Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

miércoles, 8 de octubre de 2014

VERNON STEPHENS

EL MEJOR JUGADOR QUE NOS TRAJO
PASQUEL EN LA GUERRA BEISBOLERA

¡ERA EL MEJOR SHORT DE LIGAS MAYORES!

CUANDO Jorge Pasquel convenció a Vernon Stephens para que en 1946 viniera a jugar a la Liga Mexicana entonces si se preocuparon en serio las Ligas Mayores ya que en ese momento era el mejor shortstop de la gran carpa y había  estado en la Serie Mundial de 1944 con los Cafés de San Luis. Stephens no solamente fildeaba muy bien sino que tenía buenos averages para un torpedero y también contaba con poder. Perder a un jugador como Stephens eso si era grave, pero es lo que sucedió, por lo menos por unos días.


VRNON STEPHENS A LA DERECHA CON JORGE PASQUEL Y JAMES STEINER
Stephens se presentó una tarde en el Parque Delta ante una gran entrada y salió con Jorge Pasquel al terreno a saludar a los aficionados, siendo saludado por el catcher James Steiner que jugaba con los Tecolotes de Nuevo Laredo, el equipo visitante.
Para el juego del domingo se anunció el debut de Vernon Stephens jugando con Azules del Veracruz contra el mismo Tecolotes que manejaba el torpedero Kelo Cruz.



PASQUEL HABLA CON CHILE GOMEZ.MAX LANIER EL PRIMERO SENTADO Y HARRY FELDMAN A LA DERECHA
Era el domingo 31 de marzo de 1946 en un Parque Delta a la expectativa para ver al mejor shortstop de Grandes Ligas, pero al llegar al cierre de la novena entrada los Azules perdían 4-2 con el derecho mexicano “Borrao” Garza lanzando en gran forma por los fronterizos. Fue en ese  noveno cuando los Azules de Pasquel reaccionaron y todo comenzó con un largo batazo de “Chile” Gómez que convirtió en un triple.


TONY CASTAÑO
El cubano “Colorado” Roger, que años más tarde volvería  a Liga Mexicana como ampayer, entró al relevo por Tecolotes y ponchó al emergente cubano José Luis Colás, pero un hit del confiable Tony Castaño produjo la carrera y Azules se había acercado 3-4. Entonces vinieron  sencillos de “Burbuja” Vázquez y Danny Gardella para empatar a cuatro.
Y para que todo fuera super sensacional le tocó batear al debutante Vernon Stephens que llevaba tres turnos sin imparable. La cuenta llegó a tres bolas y dos strikes para que la emoción fuera al máximo y entonces vino lo que el público había  ido a ver: el norteamericano hizo el swing y conectó una línea arriba del short que se fue de hit al jardín izquierdo y de esa manera entró la carrera del gane ante el entusiasmo de los  partidarios de los Azules.


STEPHENS CON BOSTON 
Vernon Stephens había tenido un gran partido en la defensa con seis asistencias y al lado del segunda base “Chile” Gómez realizó una doble matanza para nunca olvidar, ya que se trataba de dos maravillosos fildeadores. Su mejor jugada fue en un batazo que atrapó en el hoyo de tercera y short y aunque corría a primera el muy veloz Agustín Bejerano, Stephens mostró un brazo de cañón para eliminarlo en la inicial.
Nuevo Laredo tomó ventaja de 2-0 en la tercera entrada por base a Carlos Blanco  y dobletes de James Steiner y “Máscara” Guzmán. Azules se acercó 1-2 en la tercera con doble del cubano Tony Castaño y robo de home del mismo jugador al poco rato. Larredo hizo una  carrera en la cuarta y otra en  la sexta con doble de  Carlos Blanco y hit productor de Steiner para ventaja de 4-1. El joven Procopio Herrera comenzó lanzando por Veracruz y lo relevó el estelar Ramón Bragaña en la cuarta  vuelta.


Cerrando el octavo el antillano Roberto “Tarzán” Estalella se voló la barda izquierda para acercar 2-4 al Azules. Era el cuarto juego seguido que Estalella daba de vuelta entera.  
El público salió del Delta elogiando al debutante Stephens y lo que no sabíamos es que iba a ser su último juego en el Parque Delta, debut y despedida. La semana siguiente los Azules viajaron a Monterrey y después del primer partido, Stephens le dijo a su paisano Danny Gardella que se iba a regresar a Estados Unidos para que no lo castigaran cinco años como a todo pelotero que había  dejado las Mayores  por la Liga Mexicana. Una orden del Comisionado “Happy” Chandler.
Danny Gardella lo ayudó a escapar llevándolo en un taxi a Nuevo Laredo, en donde le dijo que se pusiera un sombrero grande para que no lo reconocieran ya que la frontera era tierra de Pasquel, allí tenía su gran agencia aduanal. Su papá llevaba varios días hablándole por teléfono para  decirle que no fuera tonto y que regresara a Estados Unidos, que no le convenía seguir en México por la suspensión de cinco años. Para eso su papá y un buscador del Cafés de San Luis lo esperaron en la frontera del lado americano, en Laredo, Texas.


De esa manera Stephens se fue de México para nunca volver y el papá tuvo razón ya que logró  una formidable carrera en Grandes Ligas. En 1948 lo cambiaron al Medias Rojas de Boston donde hizo una pareja tremenda con el gran Ted Williams. Incluso llegó a  tener años en que estuvo mejor que el gran zurdo. Terminó su carrera en 1955 ya pasando por los Orioles de Baltimore, el equipo que tomó el lugar de los Cafés de San Luis, y luego con Medias Blancas.
Tres veces fue campeón en carreras producidas, una en 1944 con Cafés de San Luis con 109, y dos con Boston, 149 en 1949 en que dio su cifra más alta en jonrones, 39, y en 1950 con 144 impulsadas. En 1945, un año antes que viniera a jugar dos juegos a la Liga Mexicana, fue campeón de cuadrangulares con un total de 25. Su única Serie Mundial fue La de 1944 con los Cafés que perdieron con Cardenales del mismo San Luis. 
Cuando comenzó su carrera en 1941 con los Cafés se lesionó de una rodilla y ese problema fue una bendición ya que hizo que no lo llevaran a la segunda guerra mundial, y se quedó jugando en Ligas Mayores en lugar de estar matando enemigos en la gran guerra o que lo mataran a él.

TED WILLIAMS 

Desgraciadamente murió joven, a la edad de 48 años en 1968.
Bien parecido, Stephens tuvo fama de ser un auténtico galán perseguidor de muchachas bonitas y como entonces los juegos eran casi todos de día tenía mucha oportunidad de divertirse en la noche. Incluso cuenta la historia de los Cafés que en 1945, cuando el equipo estaba cerca de conquistar el primer y único campeonato de su historia, le pidieron sus compañeros que dejara de andar de juerga hasta terminado el campeonato, pero resultó que al portarse bien, entró en mala racha.
En una entrevista con el autor del libro “Veracruz Blues” (Azules del Veracruz) dice que una de las razones principales por la que se vino a México es que Pasquel le regaló seis trajes de los que él usaba y de un material que no había en Estados Unidos debido a la guerra, una especie de seda con casimir. 


Añadir leyenda
Pero en su desesperada huida no se pudo llevar ninguno de los trajes que le regaló don Jorge. Stephens devolvió  a Pasquel a través de un banco el dinero que le había adelantado y no hubo demandas como en el caso del catcher Mickey Owen, que semanas después desertó de los Azules también, pero no regresó el dinero y Bernardo Pasquel entabló un juicio en Estados Unidos que lo ganó, pero con apelaciones y esas cosas de los abogados, Owen nunca devolvió el dinero.
-O-
SI USTED DESEA UNA REPLICA DE LOS UNIFORMES DE LOS VIEJOS EQUIPOS, GORRAS Y CHAMARRAS VEA EL CATALOGO ebbets.com   


No hay comentarios:

Publicar un comentario