Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

miércoles, 13 de mayo de 2015

EL ENEMIGO NUMERO UNO DEL

GRAN BATEADOR TED WILLIAMS





Por muchos años los nombres de Ted Wlliams y el de Dave Egan iban juntos. Las décadas han pasado y todos recordamos a Ted Williams como el mejor bateador de su tiempo, el último en lograr un promedio de .400 en las Ligas Mayores, pero casi nadie recuerda a Dave Egan, quien falleció en 1958 a los 59 años de edad víctima  de varios infartos. Desde sus años de juventud, Dave Egan había sido alcohólico y nunca pudo derrotar a los tragos, siendo el causante de una muerte prematura.



DAVE EGAN
Pero, ¿quién era Dave Egan?. En los años cuarenta y cincuenta fue el cronista deportivo más  famoso que hubo en la ciudad de Boston y trabajó muchos años en el periódico “Record” de esa ciudad en donde día, a día, hiciera sol o lloviera, su columna siempre estaba dedicada a hablar mal de Ted Williams.


CARICATURA DE WILLIAMS Y EGAN
Para Egan había muchos terrenos por donde atacar a Ted Williams, quien si bien fue el mejor bateador, su equipo Medias Rojas solamente ganó un campeonato y en la única Serie Mundial que estuvo en 1946 el gran bateador lo hizo fatal. Solía decir muy a menudo en sus escritos que en los 10 juegos más  importantes de su carrera, Ted Williams tenía  un promedio de .232, incluyendo el clásico de octubre de 1946, los dos últimos juegos de la temporada de 1949 en que Yanquis y Boston decidieron la corona, el play off de 1948 y otros más.


TED WILLIAMS Y JOE DIMAGGIO
Se hicieron  tan famosos sus ataques a Ted Williams que todo Boston compraba el diario  Record para ver lo que ahora le decía Egan al gran bateador. La circulación subió a más de medio millón de ejemplares al día. Era un buen escritor,  graduado en la famosa Universidad de Harvard donde estudió leyes antes de ingresar al gremio de cronistas deportivos. Siempre irónico y siempre malvado tratando de hacerse famoso por atacar a alguien, tenía las frases inteligentes para hacer daño,


TED WILLIAMS ESTUVO DE PILOTO EN DOS GUERRAS
En los años treinta, cuando los Bravos de Boston estaban teniendo muy mala temporada con Casey Stengel de manager, en una ocasión un carro atropelló ligeramente a Stengel al atravesar  una calle. No fue nada grave aunque lo llevaron al hospital.
Al enterarse de la noticia, Dave Egan escribió en su columna que el chofer de ese carro debería  ser elegido el “Hombre del Año” en la ciudad de Boston por haber quitado, aunque fuera por unos días a Stengel de manager.


BATEO .406 EN 1941
Nadie sabe a ciencia cierta cuándo ni cómo comenzó su pleito  con Ted Williams, pero ya fuera verano o invieeno, allí estaba la columna  de Dave Egan hablando mal de Williams. Al cronista lo llamaban “el coronel”, aunque nadie sabía que hubiera estado en el ejército.
Dice la leyenda que algunas veces, vencido por tanto haber tomado en el día, le hablaba a uno de sus compañeros del diario y le pedía el favor que hiciera  la columna por él. “Di lo que quieras contra Ted Williams y con eso todo estará bien,”


UN PREMIO  A DICK  EGAN IZQUIERDA
Y es que el gran bateador tuvo problemas con casi todos los cronistas de Boston, Posiblemente debido a Egan, Tde Williams odiaba a los reporteros de Boston aunque curiosamente mantenía buenas relaciones con los cronistas de Nueva York.
El público era duro con Williams y los aficionados de las gradas izquierdas, los más cercanos a su posición, lo abucheaban constantemente cuando cometía  alguna pifia en el jardín. Williams no era un buen jardinero a la defensiva, solamente se defendía  y con los recobecos que hay en el Parque Fenway y el monstruo verde, era más difícil  el fildeo.


SIEMPRE POLEMICO
En una ocasión Williams se dirigió a los aficionados de las gradas izquierdas cuando se dirigía del campo a la caseta y les escupió, aunque la escupitina no llegó a las gradas. Después de dar un jonrón  miró hacia arriba, al palco de prensa, y también escupió.
Nunca quiso agradecer con un tip a la gorra cuando el público lo ovacionaba por un gran batazo: “Para que les doy las gracias si luego me van a abuchear”.
Williams tuvo que vivir con los ataque de Dave Egan hasta que el cronista murió en 1958 y a Williams le quedaban todavía dos años más como jugador,
Un vez un jugador de Boston lo acorraló cerca de la caseta y le preguntó por qué maltrataba tanto a los jugadores. El le contestó: “¿Cuántas cartas recibes   a la semana?. Yo recibo cientos de ellas, la mayoría llamándome un bastardo, pero todos me conocen”.
Birdie Tebbetts, que fue cátcher y y compañero de Boston, relató varias veces que él mismo compraba todos los días el periódico “Record” para ver que le decía  Edan a Ted Williams.
Los años y las décadas  pasaron,   todo el mundo  se refirió a Ted Williams como el mejor bateador  de su época  y recibió grandes ovaciones en un Juego  de Estrellas de unos aficionados que posiblemente nunca se enteraron de la guerra del cañonero zurdo contra los fanáticos de antes y contra la prensa.
 Es indudable que sus peleas  con los cronistas le costaron algunos premios ya que muchos de Boston no votaban por él.


BETO AVILA Y WILLIAMS JUGARON CON BOSTON EN 1959
En México lo conocimos en 1966 cuando el Ingeniero Alejo Peralta lo trajo unos días como instructor de bateo del equipo Tigres y hasta dio una exhibición de bateo en el Parque del Seguro Social que fue bastante desangelada y no tuvo el mismo éxito que la realizada por Babe Ruth en 1946. Ted Williams fue muy amable con los jugadores, con los cronistas y tuve varias  pláticas muy sabrosas con éel.
Una vez tuve la suerte de estar antes de un juego de Tigres contra Puebla en que Beto Avila, manager de los Pericos en 1996, se volvió a juntar con Ted Wlliams. Les dio mucho gusto volverse a ver. Y lo primero  que le preguntó  Williams a Beto fue:
“¿Qué tiene que hacer sobre todo un bateador para ser un bueno?.”
El mismo lo contestó: “El bateador tiene que esperar que el lanzador venga con el pitcheo que mejor puede  batear.”
-o-


Hasta en su muerte fue polémico Ted Williams ya que él había dejado en el testamento que lo enterraran en esos frigoríficos en donde está gente fallecida como el famoso Walt Disney para que no se descompongan sus cuerpos. Una de las hijas se oponía a que fuera enterrado de esa manera pero los tribunales le dieron la razón a los hermanos. Era el deseo de Williams.

La creencia de esa teoría es que un día van a encontrar algo  que reviva a los muertos y los que se conserven en hielo volverían a la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario