Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 8 de junio de 2015

TRACY STALLARD
DEL JONRON 61 A
LA LIGA MEXICANA

Tracy Stallard, el pitcher que le lanzó  a Roger Maris para el histórico jonrón  61 en la temporada de 1961, jugó tres años en la Liga Mexicana al final de su carrera después de estar en Ligas Mayores y en las Ligas Menores  Americanas. Un tipo con semblante alegre, atento y amigable, y cuando lo entrevisté me dio que no se iba a enojar si hablábamos por ese momento en que pasó a la historia como el pitcher del jonrón  61. Es como el pasbol de Mickey Owen, el error de Bill Buckner y otros momentos memorables para unos y negativos para otros.


Stallard debutó en la Liga Mexicana con una buena temporada de 1971 con los Algodoneros de Unión  Laguna, teniedo un record de 13-11 y 2.52. Un año después se lesionó y solo tuvo cinco juegos con 1-2 y para 1973 fue su retirada pero con los Cafeteros de Córdoba  que un año antes habían ganado la corona como equipo de expansión. Tuvo un muy buen 2.35 en carreras limpias pero fue una camoaña atroz para los Cafeteros y su record fue de 5-11.

Cuando hablé con él me dijo que en 1961 estaba en su primer año completo en Ligas Mayoresm, feliz de haber alcanzado  el sueÑo americano, y contento de lanzar el último juego de la camPaña: “Quería  dejar una buena imresión  para la temporda siguiente y lancé uno de los mejores juegos de mi vida ya que perdí 1-0 ante los Yanquis en el estadio original de ese equipo. Tuve un duelo de serpentina pero para desgracia mía  la única  carrera que pernití  fue por el jonrón  61 de Roger Maris ese año. Había un premio para el que agarrara la pelota en caso de haber cuadrangular y desgraciadamente para mí,  si lo hubo. Por mucho tiempo me atormentó que me asociaran cono el pitcher del jonrón 61 pero si alguien me recuerda todavía ya no importa.



EL JONRON 61 DE MARIS
 Fue en un turno en que me fui abajo con  dos bolas sin strikes y busqué la zona para no irme muy abajo en la cuenta. Maris le dio bien a la pelota y se fue a las gradas del primer piso. No fue un batazo muy largo, pero igual cuentan los jonrones cortos que largos. Hubo momentos en que me enojaba  cuando me hablaban de ese momento pero los años pasaron y la viida siguió su curso. Luego tuve chance de ver a Maris en otros  años y nos saludamos y platicamos un rato sobre ese batazo. Era un gran tipo Maris que fue tratado mal por la prensa deportiva de Nueva York.”


MARIS Y ELFANATICO SAL DURANTE QUE AGARRO LA PELOTA 
-o-
Con un pitcheo Tracy Stallard se instaló en un lugar garantizado en la historia del Beisbol. Fue el primero de octubre de 1961. Terminó siendo el pitcher del jonrón  61 en el mejor juego que lanzó ese año y posiblemente el mejor partido que lanzó  en su vida.Los Yanquis se estaban preparando para otra Serie Mundial pero estaba lo del premio de cinco mil dólares si alguien atrapaba la pelota en caso que huiera el cuadrangular 61 de Maris. En esa derrota de 1-0 lanzó siete innings con cinco ponches y una sola carrera


Es irónico que en 1960, en la misma fecha del primero de octubre y en el último juego de la temporada ponchó a Maris en el último partido. Tanto  en 1960  como en 1961, Maris fue elegido el jugador Más Valioso de la Liga Americana.  En 1960 estuvo Stallard en cuatro juegos con Boston al final de la campaña.
Sin embargo en su carera de 14 años en Ligas Mayores solamente iba a ser recordada por esa pitcheada, la del jonrón 61.
-o-



Tracy Stallard nació el 31 de agosto de 1937 en  Coeburn, Virginia.   Fue una leyenda local con un físico tan grande como lo pueden ser seis pies y cinco pulgadas. Por cuatro años no perdió un solo juego en la escuela de su ciudad natal incuyendo entre sus victorias dos juegos sin hit ni carrera. Eso fue en la secundaria y eso motivó que fuera colocado en el Salón de la Fama de la escuela en  el 2005. Naturalmente esas actuaciones llevaron a muchos buscadores para verlo en acción y tratar de contratarlo. Fue en 1956 cuando fue firmado por los Medias Rojas de Boston, teniendo sus años de aprendizaje en Ligas Menores.



BOB GIBSON
Después de cinco años en las sucursales, Stallard se pasó la temporada completa de 1961 con los Medias Rojas en 1961, las Ligas Mayores al fin. Apareció en 43 juegos, abriendo 14 y terminando con un record de 2-7 para un equipo de sexto lugar. Lanzó  132 2/3 innings con un promedio en carreras limpias 4.88, pero lo único importante del año fue el jonrón  que le bateó Roger Maris. Fue un final amargo por lo que pasó la mayor parte de 1962 en las Ligas Menores. Tuvo una aparición con Boston pero la mayor parte del tiempo estuvo en la sucursal de Seattle con un record de 7-6, los Renos de Seattle en la Liga de la Costa del Pacífico.  Stallard abrió 13 juegos con tres completos y una blanqueada. 


Después de la temporada fue cambiado a un Mets que en ese año de 1962 habían  debutado en la Liga Nacional con la cifra record de 120 derrotas. Con los Mets fue un pitcher de la rotación y terminando con record de   6-17 con un promedio de efectividad de  4.71 En 1963 bajó su efectividad casi por una carrera pero perdió 20 juegos para ser el líder de ese departamento, aunque tuvo 10 victorias, incluyendo dos blanqueadas.  En 1964 resultó el pitcher perdedor en el juego más largo de la historia hasta entonces  que duró siete horas  con 23 minutos frente a los Gigantes de San Francisco. También  fue el pitcher perdedor el día  que en el Shea  Stadium de Nueva York, en que Jim Bunning del Filis lanzó su juego perfecto.
MARIS CON CARDENALES
Abrió  26 juegos, compilando un record de 11-8 con un promedio que fue su más  bajo en efectividad, 3.38, el segundo mejor del equipo después  de Gibson. Tuvo una blanqueada y cuatro juegos completos, lanzando casi 200 innings. A pesar de su actuación  estelar  de 1965, se pasó 1966 entre San Luis y Tulsa de la Liga de Texas. En  la que fue su última temporada en Ligas Mayores tuvo record de 1-5 y 5.68 en carreras limpias  en 20 juegos para un Cardenales que terminó en sexto lugar. Con Tulsa tuvo 3-3 y 5.58 en ocho salidas.




No pudo hacer el equipo con los Cardenales de 1967 y eso le quitó  la oportunidad de ser compañero de Roger Maris que los Yanquis habían  cambiado a San Luis. En contraste, tratando de mantener viva su carrera, pitcheó  con otros dos tims de Ligas Menores. Nunca llegó la llamada de un equipo de Ligas Mayores y para 1971 se apareció jugando en la Liga Mexicana.  
En parte de siete temporadas en  gran carpa tuvo record de 30 ganados y 57 perdidos con un promedio de efectividad de 4.17., lanzando en 764.3 innings.
Ya de retirado apareció  en dos torneos de beneficio en juegos de Golf.  Allí se encontró un par de veces a Roger Maris, el hombre que hizo que el nombre de Tracy Stallard nunca fuera olvidado a pesar de una carrera mediocre. Stallard no mostró interés en el circo que se armó cuando  Mark McGwire y Sammy Sosa fueron por el record de Maris en que se volvió a nombrar a Tracy como el pitcher de aquel lanzamiento famoso. 
Recordando sus días de pitcher invencible en su alma mater, en 1997 se inauguró un nueo campo de Beisbol en la secundara Coeburn con su nombre y apellido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario