Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

jueves, 2 de octubre de 2014

EPILOGO DE LUJO A LA GRAN
TEMPORADA DE BETO AVILA

GRANDES HOMENAJES AL
CAMPEON DE BATEO 1954



BETO AVILA Y TED WILLIAMS CON BOSTON EN 1959 
NATURALMENTE la derrota del Indios por barrida en la Serie Mundial cayó como duchazo de agua fría a los aficionados  mexicanos que esperábamos un feliz colofón a la gran temporada de Beto Avila que había ganado el campeonato de bateo de la Liga Americana de 1954.
Cayendo el último out de la Serie Mundial el periódico deportivo Esto anunció que había  organizado una caravana de la victoria para homenajear a Beto Avila en las principales ciudades de México. El diario Esto tenía  entonces como propietario al Coronel García  Valseca y la Caravana de la Victoria fue un éxito rotundo y permitió a millones de gentes homenajear a Beto por su gran hazaña del título  de bateo. Ningún jugador mexicano ha ganado desde entonces un campeonato de bateo en las Ligas Mayores.



MONUMENTO DE LA RAZA 
Beto pasó a  Nuevo Laredo donde comenzaron los festejos, luego la gran ciudad de Monterrey, Guadalajara y entonces vino el recibimiento fantástico en la ciudad de México.
La cita fue en el Monumento de la Raza, muy de acuerdo al éxito obtenido, y la caravana de Beto Avila entró por la carretera de los Indios Verdes. Fue allí donde Angel Fernández logró acercarse al coche de Beto Avila, que iba a muy baja velocidad, para tratar de hacerle una entrevista por radio. Sin embargo Beto le explicó que la
BETO AVILA CON CANTINFLAS Y JOAQUIN CAPILLA
publicidad del evento no lo permitía pero que lo esperaba en el Hotel más lujoso de la Avenida Reforma a las ocho de la noche.


CHUA PRIETO
El gobierno del DF estimó que más de medio millón de personas estuvieron en el Monumento de la Raza, donde Beto Avila subió al presidium ante grandes ovaciones y porras. Lo estaban esperando en el lugar de honor el gran Cantinflas, Joaquín  Capilla, un héroe olímpico, el compositor veracruzano también, Agustín  Lara y una hermosa actriz sonorense llamada “Chula” Prieto. Todos dijeron unas palabras y Beto, como se estila en estos casos, dijo que su triunfo se lo dedicaba a todo México.
Nunca ha habido una recepción a un deportista al estilo de la que organizó el diario Esto en aquel 1954. Y todavía faltaba el final de la caravana, que sería  en el puerto de Veracruz, la casa del ya muy famoso jugador de Grandes Ligas y monarca bateador. Obviamente fue un recibimiento apoteótico.
-o-


ANGEL FERNANDEZ 
Tal y como lo había prometido  Beto Avila, recibió a Angel Fernández en su suite del hotel y como comenzaba a trabajar con Angel en la revista Hit, me llevó a su cita con el campeón bateador. Ya se puede usted imaginar lo emocionante que fue estar en ese lugar y escuchar todo lo que comentaba Beto Avila, quien Angel le hizo una grabación para ponerla luego en el radio. Beto siempre se supo manejar como todo un señor a la hora de hablar, manejando muy bien sus palabas. Con voz fuerte y convincente. Sobre la Serie Mundial cuando le preguntaron sobre la gran atrapada de Wllie Mays, dijo: “Más bien el que nos venció lo fue Dusty Rhodes  que dio el batazo clave en los tres primeros juegos. El fue el gran héroe.”
-o-


Aunque aquel gran pitcher Dizzy Dean, luego narrador y comentarista de TV,  pronosticó que Beto Avila podría un día batear .400, ya el segunda base de los Indios no pudo repetir su gran actuación de 1954, bajando a .272 al año siguiente. En 11 años de Grandes Ligas, ya que llegó a la pelota americana después de varios años en Liga Mexicana, bateó para .281 y se retiró como pelotero jugando con los Tigres de la Liga Mexicana de 1960 que ganaron el campeonato.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario