Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

sábado, 31 de enero de 2015

TONY CASTAÑO VISTO POR
DESTACADO CRONISTA DE
MANAGUA EN NICARAGUA
La “magia” de Castaño
Edgard Tijerino


¿Cómo olvi
TONY CASTAÑO
dar a quien concentró su talento en darle forma y asegurarle fondo a la Selección Nacional que tanto nos emocionó en los años 70? Tony Castaño fue para nuestro béisbol, una especie de Mandrake, o David Cooperfield.

Finalmente, hace unos años, fue doblegado por una brutal enfermedad: cáncer en los huesos.

Realista como siempre lo fue, había dicho días antes: “no soy lo suficientemente tonto para creer que puedo manejar esta situación”... Estaba claro que dos strikes sin bolas frente a Nolan Ryan en una tarde gris y con el bate pesado, es mortal para cualquiera… Definitivamente no había escape y no trató de disimularlo.

¿Cómo olvidarlo?.. Hay imágenes que el tiempo no borra, que la muerte no sepulta, que la memoria retiene con una facilidad sorprendente, y para nuestro béisbol, eternamente agradecido, la de Tony Castaño es una de ellas.

¿Cuál fue tu obra maestra?, le pregunté en 1986 durante los Centroamericanos y del Caribe que se realizaron en Dominicana, y no titubeó en responder: “Pulir a los seleccionados nicas que tanto crecieron y tan excelentes resultados lograron en los años 70. Ellos tenían el material”.

El hombre que como manager fue campeón en casi todos los países en que trabajó, colocó a un lado méritos tan estimables como el título del Caribe con el Cienfuegos, el campeonato logrado con el Puebla en México, sus éxitos en nuestro béisbol profesional con León y Bóer, y su labor en Puerto Rico y Dominicana, para darle el sitio preferencial al pulimento de los humildes, esforzados y sorprendentes peloteros nicas, que encontraron a tiempo quién lograra sacarles desde muy dentro todo el potencial que se sospechaba tenían, pero que permanecía oculto.

Sin pretender robarse un centímetro de crédito, Castaño me dijo: “Yo no los inventé, ni los construí, simplemente contribuí a pulirlos. Vicente tenía unas facultades extraordinarias. César y Obando formaban una combinación de exactitud milimétrica. Calixto era eficaz y muy inteligente. En tanto, Valeriano logró un gran nivel de rendimiento. Selva tenía una llamativa habilidad para golpear la bola. Ernesto asomaba con fuerza. ‘Cuarezmita’ era una chispa siempre encendida, y el pitcheo de Juárez, Lacayo y Taylor, mostraba madurez y recursos. Agreguen que el potencial de Denis y Chévez, era algo serio. Necesitaban solamente alguien que los trabajara y me tocó a mi”.

Como manager, Castaño consiguió juntarlo todo: sabía juzgar el talento, requisito básico para un estratega, dominaba la preparación y la enseñanza, su habilidad para manejar pitcheres era perceptible, logró establecer siempre buenas relaciones con los periodistas, supo conducirse con los hombres de la gerencia, nunca subestimó a alguien, su sentido del humor jamás decreció y la firmeza de su carácter le permitía imponer disciplina aún encima de las mayores dificultades.

“No soy un mago, sino simplemente un exitoso del juego, un analista que trata de aplicar adecuadamente la teoría de acuerdo a las aptitudes de los peloteros”, le dijo a Tomás Morales, después de ganar el título del béisbol profesional azteca con el Puebla.




TONY 
“¿Qué libro?”, decía Tony... “Algunas maniobras funcionan y otras no. Hago algo fuera de lo considerado ortodoxo, y si no resulta, me crucifican. Pero nunca me arrepiento. Ordeno lo que considero conveniente para mi equipo, y al diablo con los cuestionamientos”.

Finalmente, la muerte observó a Tony un poco abierto, y se viró súbitamente... Con 78 años encima, huérfano de fuerzas, afectado por un brutal cáncer en los huesos, Castaño no pudo regresar a tiempo a la almohadilla... Eso sí, seguirá safe en nuestro recuerdo por lo mucho que tenemos que agradecerle.


No hay comentarios:

Publicar un comentario