Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 9 de noviembre de 2015

EL JUGADOR VOLADOR
JERRY COLEMAN VOLABA PARA PIVOTEAR


En la temporada de 1949 los Yanquis estaban buscando un reemplazo para el veterano George Stirnweiss y surgió el pelotero volador, un jugador que volaba por los aires ya fuera tanto en el diamante como en su avión de caza con el que estuvo batallando en dos guerras diferentes. Si ha habido algún jugador acrobático en la segunda base ese lo fue Jerry Coleman, ya que volaba auténticamente como se ve en las fotos cuando el corredor contrario se turaba sobre él.
Coleman hubiera evitado fácilmente la barrida en los play offs por el corredor de los Dodgers sobre Rubén Tejada. Habría  podido estar en un circo como trapecista.
-o-
COLENAN POR LOS AIRES
En 1949 el nuevo manager del Yanquis, Casey Stengel, lo tomó como titular y en el juego decisivo de la temporada, el último día del calendario y  contra Medias Rojas de Boston dio el batazo que terminó siendo de la victoria, un doblete con casa llena que produjo tres carreras y puso el juego 5-0 a favor de Yanquis y como Boston anotó tres veces en el noveno, ese batazo de Coleman fue el de la victoria. No importa que el batazo fuera un Texas, un elevado corto que picó adelante del jardinero Al Zarilla se tiró de cabeza por la pelota. Con ese triunfo los Yanquis fueron campeones.
-o-
EN UN JUEGO DE VETERANOS DEL YANQUIS
En 1950, totalmente titular del Yanquis en la segunda base, tuvo una gran Serie Mundial al barrer a los Filis de Filadelfia.
Iba a durar poco porque no bateaba lo suficiente pero a lo mejor se baja en la ofensiva aumentó al perderse casi dos años por estar combatiendo en su avión  caza jet en la guerra de Corea.
-o-
Jerry Coleman, ex piloto de combate que jugó en seis Series Mundiales como un jugador de cuadro de los Yanquis pero que dejó su huella más duradera como locutor, primero para los Yanquis y luego más indeleble con los Padres de San Diego, murió  en San Diego el cinco de enero de este 2014. . Tenía 89 años.
Su hija Chelsea Coleman confirmó la muerte, diciendo que la causa fue una complicación después de una caída.



¿LO PUEDE USTED CREER'?
Los Padres dijeron que iban a abrir su estadio para que los aficionados pudieran presentar sus respetos. En 2012, el equipo honró a Coleman, una figura querida en San Diego, con una estatua en el estadio.
La carrera como jugador de Coleman no fue espectacular: Su promedio de bateo fue de .263, tuvo poco poder y jugó sólo una temporada como regular. Pero aquella temporada fue impresionante: Como segunda base cotidiana de los Yanquis  en 1950, jugó 153 partidos, bateó para .287 y fue nombrado el jugador más valioso de la Serie Mundial que los Yanquis barrieron a los Filis.
-o-
COLEMAN EN SU CAZA DE COMBATE
Como piloto de la Marina, que voló en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial y fue llamado a volar durante la Guerra de Corea.
Como un locutor para los Padres a partir de 1972, era conocido para perderse en las nubes del idioma Inglés como nunca lo hizo en la cabina.
En una ocasión, dijo: "Winfield se remonta a la pared, se golpea la cabeza en la pared que rueda de regreso! Está rodando todo el camino de regreso a la segunda base. Esto es una cosa terrible para los Padres ".
COLEMAN NARRANDO EN SAN DIEGO
 Coleman reconoció que hubo un "término que se asocia conmigo - 'Colemanismo', o lo que podríamos llamar lapsus linguis, dijo en "An American Journey: Mi vida en el campo, en el aire, y en el aire", un libro de memorias escrito con Richard Goldstein y publicado en 2008.
"Tal vez yo hablo demasiado rápido, demasiado pronto ", agregó. "Pude haber dicho el de Winfield.'Winfield remonta. Se golpeó la cabeza contra la pared. Está rodando hacia el infield '. Me refería a la pelota, por supuesto. Simplemente no me puedo mover a decir, 'No fue la cabeza rodando hacia el infield. Me saltó una palabra aquí y allá



Pero podía ser del todo claro cuando él tenía algo que decir sobre un tema. Después de béisbol comenzó a reconocer los físicos ampliadas de algunos jugadores y sus aerostación total de jonrones, en 2005, Coleman se pronunció a favor de fuertes sanciones por abuso de esteroides.
"Si soy dictador, la primera vez, 50 partidos, la segunda vez, 100 juegos, y el tercer strike, estás fuera", dijo.
Major League Baseball adoptó esa estructura pena por el final del año.
RIZZUTO DIMAGGIO BERRA Y COLEMAN
Gerald Francis Coleman nació 14 de septiembre 1924, en San José, California. Asistió a Lowell High School en San Francisco, que juega en una liga de élite con Bobby Brown y Charlie Silvera, ambos de los cuales pasó a ser parte de un nuevo Yanquis  después de la guerra.
Coleman se unió al esfuerzo de guerra después de jugar en 83 partidos en las menores bajas en 1942. Se alistó en el programa de verificación previa de la Armada y más tarde fue asignado a la Infantería de Marina. Una vez le dijo a Michael Kay de YES Network de los Yanquis que el día de mayor orgullo de su vida era el 1 de abril de 1944, cuando se le dio alas de su piloto. Voló 57 misiones en las Islas Salomón y las Filipinas en un biplaza de buceo.
COLEMAN Y RIZZUTO LUEGO NARRADORES
Cuando terminó la guerra, regresó a sistema de sucursales de los Yanquis  antes de llegar a las Grandes Ligas en 1949. En 1952, como la Guerra de Corea amplió, el Congreso se puso  a   recuperar jugadores de Grandes Ligas como Coleman. Ted Williams fue enviado a la guerra, y se ganó un perfil aún más alto después estrellarse al aterrizar en su  caza jet..
Coleman también se activó.

COLEMAN Y BILLY MARTIN
"Hablando sólo para mí, la razón parece bastante simple," Coleman dijo  en 1952. "Para un aviador  experimentado, sólo se tarda unos dos meses para volver en el arnés. Comenzando con un joven que nunca ha volado antes, tomaría unos dos años antes de que él iba a estar lista para el combate ".



AVION CAZA JET DE COLEMAN EN COREA
Coleman jugó 11 partidos a principios de 1952 y se fue a volar 63 misiones en una oportunidad de Vought F4U Corsair, un solo asiento, de combate del propulsor con base en portaaviones que había sido nombrado "silba la muerte" por los soldados japoneses en la Segunda Guerra Mundial debido al misterioso ruido que hacía cuando el viento se precipitó a través de sus rejillas de ventilación del motor.
EN EL SALON DE LA FAMA DE LA MARINA
Él evitó la muerte cuando un avión Sabre y él estuvieron a punto de chocar mientras se dirigían a la misma pista. En otra ocasión, su avión se volcó cuando el motor se paró en una pista durante el despegue, con su carga de bombas sigue intacta, y estaba casi estrangulado por sus correas del casco. También vio a su compañero de habitación en la Marina derribado y más tarde tuvo que confirmar la muerte de la esposa del piloto en persona.
COLEMAN CON RIZZUTO EL MAS VALIOSO EN SERIE MUNDIAL 1950

Después de dejar el avión, Coleman jugó en ocho partidos al final de la temporada 1953, y luego se extendió por cuatro temporadas más, bateando  .364 contra los Bravos de Milwaukee en la Serie Mundial de 1957, antes de retirarse. En esa Serie Mundial fue uno de los culpables al tardar en fildear una rola en un duelazo que Bravos ganó 1-0 y Yanquis perdió el clásico en siete juegos. Esperó demasiado atrás en segunda una rola de Eddie Mathews con dos outs y el bateador Eddie Mathews le ganó la carrera a primera base. En ese duelo de 1-0 ganó Lew Burdette y perdió Whitey Ford por esa rola por segunda.
-o-
Después de un breve período de trabajo en los Yanquis en sus sucursales como instructor, intentó seguir el consejo de Howard Cosell, uniéndose a los Yanquis de las estrellas del equipo de locutores, incluyendo Red Barber, Mel Allen y Phil Rizzuto, en 1963. Permaneció en el grupo yanqui  hasta 1969.

COLEMAN CON BILLY MARTIN
Después de mudarse a California, Coleman trabajó brevemente para los Angelinos, estableciéndose en la sección de La Jolla de San Diego, antes de comenzar como locutor Padres. También hizo los juegos nacionales de radio de la red a través de 1997.
En 1980, los Padres le hablaron de la cabina para manejar el equipo, pero después de que el equipo terminó último, regresó a la radiodifusión.
A diferencia de muchos favoritos de radiodifusión regionales, Coleman no se entregaron  a una expresión cotidiana, pero lo hizo pedir prestada la exclamación "¡Oh, doctor!" de Red Barber, que había utilizado esa frase con los Dodgers y los Yanquis en una transmisión famosa de la Serie Mundial de 1947, cuando el jardinero Al Gionfriddo del Dodgers le roba un jonrón a Joe DiMaggio..
AL ENTRAR AL SALON DE LA FAMA DEL BEISBOL
En 2005, a Coleman se le dio el premio Ford C. Frick para el Salón de la Fama. Llamado así por el ex comisionado de béisbol, que se presenta anualmente a un locutor de "importantes contribuciones al Beisbol. También fue incluido en la Infantería de Marina Sports Hall of Fame.
En Tijuana fue muy conocido y muy querido por la gente del Beisbol que habla inglés. El narrador favorito de los padres de San Diego.
Además de su hija Chelsea, Coleman le sobreviven su esposa, Maggie Coleman; dos hijos de un matrimonio anterior, Diane largo y Jerry Coleman; una hermana, Rosemarie Coleman; dos nietos; y dos bisnietos.

Ese fue el hombre que volaba, solo o en el avión. En las fotos que aparecen aquí es algo de ver para creer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario