Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

miércoles, 15 de octubre de 2014

ASESINATO EN EL DIAMANTE

UNICA OCASIÓN QUE UN JUGADOR

HA MATADO A OTRO CON UN BAT

EL DIA QUE SUSINI MATO A LEBLANC



ANTONIO SUSINI EL QUE DIO EL BATAZO MORTAL 
HAN pasado tantos años que la gran mayoría de los actuales aficionados al Beisbol no habrán escuchado hablar del único asesinato que se ha visto en un diamante de Beisbol profesional cuando uno de los jugadores, los dos cubanos, Antonio Susini, le pegó con el bat en la cabeza al usualmente pitcher que ese día estaba jugando uno de los jardines, José LeBlanc.
Fue el de 30 de enero de 1922 en un juego en Santiago de Cuba, la provincia oriental de Cuba, que se armó una trifulca por una decisión del ampayer principal en una jugada cerrada en  el  plato. Uno de los jugadores que estaba protestando lo era el infielder Antonio Susini  quien en una de esas se enfrascó en una guerra de insultos  con  LeBlanc, que se había  venido
UNA REPLICA DEL INCIDENTE 
desde el jardín a tomar parte en los alegatos cerca del home.


JOSE MARIA FERNNDEZ 
En  un momento dado, lleno de enojo, Susini perdió la cabeza y se convirtió en un  criminal. Agarró un bat cercano y con el leño le pegó lo más fuerte que pudo  en la  cabeza a LeBlanc,  quien con el tremendo golpe perdió  el conocimiento. Todos los que estaban en la trifulca quedaron atónitos con la agresión y terminaron los alegatos, llevando  a LeBlanc  al hospital, quien fue rápidamente operado. Sin embargo LeBlanc no pudo recuperarse y falleció en la tarde del día siguiente. Los doctores dijeron que sufrió una fractura en el parietal frontal. 
Susini fue arrestado y condenado a pasar en  la cárcel de 10 a 13 años. Se dice en las informaciones que estuvo preso en una cárcel de Isla de Pinos, hoy llamada la Isla de la Juventud. Después se pierden las pistas hasta encontrar que Susini reapareció en  las ligas de color de Estados  Unidos en los años treinta y luego jugó con los Gallos de Santa Rosa de la Liga Mexicana   los años de 1937 y 1938. Obviamente le rebajaron la condena y en  sus años de Liga Mexicana lo hizo  bastante bien.  Curiosamente el año que llegó Susini a la Liga Mexicana fue el  mismo en  que el gran  Martín   Dihigo llegó al Aguila de  Veracruz. En 1937 con el Santa Rosa, bateó .280 con un jonrón en 23 juegos y en 1938 en 27 juegos bateó .312 con un cuadrangular. Entonces eran temporadas cortas.
-o-
En 1922 la pelota profesional cubana estaba en pañales y solamente dos equipos comenzaron la campaña 1921-22, pero como Almendares ganó cuatro de los primeros cinco juegos se canceló  el “champion” y los peloteros se fueron en su mayoría a jugar a una liga formada en Santiago de Cuba donde sucedió el desenlace fatal relatado. LeBlanc jugó dos años con los Cubans Stars de la Liga Negra de Estados Unidos y tuvo record de 13-7. El entonces conocido catcher José María Fernández estuvo presente en el incidente y nunca se lo pudo quitar de su cabeza, siendo años mas tarde compañero de Susini en Estados Unidos, 
-o-


DIARIO AMERICANO INFORMA EL INCIDENTE 
Hemos  tenido otras ocasiones muy sonadas  en que algún jugador agrediera a otro con un batazo en la cabeza pero en las otras veces, afortunadamente, el fin de la gran pelea no terminó como el episodio de Susini y LeBlanc.
Recuerdo que durante los muchos años que duró  mi gran amistad con el “Brujo” Rosell me platicó algo sobre ese incidente en que él no estivo presente pero del que todo el mundo llegó a enterarse al publicarse la noticia en los diarios de entonces. Incluso uno que otro diario de Estados Unidos publicó  en un espacio perdido de una plana, a una columna, del desenlace fatal del pleito de 1922 que le costó la vida a LeBlanc. Al no estar presente, Rosell solo me comentó que había habido ese final fatal en una pelea entre jugadores. LeBlanc era un buen pitcher que había  triunfado en las Ligas Negras de Estados Unidos.

Los años pasaron y en estos últimos de mi vida en que he tenido por motivos de la falta de salud completa estar muy metido en mi casa, la casa de usted, comencé a hacer investigaciones sobre el caso del que me había hablado el “Brujo” Rosell. Y en la misma formidable Enciclopedia de Treto Cisneros, un enorme trabajo que le dejó  un lugar entre los inmortales de nuestro Beisbol, uno encuentra los dos años que jugó Susini en la Liga Mexicana con los Gallos de Santa Rosa, luego Ciudad Mendoza. Solo que aparece como jugador mexicano y era cubano.
-o-
En las Ligas Mayores también tuvieron su momento de mucha gravedad el 22 de agosto de 1965 en un juego de los Gigantes contra Dodgers en Los Angeles en que el formidable pitcher dominicano Juan Marichal le pegó con el bat en la cabeza al catcher John Roseboro de los Dodgers y salió sangre de la cabeza.


MARICHAL (27) TRAS GOLPEAR A ROSEBORO. . KOUFAX A LA DERECHA
Cuando estuvo a punto de darle un segundo batazo intervino el ampáyer y posiblemente ello haya salvado de una fatalidad. De haber sido así, Marichal hubiera tenido que ir a la cárcel y no al Salón de la Fama. Sandy Koufax, que en ese momento estaba lanzando por Dodgers en aquellos clásicos duelos de Koufax contra Marichal, fue uno de los que ayudó a desarmar a Marichal.




MARICHAL ESTUVO A PUNTO DE DAR UN SEGUNDO BATAZO A ROSEBORO 
El  dominicano comentó que al estar bateando el cátcher Roseboro, intencionalmente, le devolvió la pelota al pitcher Koufax muy cerca de su cabeza y luego otra cerca de su oreja y eso lo enfureció, por lo que le dio con el bat en la cabeza a Roseboro que se había quitado la careta para un posible pleito. El Comisionado de entonces fue muy benévolo con Marichal, posiblemente por ser un super estrella, y solamente le dio unos  cuantos días de suspensión y una multa. Lo suspendieron  nueve días y una muta de 1750 dólares. Simplemente ridículo. Por  algún tiempo se mantuvo que por ese grave incidente posiblemente los cronistas no lo iban a seleccionar al Salón pon de la Fama pero los años pasaron y Marichal, aunque ni si quiera se acercó a las 300 victorias al igual que Koufax, fue elegido al templo de inmortales.
Roseboro demandó a Marichal pero el asunto se arregló fuera de tribunales, con el dominicano  pagándole siete mil dólares al catcher golpeado.
-o
 
TRIBILIN CABRERA ESTA A PUNTO DE REMATAR A RUFUS LEWIS CON UN SEGUNDO BATAZO A LA CABEZA PERO UN EMPUJON DE "GATA" PADILLA EVITO  QUE ACERTARA. BILL WRIGHT YA LLEVA SU BAT PREPARADO PARA GOLPEAR EN LA CABEZA A TRIBILIN. TUZA RAMIREZ A LA IZQUIERDA Y EL COACH SAHUAYO A LA DERECHA
En otra ocasión el corpulento bateador Joe Adcock fue hacia la lomita para pelearse con el pitcher boricua Rubén Gómez por un golpe recibido y el lanzador corrió a la caseta para hacerse de un bat. La bronca fue evitada y Gómez dijo que Adcock estaba demasiado fuerte para pelear contra él y por eso fue por un bat para defenderse.
-o-
En el Parque Delta en un domingo de la temporada de 1950 tuvimos dos cabezas fracturadas por dos batazos en la cabeza pero nadie salió gravemente herido.

TRIBILIN CABRERA 

Estaba pitcheando el americano derecho, Rufus Lewis por los Diablos Rojos contra el cubano Alfredo  “Tribilín” Cabrera y un lanzamiento pasó cerca de la cabeza y el antillano le dijo que la próxima vez iba a ir a golpearlo. Lewis se puso bravo y le tiró  un pelotazo, por lo que “Tribilín” fue corriendo a la lomita  con el bat en sus manos, golpeando con él en la cabeza al pitcher Lewis que quedó desmayado en el pasto, a un lado del montículo. “Tribilín” Cabrera estaba tan lleno de ira que le iba a dar otro batazo en la cabeza sobre un Lewis que estaba en el suelo sin moverse. De haberle dado el segundo batazo en la cabeza seguro lo hubiera matado, pero afortunadamente un jardinero de los Charros de Jalisco, donde jugaba “Tribilín”  Cabrera, “Gata” Padilla, logró darle un pequeño empujón a “Tribilín” y el batazo que ya venía  de lo más  alto dio en la tierra y no en la cabeza de Rufus.
Por otro lado el famoso jardinero Bill Wright, compañero de Lewis con Diablos Rojos y paisano, fue por un bat a la caseta y también le dio un batazo en la cabeza al “Tribilín”. Estaba sentado en las gradas de sol, era un adolescente de solamente 18 años, y estaba aterrado de lo que sucedía en el terreno de juego. A los dos jugadores, con las cabezas sangrando, los cargaron sus compañeros para llevarlos a las ambulancias que llegaron.
Aunque usted no lo crea ninguno de los dos jugadores heridos sufrió una herida que pusiera en peligro su vida. Permanecieron en el hospital por varios días y al cabo de unas semanas, de multa y suspensión, los dos volvieron a sus respectivos equipos. Un año después Rufus Lewis tuvo una buena temporada con los campeones Azules del Veracruz de Jorge Pasquel que se despidieron por la puerta grande ganando el campeonato.


BURBUJA VAZQUEZ Y HUEVITO ALVAREZ 
Lewis se fue a vivir a Estados Unidos y “Tribilín”, que jugó hasta 1953, se quedó a vivir en la ciudad de Guadalajara donde todavía vive hasta nuestros días. Todos lo apreciamos mucho ya que ha sido por muchos años un hombre muy agradable, un gran amigo y muy trabajador para demostrarse que en un momento dado todos estamos expuestos a perder la razón por un enojo grande. En los tiempos del doc Alvaro Lebrija lo tuvo de coach y de instructor con los Charros de Jalisco y así siguió por muchos años, trabajando también para Cananea Reyes como coach en los equipos de invierno. Todavía en 1990 que hice la temporada de invierno trabajando para Aguilas de Mexicali, viajando con el club, conocí mucho mejor a “Tribilín”, entonces coach del manager “Houston” Jiménez,  siempre muy atento y muy respetuoso, de esos hombres que son queridos por todo el mundo, Afortunadamente el gran Dios estuvo de su lado en el momento que perdió  la cabeza.
-o-
Hace algunos años en una liga independiente de Estados Unidos, el dominicano José Offeman le pegó a algunos jugadores contrarios con el bat durante una reyerta y no hace mucho que un juez americano dictaminó que tiene que pagar mucho dinero a los que dejó maltratados, más de un millón de dólares.
-o-


Allá por 1949 el explosivo y muy buen jugador yucateco “Burbuja” Vázquez de os Diablos fue a buscar al pitcher Wilfredo Salas deol Laguna a la lomita  con el bat después que lo había golpeado con un pitcheo. Pero Salas evitó el batazo que le tiró y en el forcejeo le quitó el bat a “Burbuja” y con él lo golpeó, afortunadamente, en las piernas, no en la cabeza.


Durante la década de los sesenta supimos que en un juego de la pelota amateur capitalina, en los campos de la Ciudad Deportiva, hubo el mismo desenlace trágico del día que Susini mató a LeBlanc, con un jugador con el bat matando a otro jugador.

Son momentos graves que en ocasione se viven en el Beisbol y en que el bat se puede convertir en un artefacto para matar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario