Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

viernes, 24 de octubre de 2014


DON JORGE PASQUEL VISTO
POR EL GRAN “FRAY NANO”

Capítulo beisbolero escrito por el famoso cronista deportivo “Fray Nano” en el libro sobre la vida de Jorge Pasquel.

Por ALEJANDRO AGUILAR REYES ”FRAY NANO”
Segunda Parte

FRAY NANO
Más precisamente por ello también, que don Jorge Pasquel no haya podido hacer dentro del beisbol lo que por los elementos que tenía en su mano o a su alcance, podía haberse hecho. Habiendo sido el factor básico, si bien no único, como él, por su propio carácter, siempre tuvo la convicción de haberlo sido, para la victoria en la batalla con el grupo cismático, ya liquidado éste, quiso seguir siendo no sólo la base en la promoción del beisbol, ya dentro de la paz, sino el único jefe en ella, lo que no es posible.
Ya se dijo arriba: las cosas en su dirección, tienen que ser como en su base, y la dirección de un organismo beisbolero también tiene que ser como es el juego en su desarrollo: de equipo.
Pero un torrente no puede ser un equipo. Tiene que ser solo, único.
Es de pensarse, si don Jorge Pasquel hubiese sido beisbolero, es decir, jugando este deporte por un tiempo más o menos largo, habría sido un formidable jefe de la organización beisbolera que sus ímpetus, dinamismo y grandes recursos pusieron en su mano, pues una de las grandezas del beisbol es que obliga a uno a domeñarse.
Es muy probable todos los seres humanos nazcamos torrentes; pero a la inmensa mayoría, una actividad, una circunstancia, nos domeñan.


PASQUEL CON DANNY GARDELLA Y LUIS OLMO, DERECHA 
Haciendo un estudio de su vida, servidor encuentra también fue torrente; pero varias cosas lo llevaron a domeñarse, una de ellas, quizá la principal, el haber jugado por varios años el gran deporte.
Ahora que es posible que tampoco el beisbol hubiese bastado para domeñar el torrente que siempre fue don Jorge, puesto que servidor nunca ha conocido un torrente humano más impetuoso que él.
De todas maneras, don Jorge sólo jugó beisbol esporádicamente, sin haberse dedicado a él nunca y al parecer sin que le gustara gran cosa. Fue el futbol al que dedicó sus ímpetus por bastante tiempo, y éste es un deporte en que la impetuosidad da dividendos, y en aquella época de la juventud de don Jorge, mucho más.
En esa impetuosidad precisamente se basaron sus grandes éxitos, sus grandes virtudes, pues indiscutiblemente las tenía; pero también sus grandes defectos.
Y como se sabe, fue la causa básica de su prematura y lamentable muerte.

DESDE CHIQUILLO. UN TORRENTE

PASQUEL CATCHEANDO EN MONTERREY



HEMOS DICHO LÍNEAS ARRIBA que don Jorge Pasquel fue siempre un torrente. Bien se sabe, por regla general la palabra casi siempre es un eufemismo.
Mas por palabras escuchadas de su misma boca, relatos de sus familiares, compañeros de escuela y amigos de la infancia y juventud, podemos colegir la impetuosidad de don Jorge fue innata en él.
Servidor tuvo oportunidad de captarla cuando don Jorge era un chiquillo, internado en el llamado Internado Unión, una extensión del Colegio Francés San Luis, ubicado entonces en la calle del Puente de Alvarado, lo mismo que aquél, sólo que en la calle siguiente.
Como este artículo forzosamente tiene que contener datos históricos, diremos en un amplio terreno, atrás del dicho Colegio San Luis, de los hermanos maristas, y el cual servía de patio de deportes al plantel, fue donde resurgió el beisbol en esta capital, tras su desaparición en el período revolucionario álgido, que no era posible hubiese deportes, pues la preocupación era buscar qué comer.
Los equipos deportivos de dicho colegio se llamaban France, y ahí se organizó el año de 1916 un torneo estudiantil, primera actividad seria beisbolera habida en la metrópoli tras el dicho período álgido del movimiento revolucionario.



SALON DE LA FAMA

Enfrente, hacia el este, había otro gran terreno; al fundarse el internado, quedó ese terreno atrás de la casa señorial en que se instaló el internado, para que sirviese como campo de deportes al plantel. Siendo menos los alumnos, su director, un venerable anciano francés de apellido  Chanel, por sugestión y con la ayuda del hermano Serpolet, que era el jefe de deportes del Colegio San Luis, acordó poner gradas a ese terreno tras el Internado Unión, para que fuese un parque beisbolero público, que abrió sus puertas con una serie entre dos de los tres mejores equipos de entonces, el Nacional, de los hermanos Carlos y René Chambon, y el Universidad, formado con los mejores elementos de los equipos de las facultades universitarias que habían competido en el torneo estudiantil de 1916 que se mencionó, efectuando en el campo France de enfrente.
Tras esa serie, convocaron a un torneo, que se llamó Liga Unión, pues, como es lógico, tal nombre pusieron al parque, cuya entrada principal era en la ahora esquina de la Plaza de la República y calle de Ponciano Arriaga, o sea donde se encuentra el Frontón México.
Fue esto último en 1919, fungiendo el que escribe como Anotador Oficial de esa Liga, primer cargo que desempeñó en beisbol de categoría.



PASQUEL Y MICKEY OWEN VISTOS POR LA CARICATURA 
Ese mismo año, una empresa privada puso al terreno tribunas y graderío de mayor capacidad y valía, convirtiéndolo en el mejor parque de la metrópoli.
No podemos precisar en qué año pudo haber sido, pues servidor fue asiduo concurrente a ese parque, hasta que los dueños del terreno decidieron fraccionarlo y Ernesto Carmona, que operaba como administrador de él, por encargo del señor Chanel, trasladó las tribunas y graderío a un terreno adyacente al Colegio Franco-Inglés, también de los hermanos maristas, en la ahora calzada Melchor Ocampo, y no sólo como cronista a los juegos, sino para calmar sus ímpetus jugando el gran deporte, esto último en días entre semana, cuando no había juegos de espectáculo.
Por de contado, el parque seguía siendo campo de deportes del Internado Unión.


MUCHO JUGADIR CUBANO VINO A MEXICO:
JIQUI MORENO, SANDALIO CONSUEGRA Y NATILLA JIMENEZ ARRIBA .ABAJO A LA DERECHA ESTA LIMONAR MARTINEZ 
Una tarde, podemos recordarlo perfectamente, un grupo bastante numeroso de chiquillos presenciaban el juego o práctica que teníamos y en el grupo se destacaba notoriamente un muchacho fuerte, bien parecido, con blusa café oscuro, que sin mucha dificultad pudimos saber se llamaba Jorge Pasquel, pues varias veces los otros chicos pronunciaron su nombre; mejor dicho, a veces el nombre y en ocasiones su apellido, como hacen los muchachos en sus corrillos.
Una de las veces haciéndole alguno una reclamación por quién sabe qué, siendo enviado con cajas destempladas de inmediato, y retándolo a pelear ‘si no le parecía’, el joven bien parecido y mejor vestido del grupo.


UNO DE LOS GRANDES AMERICANOS DE COLOR QUE TRAJO PASQUEL A MEXICO
Nos llamó la atención el muchacho y observamos sus actos un rato. Es el único que recordamos de ese grupo. Y no es que lo recordemos por lo que después fue, sino que podemos asegurar fue el único en que nos fijamos esa ocasión.
Olvidábamos decir que llevaba un trompo en las manos y la discusión con el otro chico fue respecto a él. Nunca volvimos a verlo en el parque.

MAX LANIER
Posteriormente, cuando el beisbol nos unió por un tiempo, supimos su permanencia en dicho plantel había sido muy corta, que lo habían expulsado por inquieto.
Fue ahí donde conoció a Ernesto Carmona, quien además de administrador del Parque, era profesor de gimnasia y deportes en el plantel.
De esa circunstancia se derivó precisamente el ingreso de don Jorge Pasquel al beisbol, según relataremos más tarde.
Continuará


No hay comentarios:

Publicar un comentario