barda izquierda para su segundo cuadrangular, 26 de la temporada. En la octava entrada DiMaggio bateó contra el reevista Mikey Harris y conectó un doblete para anotar luego en un triple de Tommy Henrich en el que iba a ser su último año debido a las lesiones.
Iba bateando JD de 3-3 con una base por bolas y en la novena tuvo una nueva oportunidad, contra el zurdo Harris otra vez. Y para que tuviera una tarde perfecta conectó su tercer cuadrangular del partido sobre la misma barda izquierda a más de 400 pies. EL manager Stengel y todos sus jugadores no lo podían creer: tres jonrones en un estadio donde los bateadores derechos tenían  que vencer la barda de los 400 pies para anotarse un cuadrangular. El encargado de las relaciones públicas informó a los cronistas en el palco de prensa que era primera vez que un bateador derecho había  conectado tres jonrones en un juego en el estadio Griffith de Washington.
DiMaggio terminó con una tarde perfecta de cuatro hits en cuatro veces al bat, tres batazos de vuelta entera y un doblete.  Con el segundo jonrón de los tres había llegado a las 100 carreras empujadas, finalizando la tarde con 101, subiendo su average a .293 y sus jonrones a 27.



YOGI BERRA

Después de la mala primera mitad JD había corregido el rumbo y terminó  la campaña con un promedio de .301, 32 jonrones que son muchos y 122 carreras empujadas que son demasiadas.
En lo particular pienso que debió ser elegido el jugador Más Valioso de la Liga Americana y hubiera sido su cuarto trofeo de esa naturaleza pero quedó en tercer lugar siendo el ganador su compañero Phil Rizzuto que tuvo una campaña arriba de los .300 y logró imponer record de juegos seguidos sin cometer error en las paradas cortas. Sin embargo creo que fueron más significativas las 122 carreras empujadas de DiMaggio.




Y esa tarde en el estadio Griffth en Washington fue un show inolvidable al vencer en tres ocasiones una barda a más de 400 pies de distancia. No había duda que el Clipper tenía mucho poder.
Ese juego fue transmitido para América Latina en onda corta por el prestigiado narrador Buck Canel y se dio vuelo diciendo aquello de  “¡ …se va,se va y  ..se fue!.”
Uno de los días inolvidables en la gran carrera de JD cuando ya estaba a punto de colgar los spikes. En 1951 las lesiones no lo dejaron en paz y en diciembre de ese año anunció su retirada del Beisbol.
Tanto en 1950 como en 1951 los Yanquis ganaron el campeonato y las dos Series Mundiales.

En 1950 donde estamos ganaron el clásico de octubre a los Fiis de Fladelfia en cuatro juegos seguidos y el segundo encuenro lo decidió el gran DiMaggio con un jonrón a las gradas izquerdas en el Shibe Park para romper un gran duelo entre Allie Reynolds por los Yanquis y el estelar Robin Roberts por los Filadelfia.u En esta serie bateó.308                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario