Por muchos años me ilusionaba al pensar que, con el tiempo, iba a poder tener un diario de solamente BEISBOL, lo cual resultó una idea imposible de realizar. Afortunadamente logré parte de mis sueños al poder armar una página de internet que me permite recordar a los grandes héroes y los momentos inolvidables que ha tenido el rey de los deportes en su glorioso pasado.

Tomás Morales Fernández

sábado, 29 de marzo de 2014

Yasiel Puig

AL ESTILO TY COBB Y TED WILLIAMS

YASIEL  PUIG
SOLO CONTRA EL MUNDO

DESPUES de asombrar al mundo de Béisbol durante varios meses al convertirse en la sensación de la temporada 2013 en Ligas Mayores, de repente todo cambió y lo que le festejaban antes se ha convertido en reproches.  Tal parece que ha pasado a ser en muy poco tiempo en el enemigo público  número uno del Béisbol y ha recibido críticas de los cronistas, de su manager y hasta de sus compañeros.

Yasiel Puig
Solo falta saber ahora que comienza la nueva temporada de Ligas Mayores, cuál va a ser la actitud que van a tomar los aficionados de Los Angeles que lo convirtieron en su gran héroe en la pasada campaña. Pero por lo que se ha visto desde el pasado mes de septiembre tal parece que en cada deporte  se necesita tener a alguien para estar atacando continuamente y al faltar Alex Rodríguez que por lo menos va a estar fuera de circulación  por un año, Yasiel Puig está en la mira.
Tal parece que Puig va a tomar el lugar de Alex y ser el blanco principal.
Durante los dos primeros juegos de la temporada celebrados en Australia, Puig bateó  tres hits en el segundo partido y realizó una buena jugada defensiva, aunque no faltaron dos jugadas malas corriendo las bases que ya le ha ganado el `título de “Caballo Loco”.

Mike Brito 
Puig puede hacernos recordar a Darell Brinkley, quien fue un formidable bateador en  nuestro Beisbol pero que corriendo las bases parecía nunca encontar la brújula, teniendo malos corridos famosos como aquel con Culiacán en una Serie del Caribe celebrada en Hermosillo.
A pesar de los tres hits, la prensa y los Dodgers se fueron sobre Puig y hasta Adrián  González se metió en el acto pata terminar con una fuerte pelea verbal en el vestidor al terminar el encuentro.
PUIG


El manager Don Mattigly se molestó cuando después de poncharse en la última vez al bat dejó el juego por un supuesto dolor en la espalda. Llegó a decir Mattingly al regreso a Los Angeles que nunca sabe si en realidad Puig está lastimado o no. En pocas palabras no le creen cuando dice que algo le duele, mientras otros jugadores que ganan muchos millones de dólares más que él como el pitcher Josh Beckett, una auténtica vergüenza, y el jardinero  Matt Kemp se la pasan lesionados y nadie los critica.
Con tanta mala publicidad como la que ha tenido Puig es obvio que si no comienza bateando como en los primeros meses del año pasado, los aficionados también van a estar sobre él, pensando en la multa que le pusieron cuando corrió a alta velocidad su coche Maserati en Florida o porque no hace los tiros a dónde está el jugador del corte.


Brito y Valenzuela

Su descubridor, el famoso buscador Mike Brito, dijo que Puig tiene que madurar para no meterse en tantos problemas: “Le he advertido que como se hizo famoso tan pronto están  esperando que tenga problemas para atacarlo. Eso siempre pasa, tirarle al que está muy arriba. El problema es que tiene mucho guardado por haber sido maltratado y ahora que puede hacer muchas cosas se ha pasado de la raya en ocasiones. Es un buen muchacho, pero tiene que cuidar sus acciones, portarse como un verdadero profesional porque si no lo van a atacar sin piedad.”
-o-
Cuando en el pasado mes de septiembre Puig no pudo mantener la gran campaña  bateadora  que había tenido desde que lo llamaron de las sucursales, comenzaron a escucharse que los pitchers ya le habían  encontrado sus puntos flacos. Sin embargo tuvo una gran serie en el primer play off que ganaron los Dodgers a los Bravos, pero luego se vio mal, bateando y tirando, en la derrota ante los Cardenales en que hasta el pitcher estelar Kershaw fue apaleado en el juego final.
En los entrenamientos de este año, Puig estuvo muy mal bateando y ha aumentado la  idea de que no podrá batear como lo hizo ahora  en su segundo año. Usted ha escuchado bastante de la jetatura del segundo año. Unos analistas dicen que Puig no le batea a los pitcheos adentro pero en lo particular he visto qu Puig tiene más problemas con el buen slider, con el duro slider. Pero cualquier bateador va a tener problemas con los buenos pitcheos  adentro y con un slider muy bueno. Esa es la guerra del bateador y del pitcher, ya que el lanzador no va a poder hacer  todos los lanzamientos perfectos en un partido  y es cuando el bateador debe aprovechar.



Mike   Brito tiene la seguridad que Puig va a superar el problema del segundo año: “Estoy convencido que Puig no ha desarrollado todavía  lo total de bateador que tiene. No hay que olvidar que cuando lo firmamos, Puig llevaba un buen tiempo sin jugar en torneos cubanos ya que el béisbol antillano lo suspendió de su liga al saber que deseaba escapar para hacerse profesional. Lo que hizo hace un año es ciertamente sorpresivo ya que a pesar de tanta inactividad estuvo listo para batearle muy bien a los  pitchers de las Grandes Ligas. Este año debe ser más difícil pero también él puede mejorar  como bateador y hay instructores de bateo para tratar de corregir los malos swings. Lo que estoy seguro es que tiene mucha habilidad en todas las facetas del juego y son de esos jugadores de las cinco herramientas. Va a mejorar dando más jonrones porque tiene la fuerza y ahora que no tuvo buen promedio en los juegos de preparación, le vimos realizar excelentes atrapadas y mostrar ese gran brazo que tiene, El que se vaya a equivocar en determinados momentos, es algo natural en  el juego.”
El problema para Puig es que ha llegado  el momento en que no le pasan por alto cualquier equivocación mental que haga en el terreno de juego y los diarios hablan de que las excentricidades de Puig molestan a muchos jugadores del equipo y al manager.
En el primer juego en Australia se fue de 5-0 con tres ponches y nuevamente los periodistas   comentaron que ya no es la misma sensación, pero luego dio tres imparables al día siguiente que curiosamente terminó siendo el día de los regaños por las dos corridas malas que hizo.
-o-
Fue ya en septiembre del 2013 cuando el gran entusiasmo por Puig comenzó a decaer ya que en ese último mes de la campaña su muy alto porcentaje de bateo bajó hasta terminar en solo .319. Se comenzaron a publicar las marfiladas que hacía el joven cuando corría las bases o tirando a la base equivocada. De repente se acababa la luna de miel y actualmente no son pocos los que piensan que tenga dificultad para mantener el paso de los primeros meses de triunfo.

Ty Cobb
Si las cosas siguen igual, con sus compañeros y manager en contra además de la prensa y posiblemente los aficionados, Puig tendría que tatar de ser estrella al estilo de aquellos grandes bateadores Ty Cobb y Ted Williams, ni más ni menos los que tienen los más  altos averages en sus carreras de gran carpa. Cobb el número uno  de la historia con .366, y Ted Williams con .344, con los dos teniendo serios problemas en sus carreras.
Cobb es posiblemente el jugador que más han odiado no solamente los contrarios sino los miembros del mismo equipo. Recuerdo que una vez en la redacción de La Afición, diario en el que trabajé 44 años, y el famoso fundador y director Fray Nano, Alejandro Aguilar Reyes me llamó para que atendiera con una entrevista a un exjugador de hacía mucho tiempo, el jardinero Sam Crawford que fue compañero varios años de Ty Cobb con los Tigres de Detroit y que conserva en nuestros tiempos el record de ser el que más triples ha conectado en las Ligas Mayores y además también fue elegido para el Salón de la Fama. Había venido de paseo a México y le habían hablado del diario deportivo y su famoso director.


Me puse muy contento ya que entonces era un joven tratando de conocer a gente famosa en el Béisbol y Crawford fue un estrella de las Grandes Ligas. Fue primera vez que entrevisté a un inmortal de Cooperstown. Cuando toqué el tema de Ty Cobb me dijo que fue el gran bateador de porcentaje en toda la historia pero que no tenía un solo amigo ya que su carácter era muy difícil.. “Ninguno de nosotros queríamos hablar con Ty. En lo particular éramos amigos al principio pero por poco tiempo.  El no era un buen fildeador y yo si. Siempre estaba lleno de celos con todo el que jugaba bien ya que quería ser el único. Ty Cobb tenía a los diablos corriendo detrás de él. Cuando perdió el campeonato de bateo con Nap Lajoie varios jugadores del Tigres le mandamos telegramas de felicitación al segunda base de los Indios de Cleveland porque estábamos contentos al ver que Cobb había perdido la corona.”
Cobb y Descalzo Jackson, derecha
Las películas que se hicieron después demuestran como Cobb llevó una vida solitaria porque no tenía  amigos. Tal parece que desde el incidente en que  su madre mató de un balazo a su esposo, el papá de Ty, al confundirlo con un ladrón que entraba por la ventana del primer piso, lo hizo ser una persona alejada de todos y con una furia tremenda. Su papá estaba seguro que la esposa lo engañaba y por eso entró por la ventana para sorprenderla con su amante, pero se encontró con un balazo que lo privó de la vida Después de varios juicios su mamá fue puesta en libertad.
En la película sobre su vida en que el gran actor británico Tommy Lee Jones interpretó a Cobb, se ve como todos eran sus enemigos. A los contrarios se les barría  en forma criminal  para lesionarlos y los libros sobre su vida nos dicen que le gustaba afilarse sus spikes para hacer aun más daño cuando se barría. Eso le sucedió también a Al Pinkston cuando llegó a la Liga Mexicana en 1959  y aunque ganó cuatro títulos de bateo seguidos para imponer marca muchos lo recuerdan aun más por sus barridas asesinas que provocaron muchos pleitos. Sobre todo de los infielders contrarios.
Ruth y Cobb
Cobb no solamente terminó su carrera con 13 campeonatos de bateo y con el mejor porcentaje, sino que ha sido el pelotero que se retiró  con más dinero y se puede decir que fue millonario hasta morir ya que desde joven invirtió dinero en la Coca Cola que estaba tomando mucho empuje en Estados Unidos y en el resto del mundo, por ese lado ganó mucho dinero. Igualmente invirtió en General Motors y cuando murió se estimó que tenía 11 millones de dólares en en el banco.
En esa película se nota lo duro que Cobb trataba ya de retirado a las personas y su problema de diabetes que no lo dejaba en paz. Mientras a Babe Ruth lo quería casi todo el mundo, Cobb era odiado por la mayoría, aunque siempre reconocido como el mejor bateador de porcentaje. No debe haber sido muy bueno a la defensiva ya que tuvo hasta 271 errores en su carrera y vivió temporadas de jardinero  central de hasta 22 errores. En su carrera de 24 años dio solo 117 jonrones, siendo su cifra más  alta la de 12 en dos de las temporadas, Jugó 22 años  con Detroit y dos con Atléticos de Fiadelfia. Fue seis años manager de los Tigres de Detroit y tuvo record de 479 juegos ganados y 444 perdidos, siendo lo mejor un segundo lugar.
Babe Ruth
Tres veces bateó sobre los .400, siendo su mejor promedio el de .420 en 1911. En su última temporada todavía bateó .323 y por eso decidió retirarse, con el total de 4191 hits que fue un marca mejorada por Pete Rose muchos años después. Estuvo en tres Series Mundiales para batear .262 con cero cuadrangulares.         

En otra película muy famosa, esta de ficción llamada “Campo de los Sueños”, se muestra nuevamente el odio que le tenían a Ty Cobb cuando el “Descalzo” Jackson regresa del otro mundo para jugar en un campo en que un granjero, Kevin Costner, quita  parte del sembradío para construir un campo de Béisbol, al que van a jugar el “Descalzo” Jackson y otros jugadores de Ligas Mayores en un momento dado, Jackson le dice a Kevin Costner: “No invitamos a Ty Cobb porque no le cae bien a nadie.”
Es una película muy bien hecha aunque sea totalmente de ficción, en que desgraciadamente cometen el gran error de poner al “Descalzo” Jackson de bateador derecho cuando realmente fue zurdo, Jackson estaba en la categoría de Cobb y Babe Ruth como gran bateador con los Medias Blancas de Chicago pero fue uno de los ocho jugadores suspendidos para siempre cuando perdieron  la Serie Mundial de 1919 tras tener un acuerdo con apostadores.
-o-


Por la década de los cincuenta, Angel Fernández había resucitado a la revista Hit y era el director, le hizo una muy buena entrevista a Ty Cobb cuando vino de paseo a México. Sus ingresos como accionista de a Coca Cola fueron inmensos. En esa entrevista, Cobb habló muy bien de Babe Ruth: “Era el único que podía  combinar fuerza y average en sus swings.”
Cobb tuvo infinidad de pleitos en su carrera, incluyendo uno subiendo a las  gradas para golpear a un aficionado que lo estaba molestado con insultos. Luego se supo que ese aficionado le faltaba una mano y le faltaban tres dedos de la otra mano por un accidente de trabajo.
En total se robó 897 bases, 96 en una temporada, records que fueron mejorados con el tiempo.
-o-

Ted  Williams

Ted Williams también tuvo una vida turbulenta en que peleó contra los aficionados de Boston y contra los cronistas de esa ciudad, pero a diferencia de Ty Cobb, era muy estimado por sus compañeros y admirado por los jugadores de los equipos  contrarios.
La lucha entre Williams y un cronista de Boston fue tan dura que todos los días  escribía  algo contra el bateador, indicando a cada rato lo mal que bateaba en los juegos decisivos, poniendo como principal referencia los juegos de la Serie Mundial de 1946, la única en que estuvo y solo produjo una carrera, el juego extra  de play off  por la corona de la Liga Americana de 1948 que ganó Indios, los dos juegos finales de la temporada de 1949 cuando Medias Rojas perdió los dos partidos y Yanquis ganó el campeonato.
En el libro “Verano de 1949” el gran escritor Dave Habelstream recuerda que un día  no pudo ir al periódico porque había estado tomando y el cronista Efrat le dijo a un compañero que hiciera la columna por él. Cuando le preguntó  qué tema deseaba que escribiera, contestó: “Di lo que quieras contra Ted Williams.”

Williams y DiMaggio
La mala prensa y su mal fildeo hizo que los aficionados de las gradas por el lado izquierdo se metieran fuerte con él varias ocasiones y una tarde al salir del campo se volvió hacia los aficionados de ese lugar y escupió. Otra vez después de conectar de jonrón miró hacia el palco de prensa y también lanzó un escupitin al aire.
Ted Williams prefería estar en jira en donde  no lo molestaban tanto y tuvo buenas amistades entre los entonces muy famosos cronistas beisboleros de Nueva York. Ya para el final de su carrera los cronistas ya   no lo trataban tan mal, era una nueva etapa de escritores, y los aficionados comenzaron a darle las ovaciones que merecía un bateador de .344 de por vida. Ya de retirado era aclamado cada vez que volvía al Parque Fenway de Boston a un evento especial y al final todos se le  entregaron y  los que nunca lo habían visto jugar, sabían leer los  números que dejó. En 19 años, perdió tres temporadas y fracción como piloto en la segunda guerra y en la de Corea, dio 521  jonrones y en 1960 promedió para .316, aunque un año antes había  bajado a .254.
Williams y DiMaggio fueron los grandes de ese tiempo y aunque el primero dejó mejores números ofensivos, era DiMaggio el que llevaba a los Yanquis a la Serie Mundial casi año por año. Y eso es lo que molestaba a los aficionados de Boston y sus cronistas.

Cuando lo llamaron de regreso a la aviación  durante la guerra de Corea habló muy mal de los congresistas, mientras Jerry Coleman, segunda base del Yanquis que también fue llamado, dijo que comprendía que los volvieran a buscar ya que se tardan dos años para convertir a un piloto en uno de combate y los que ya lo han sido con dos meses de entrenamiento están listos para ir a las peligrosas misiones. Fue en la guerra de Corea donde el avión de Ted Williams, ya aviones de propulsión a chorro y no de hélices como en la gran guerra, fue alcanzado en una de las misiones, pero pudo aterrizar a salvo en su base.
Ya de retirado, en 1966, Alejo Peralta lo convenció para que viniera varios días y ser instructor de bateo en su equipo Tigres en la Liga Mexicana cuando estaba Ricardo Garza de manager, Y durante esos días tuve un gran momento en mi carrera de cronista cuando antes de un partido se encontraron por el lado de la caseta de la primera base, pero en el terreno de juego, el gran Ted Williams con el también formidable Beto Avila que ese año manejó al Pericos de Puebla y que iban a jugar esa noche en el estadio capitalino.
Después de darse un abrazo le preguntó Ted Wlliams a Beto Avila que era lo más importante para batear bien. Beto le contestó que estar siempre listo para tratar de localizar el lanzamiento. Pero Williams le dijo: ”Lo más importante es esperar el lanzamiento que tu manejas mejor.”
Jorge Pasquel con Mickey Owen y Gardella
Naturalmente Ted Wlliams convirtió en un arte el bateo, aunque solo una vez pudo llevar a su equipo a la Serie  Mundial.
Al estilo de Jorge Pasquel con Babe Ruth en 1946, Alejo Peralta invitó a Williams a dar una exhibición de bateo antes de un juego determinado. Ted Williams, a solo seis años de su retiro, aceptó y dio varios batazos sobre la barda derecha, Pero esta vez no hubo el lleno completo y el gran deseo de 1946 para ver a Babe Ruth hacer un swing. Dicen que las segundas partes  no son buenas.
Precisamente cuando Beto Avila ganó su inolvidable campeonato de bateo en 1954 que nos puso felices a todos los aficionados mexicanos, tuvo que vencer al final a Ted Williams, quien aunque bateó .345 contra el  .341 del veracruzano no alcanzó  tener las veces  al bat que se exigían y no pudo ser el monarca ofensivo de 1954. Al poco tiempo  por tantas bases  por bolas que le daban a Ted Williams, quien como le dijo a Beto “había  que esperar el pitcheo apropiado”, decidieron que se calificara para batear tomando en cuenta las apariciones en el home y no las veces al bat.
Ted Williams siempre estuvo muy amable en sus días en México y tuve varias oportunidades de platicar con él y me llego a decir que Joe DiMaggio era el jugador más completo que había visto en el Béisbol y como bateador casi nunca se ponchaba. Los dos se admiraban y Ted Williams, aunque luchó contra viento y marea en su carrera, nunca tuvo la ira en su mente como Ty Cobb. Luego manejó un rato en Ligas Mayores, tres años al Senadores de Washington  y uno al  Rangers de Texas, con record de 273 juegos ganados y 364 perdidos. El mexicano Aurelio Rodríguez jugó un año para él con Senadores y tuvo un muy buen año de 19 jonrones, su cifra más alta en su largo paso por las Ligas Mayores.

Williams con Joe y Dominic DiMaggio

Ted Williams es el último bateador que ha podido terminar con un average de .400 en la gran carpa y lo hizo en 1941, el mismo año que  DiMaggio dio de hit en 56 juegos seguidos, al terminar con .406. Faltando un doble juego para terminar el calendario el último día, un domingo, el manager de Boston, Joe Cronin, le dijo que si quería no jugara y terminaría  exactamente en .400, pero dijo que si lo iba a lograr, sería jugando. Y en ese último día, en el doble juego, Ted Williams bateó seis hits y terminó todavía con el average más alto, .406.
El 29 de septiembre de 1941 en Filadelfia, Ted Williams estuvo de cuarto bat en el primer juego de la doble jornada y bateó de 5-4 para subir su average a .404. Entre los hits el jonrón 37 del año. Boston perdía 11-10 pero anotó  dos carreras en el noveno para ganar 12-11, comenzando Williams el rally al embasarse en un error del segunda base.
En el segundo partido los Atléticos ganaron 7-1, pero Ted Williams, como cuarto en  el orden otra vez, dio dos hits en tres veces, uno de sus imparables el doblete 32 del año, terminando la campaña con average de .406. Boston quedó  en segundo lugar pero a 17 juegos del campeón  Yanquis en ese 1941.
Su lento fildeo no se notaba tanto en el parque Fenway al jugar el jardín izquierdo donde el monstruo verde está tan cerca, pero aun así los aficionados se metían mucho con él. Después de recibir los primeros abucheos, Williams decidió nunca más agradecer los aplausos  tocándose la gorra. Ya en 1960 estaba decidido a retirarse y cuando faltaban solo unos cuantos juegos para terminar la campaña y dio su jonrón 521 en Boston, por el righ-centro, le dijo al manager que ya no iba a jugar la serie final en Nueva York para poder despedirse  bateando un jonrón. El gran DiMaggio, su gran amigo, se despidió con un doble en la Serie Mundial de 1951 que Yanquis ganó a Gigantes. La diversión principal de Williams era la pesca y cuando no había  temporada se le encontraba en algún río o  en el mar buscando un nuevo pescado. Era su gran hobbie.
Aun al fallecer hubo una gran controversia  en su familia ya que el hijo deseaba enterrarlo en esas compañías en que mantiene el cadáver en hielo y su hija deseaba que recibiera  sepultura cristiana. Lo último que se supo es que está  enterrado en hielo como lo pidió también el muy  famoso Walt Disney del que hace poco hicieron una película sobre su vida. La idea es que algún día encuentren algo para revivirlos y así lo pidió Ted Williams según su hijo.
-o-
Mike Brito
Yasiel Puig apenas está comenzando su carrera en Ligas Mayores y no se trata de compararlo con Ty Cobb  ni con Ted Williams, aunque estos dos genios del bateo tuvieron  que luchar contra el mundo para salir adelante.

Y en eso Puig si se está pareciendo a ellos: solos contra el mundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario