Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

lunes, 15 de diciembre de 2014

ALFREDO ORTIZ

EL ZURDO DE ORO

UNA LEYENDA DEL BEISBOL MEXICANO

Primera Parte




ALFREDO ORTIZ
En la temporada de 1963, los aficionados al Diablos Rojos del México conocieron a un joven lanzador zurdo llamado Alfredo Ortiz, quien al poco tiempo sería uno de los grandes ídolos y ocupante, al final de su carrera tras 25 años de tirar, del primer lugar en juegos ganados por un pitcher zurdo, con un total de 255 partidos. Solamente era superado en total de triunfos por el derecho Ramón Arano, veracruzano como él y muchas veces su compañero en el Diablos Rojos del México. Más adelante el también zurdo Angel Moreno terminó ocupando el segundo lugar de todos los tiempos.


ALONSO PERRY
En aquel 1963, Ortiz venía de triunfar en la sucursal de Fresnillo en la Liga Central y fue amor a primera vista lo que tuvo con los aficionados, ya que en una de sus primeras actuaciones en el Parque del Seguro Social, el nuevo manager del México, Tomás Herrera, quien se estrenaba en ese puesto, lo trajo a relevar contra los campeones Sultanes de Monterrey, en la octava entrada y con dos outs, ponchó a Alonso Perry, el legendario y temible zurdo americano, para terminar ese inning, y para la novena ponchó en forma consecutiva a Héctor Espino, Saúl Villegas y Jaime Corella. ¡Casi nada!. El público lo vitoreó como lo haría en muchas ocasiones más.
Sin embargo, prácticamente del gran relevo se fue Alfredo a la mesa de operaciones, ya que fue sometido a cirugía en el codo. Fue por esos mismos días de la exitosa operación a Alfredo, que Arnulfo Rodríguez, gerente del Diablos, obtuvo del Águila el contrato del ya famoso pitcher Ramón Arano al pagar 125,000 pesos mexicanos, que entonces valían mucho.
Por la operación sufrida en aquel 1963, Ortiz sólo tuvo 13 juegos y marca de 2-1, pero en un año después volvería fuerte y con marca de 15-6 ayudó al México a ganar el campeonato, con el mismo Tommy Herrera de timonel.

EL ZURDO DE ORO

El 10 de mayo de 1964 vivió una de sus hazañas inolvidables cuando hizo un gran relevo contra los Tigres, que nunca se olvidará mientras exista el beisbol. Alfredo tuvo en ese 1964 su primera gran temporada, de las muchas que vendrían, la mayoría con el tim escarlata que lo vio nacer en la Liga Mexicana. La historia parece arrancada del famoso libro de cuentos de Las Mil y Una Noches.
Corría 1964 y el 10 de mayo cayó en domingo, para que la celebración del día más formidable del año tuviera aún mayor esplendor. El tiempo también cooperó en forma extraordinaria con un sol de lujo, un sol verdaderamente dominguero sobre la ciudad de México, y el encargado del calendario de juegos en la Liga Mexicana también se lució al colocar un doble juego de Diablos Rojos y Tigres en el Parque del Seguro Social. Hubo un entradón de 20,000 fanáticos en lo que iba a resultar un 10 de mayo para la historia y por eso lo queremos recordar.
El México ya había ganado los dos primeros encuentros de esa trepidante serie por 7-5 (con jonrón del gran Leo Rodríguez) y 7-3 (con cuadrangular del fortachón Andy Rivera).

Todavía Memo Garibay estaba de manager del Tigres, en los que serían sus últimos días como tal, en tanto el “Sargento Metralla”. Tomás Herrera, era el líder y guía de la religión escarlata.
El pitcher zurdo Alfredo Ortiz fue el gran héroe de ese 10 de mayo de 1964, ya que en el primer partido de la doble jornada lanzó un formidable relevo de seis entradas y dos tercios (en extra innings) para ser el pitcher ganador, perdiendo Pepe Peña por los Tigres.
Y para que Ortiz se llevara las orejas y el rabo, fue el mismo zurdo el que decidió la épica batalla con un triple contra la barda del jardín derecho.

ORTIZ CON TABASCO

Eran los tiempos en que Ortiz y Peña no solamente eran jóvenes fuertes, sino que ya habían madurado y estaban en la cima beisbolera.
Al final de ese primer juego pactado a siete entradas, pero que se fue a 13, el público rojo se tiró al terreno y paseó en hombros a Alfredo Ortiz como se solía hacer con los grandes toreros en tardes de triunfo. Lo pasearon por todo el campo, aun delante de la porra del Tigres y se vivió un formidable momento que nunca se ha repetido en la historia de los Clásicos capitalinos.


La porra del Tigres, arriba de la caseta de tercera base  llamó al zurdo Ortiz y ahí mismo, en pleno territorio felino, le dedicaron porras y felicitaciones. Aún con el estoque adentro por la dolorosa derrota, aquellos nobles fanáticos del Tigres aplaudieron a rabiar al hombre que conquistó esa extraordinaria victoria, y la guapa Hilda, una curvilínea fanática que era “tigrista hasta morir”, lo abrazó y le plantó un sonoro beso en la mejilla. Esos eran fanáticos conocedores. Y Enrique Llanes al micrófono logró una de sus mejores entrevistas,  Ortiz y a Hilda.


ORTIZ Y FERNANDO VALENZUELA 
Nunca se ha visto nada igual y menos que los seguidores del México llamen a sus lugares a algún jugador del Tigres que haya tenido una actuación sublime, para reconocérsela y tributarle una ovación. Para los récords añadiremos que los Tigres sacaron la casta y ganaron por 4-3 el segundo juego de aquel inolvidable 10 de mayo.
Al terminar la batalla, el siempre emocional zurdo Ortiz, el zurdo de oro, lloraba de alegría en el vestidor que ocupó por tantos años, mientras recibía las felicitaciones y las preguntas de los cronistas. Era 10 de mayo y fue lógico que Alfredo dijera que le dedicaba el gran partido a su mamacita.
-o-


ORTIZ Y ESTEBAN LOAIZA
Han pasado bastantes años y hay que recordar que ese 1964 los Diablos Rojos, de Tomás Herrera como manager y Arnulfo Rodríguez como gerente, conquistaron el campeonato de la Liga Mexicana. El zurdo Ortiz tuvo una campaña electrizante de 15-6 y no paró hasta imponer la marca de 255 victorias, un récord para pitcher zurdo entones y que solamente superaba su compadre Ramón Arano, con 334. Angel Moreno terminó con 263 victorias.
Ese mismo 10 de mayo de 1964, pero en Monterrey, Héctor Espino también pasó a la historia cuando impuso récord con cuatro jonrones en un doble juego contra los Petroleros de Poza Rica. Primero en la historia del circuito en dar cuatro cuadrangulares en doble partido, una marca que luego fue igualada por José Rendón y WillieAikens en los años del jonrón, 1985.


PARQUE DEL SEGURO SOCIAL
Vaya pareja la del zurdo Alfredo Ortiz y Héctor Espino. Por lo que se ve, ya no nacen jugadores tan notables como esos.


EDDIE FORD OTRO ZURDO DE ORO
En 1962, en un juego nocturno de exhibición de Diablos y Tigres en el Parque del Seguro Social en homenaje a Ernesto Carmona, fundador y primer manager del Diablos, el equipo rojo llamó al entonces muy jovencito Alfredo Ortiz de su sucursal para abrir ese partido. Y don Ernesto Carmona, que tomaba todo muy en serio, le dijo antes del partido que había habido muchos pitchers que en su carrera de manager él les dio la primera oportunidad de tirar y luego fueron grandes estrellas. Esa noche el chamaco Ortiz no estuvo muy bien y los Diablos perdieron el partido. Pero al año siguiente vino el gran relevo contra Sultanes y no había duda que el joven había madurado.   
Con Diablos
Alfredo acumuló estos récords con los Diablos:
AÑO          G          P          PCL
1963          2          1          3.86
1964         15         6          3.71
1965          5         10         5.12
1966         17        12         3.00
1967         16         9          2.50
1968         11        12         3.34
1969         23         9          2.26
1970         10         3          3.60
1971         18        12         2.72
1972         15        13         3.72
1973         12         8          2.98
1974         17         9          2.64
1975         15        11         3.41
1976          6         11         3.51
1977          9          7          2.47   
1983          9          7          3.24
1984          3          3          6.32
En total, Alfredo tuvo 17 años con el México, con marca de 203-143 y 3.21 de promedio.
-o-


CON LOS PLATANEROS
En 1978 pasó al Plataneros de Tabasco como pitcher-manager, estando también con Tecolotes de Nuevo Laredo, Águila de Veracruz, Cafeteros de Córdoba (al que también manejó y llevó al playoff), Leones Yucatán, Ángeles de Puebla y fue timonel y bateador emergente con los Tigres, al final de la década de los ochenta. En 1990 y parte del 91 manejó al Rieleros de Aguascalientes.
Alfredo Ortiz  volvió con los Diablos Rojos en 1983 y parte de 1984 cuando Roberto Mansur, ya como nuevo gran jefe del equipo escarlata, decidió contratar a los que fueron héroes  de antes en el equipo y trajo de regreso a Cananea Reyes de manager.
Ortiz, al igual que su compadre Arano, tuvo un terible  accidente en pleno montículo. Una fuerte línea bateada le pegó  en las partes nobles y tuvo que salir del partido. El doctor que lo atendió no acertó y en unos días tuvo que ser hospitalizado para hacerle una operación en los testículos. Afortunadamente salió  perfecto del quirófano.
-o-


A diferencia de la mayoría de sus compañeros con aquellos Diablos de Tomás Herrera y de Cananea de managers, a Ortiz no le gustaba tomar, pero siempre le ha encantado bailar ya que es muy buen bailarín. Dicen que para ser un jarocho de tiempo completo tienes que saber bailar muy bien.

Continuará.
Si está interesado en el libro "Tommy al Bat" puede hablar al teléfono 55 41 85 22 04, libro  que incluye un CD con entrevistas a los grandes jugadores de su tiempo y Carmen Salinas habla de Alfredo Ortiz.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario